De la vir­gen a los dis­fra­ces de hom­bre sin fal­sas mu­sas

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - C. G. B.

An­drea La­go y Pau­la Ber­nár­dez pa­sa­ron cer­ca de tres me­ses es­tu­dian­do y eli­gien­do las obras del Mu­seo de Pon­te­ve­dra que me­jor ex­pli­can el pa­pel que ha ju­ga­do la mu­jer a lo lar­go de la his­to­ria. Se tra­ta­ba de, a sus 25 años, dar una vi­sión iné­di­ta, ex­pli­car las co­sas co­mo no se han he­cho has­ta aho­ra. La idea es des­mi­ti­fi­car el pa­pel que ha ju­ga­do la mi­tad de la po­bla­ción, la fe­me­ni­na, sin caer en la ten­ta­ción de des­ta­car su rol de mu­sas.

El re­co­rri­do co­mien­za, aún así, con las arra­ca­das, los pen­dien­tes cas­tre­xos que dan fe de la ve­ra­ci­dad del mi­to del ma­triar­ca­do ya en la Edad de Bronce, pe­ro pa­sa rá­pi­da­men­te a las di­fe­ren­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas en las que las re­pre­sen­ta­cio­nes de vír­ge­nes de­jan cons­tan­cia de a im­por­tan­cia de la re­li­gión y del com­por­ta­mien­to vir­gi­nal que se es­pe­ra­ba de las mu­je­res en la Edad Me­dia: re­ca­ta­das, co­mo ma­dres y cui­da­do­ras del ho­gar.

El pa­so de una sa­la a otra per­mi­te avan­zar tam­bién en las li­ber­ta­des fe­me­ni­nas y en la rup­tu­ra del ideal bur­gués de la épo­ca. Aun­que tu­vie­ra que ha­cer­se ca­si por la fuer­za, co­mo Con­cep­ción Are­nal. Dis­fra­za­da de hom­bre lo­gró es­tu­diar De­re­cho y pin­tu­ra y crear un es­pe­jis­mo de igual­dad. Que no fue, sin em­bar­go, real, co­mo de­mues­tra la si­guien­te pa­ra­da de la vi­si­ta, que mues­tra un si­glo XIX en el que la mu­jer vuel­ve

a ser «el án­gel del ho­gar» y apa­re­ce úni­ca­men­te co­mo es­po­sa, her­ma­na o, so­bre to­do, hi­ja. Obras co­mo La mu­sa y el pin­tor, de Eduar­do Ro­sa­les, y A ses­ta son

bue­nos ejem­plos. O, to­man­do co­mo mues­tra un ejem­plo con­cre­to co­mo el del lu­to, A viú­va, de Ge­na­ro Carrero. Aquí las jó­ve­nes se pa­ran y ex­pli­can las enor­mes di­fe­ren­cias en­tre el due­lo mas­cu­lino y el fe­me­nino, tan­to en du­ra­ción (de uno se es­pe­ra­ba que en­con­tra­ra otra es­po­sa lo an­tes po­si­ble y de otra, que mos­tra­se do­lor, por lo me­nos, año y me­dio) co­mo en al­can­ce (del ne­gro to­tal a un sim­ple bra­za­le­te).

No em­pie­za a apa­re­cer co­mo tra­ba­ja­do­ra has­ta el si­glo XX y La cam­pe­si­na de El­vi­ra San­ti­so y La ci­ga­rre­ra de la fá­bri­ca de ta­ba­co. Ga­li­cia, nai e se­ño­ra, de Uxío Sou­to re­to­ma el ma­triar­ca­do gallego; y la fi­gu­ra de Ma­ru­ja Mallo des­pi­de el re­co­rri­do con una ima­gen van­guar­dis­ta, trans­gre­so­ra y que, aún así, tu­vo que ga­nár­se­lo to­do a pul­so. In­clu­so su re­gre­so, tras el exi­lio, y po­der co­men­zar de nuevo.

CAPOTILLO

Las vi­si­tas guia­das con­ti­nua­rán hoy y ma­ña­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.