ES­TA­FA A UNA NONAGENARIA

«Es­ta­ba con­ven­ci­do de que era el so­brino de la víc­ti­ma»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - L. PENIDE

Es­ta­ba de guar­dia en la pa­ra­da de Sea­ra, en Poio, cuan­do co­gió la lla­ma­da de un hom­bre con acen­to me­xi­cano pa­ra que se des­pla­za­se a Com­ba­rro. Así co­men­zó una pesadilla pa­ra es­te ta­xis­ta de Poio que ha aca­ba­do sien­do en­cau­sa­do por la Guar­dia Ci­vil en el mar­co de una in­ves­ti­ga­ción por una es­ta­fa de dos mil eu­ros a una nonagenaria de Com­ba­rro por par­te de quien si­mu­ló ser su so­brino.

Fue la pro­pia de­nun­cian­te la que le abrió la puer­ta de su ca­sa. «Es­ta­ba un po­co al­te­ra­da», re­cor­dó, al tiem­po que re­la­tó co­mo la per­so­na que re­qui­rió su ser­vi­cio le vol­vió a lla­mar en ese mo­men­to. Pu­so el al­ta­voz y ase­gu­ra que es­cu­chó có­mo es­te in­di­vi­duo se di­ri­gía a la víc­ti­ma: «Ho­la, tía, ¿có­mo es­tá? Un be­so, un abra­zo, nos ve­mos pron­to, sa­bes que te quie­ro mu­cho». Sos­tie­ne que, en to­do mo­men­to, la dam­ni­fi­ca­da dio en­ten­der que co­no­cía a su in­ter­lo­cu­tor.

El es­ta­fa­dor le ex­pli­có que te­nía que lle­var un so­bre con dos mil eu­ros has­ta San­xen­xo don­de, en teo­ría, le es­pe­ra­ba su her­ma­na. Si a la nonagenaria la en­ga­ñó ha­cién­do­le creer que en Ba­ra­jas le ha­bían pues­to una san­ción y que ne­ce­si­ta­ba el di­ne­ro ur­gen­te­men­te, al ta­xis­ta le con­ven­ció ma­ni­fes­tán­do­le que era mé­di­co y que ne­ce­si­ta­ba el di­ne­ro «ope­rar de emer­gen­cia» al hi­jo de su su­pues­ta no­via.

No ha­bía lle­ga­do a la vi­lla tu­rís­ti­ca, cuan­do se pro­du­jo un cam­bio de pla­nes. El ti­ma­dor, al pa­re­cer, si­mu­ló que su her­ma­na se des­aten­día de to­do, por lo que se di­ri­gió al au­to­pa­trono pa­ra que le rea­li­za­ra dos trans­fe­ren­cias. «Fue una co­sa que no me gus­tó na­da y no de­bía ha­ber he­cho, pe­ro yo es­ta­ba con­ven­ci­do de que el ti­po era el so­brino de la se­ño­ra», sos­tie­ne, al tiem­po que des­ta­ca sus mo­da­les y la tran­qui­li­dad que mos­tró en to­do mo­men­to.

Reali­zó sen­dos en­víos de mil y se­te­cien­tos eu­ros, ope­ra­cio­nes que ge­ne­ra­ron cin­cuen­ta eu­ros en gas­tos. Ade­más, en ca­sa de la víc­ti­ma le abo­na­ron cin­cuen­ta eu­ros por la ca­rre­ra: «So­bra­ban dos­cien­tos eu­ros y me di­jo que ese di­ne­ro era pa­ra mí, por las mo­les­tias. Me di­jo: ‘‘Eso pon­lo en tu ce­ni­ce­ro’’».

Ho­ras des­pués, un com­pa­ñe­ro le avi­só que se ha­bían pre­sen­ta­do los pa­rien­tes de la víc­ti­ma ma­ni­fes­tan­do que le ro­ba­ron los dos mil eu­ros. «Nun­ca de­bía ha­ber ac­ce­di­do a en­viar el di­ne­ro», la­men­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.