Her­ma­nos so­lo fue­ra del ves­tua­rio

Nel, en­tre­na­dor, y el arie­te Die­go Blan­co vi­ven es­te año una nue­va eta­pa jun­tos en el Unión Gro­ve

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - ALEI­XAN­DRE MÉN­DEZ PON­TE­VE­DRA / LA VOZ

«Cuan­do es­ta­mos en­tre­nan­do o ju­gan­do, pa­ra mí no es mi her­mano sino Die­go Blan­co, uno más» Nel Blan­co En­tre­na­dor del Unión Gro­ve «No le ha cos­ta­do po­ner­se en el pa­pel de en­tre­na­dor, por­que tie­ne un pron­to im­por­tan­te» Die­go Blan­co De­lan­te­ro del Unión Gro­ve

Pa­ra los her­ma­nos Nel y Die­go Blan­co com­par­tir ves­tua­rio no es nuevo, pues­to que lo hi­cie­ron du­ran­te va­rios años en el San­xen­xo, equi­po de su vi­lla na­tal. Ha­ce dos tem­po­ra­das se­pa­ra­ron sus ca­mi­nos, lo que les lle­vó a en­fren­tar­se co­mo ri­va­les has­ta que a fi­nal del cur­so pa­sa­do, con Die­go en el Vi­la­lon­ga y Nel ya en el Unión Gro­ve, es­te úl­ti­mo, el mayor de los dos, de­ci­dió col­gar las bo­tas con 39 años. Y en­ton­ces lle­gó la pro­pues­ta de la di­rec­ti­va gro­ven­se de ha­cer­se car­go del equi­po, de­ci­dien­do lle­var­se con­si­go a un de­lan­te­ro al que co­no­ce co­mo na­die.

La ex­pe­rien­cia, en to­do ca­so, no es nue­va pa­ra un Nel que, du­ran­te su pe­ri­plo por equi­pos de to­da Es­pa­ña fue sa­cán­do­se los tí­tu­los de en­tre­na­dor de los di­fe­ren­tes ni­ve­les, al tiem­po que di­ri­gía a equi­pos de las ca­te­go­rías in­fe­rio­res. Aun­que sí lo es con un equi­po sé­nior en el que re­co­no­ce que la ta­rea tie­ne sus di­fi­cul­ta­des. «Desde fue­ra, cuan­do eres ju­ga­dor, no eres cons­cien­te de to­dos los pro­ble­mas a los que se en­fren­ta el en­tre­na­dor, que no es una la­bor fá­cil», ad­mi­te.

Pe­ro si ya de por sí ges­tio­nar un ves­tua­rio no es sen­ci­llo, ha­cer­lo con tu her­mano den­tro de la plan­ti­lla lo pue­de com­pli­car to­da­vía más. Aun­que, pa­ra evi­tar­lo, Nel ex­pli­ca que «cuan­do es­ta­mos en­tre­nan­do o ju­gan­do, pa­ra mí no es mi her­mano sino Die­go Blan­co, uno más». Una afir­ma­ción que Die­go co­rro­bo­ra sin am­ba­ges. «Me exi­ge cuan­do me tie­ne que exi­gir, pe­ro tam­bién me da man­ga an­cha. Aun­que la mis­ma que me die­ron an­tes otros entrenadores, ¿eh?», apun­ta el de­lan­te­ro.

Pe­ro si di­fí­cil es pa­ra Nel, el pa­pel de her­mano del en­tre­na­dor tam­po­co es fá­cil pa­ra Die­go an­te sus com­pa­ñe­ros. Aun­que, a sus 37 años, lo cier­to es que no le su­po­ne un pro­ble­ma. «Al­gu­na par­va­da siem­pre hay. Y cuan­do me las suel­tan, yo apro­ve­cho y les res­pon­do que, co­mo se pa­sen, se lo di­go a mi her­mano», bro­mea.

A la ho­ra de de­fi­nir a Nel co­mo en­tre­na­dor, Die­go cree que to­da­vía es pron­to pa­ra ha­cer­lo. «Se es­tá adap­tan­do a los ju­ga­do­res, y es­ta­mos ha­cien­do un jue­go muy ver­ti­cal con ra­pi­dez en las ban­das, cen­tro y re­ma­te», re­su­me. Una va­lo­ra­ción con la que coin­ci­de, en esen­cia, su her­mano. «A cual­quie­ra le gus­ta que su equi­po jue­gue bien», ad­mi­te Nel. «Pe­ro un buen en­tre­na­dor es el que sa­be adap­tar­se a lo que tie­ne —pro­si­gue—. Si yo lle­go a un equi­po y quie­ro ju­gar al es­ti­lo de Guar­dio­la, que es la mo­da de aho­ra, y no ten­go ju­ga­do­res pa­ra ello, no pue­do ha­cer­lo», aña­de. Aun­que, lo que sí tie­ne ya bien de­fi­ni­do es el ca­rác­ter co­mo en­tre­na­dor. «La ver­dad es que no le ha cos­ta­do po­ner­se en el pa­pel por­que tie­ne un pron­to im­por­tan­te. Cuan­do le dan arrou­ta­das tie­ne bas­tan­te ma­la le­che», ex­pli­ca Die­go.

Cen­trán­do­se en la mar­cha del equi­po, que tras un mal ini­cio ya es sép­ti­mo con cua­ren­ta pun­tos a fal­ta de on­ce jor­na­das, Nel jus­ti­fi­ca la me­jo­ría se­ña­lan­do que, tras una pre­tem­po­ra­da que no fue la idó­nea por di­ver­sas cir­cuns­tan­cias, «la gen­te que fi­cha­mos en di­ciem­bre nos es­tá per­mi­tien­do te­ner más com­pe­ti­ti­vi­dad den­tro de la plan­ti­lla, y eso se es­tá no­tan­do». Por ello, aun­que ad­mi­ten que al­can­zar al ter­ce­to de ca­be­za se­rá di­fí­cil, Nel re­co­no­ce que «no va­mos a re­nun­ciar a na­da, aun­que lo pri­me­ro es lle­gar a los 45 pun­tos cuan­to an­tes». Una idea con la que coin­ci­de su her­mano. «Se­ría bo­ni­to pe­lear por la cuar­ta pla­za. Se­gu­ra­men­te no sir­va pa­ra na­da, pe­ro de­be­mos in­ten­tar­lo», apun­ta Die­go.

RAMÓN LEIRO

Nel (iz­quier­da) y Die­go Blan­co afir­man no te­ner pro­ble­mas pa­ra se­pa­rar la re­la­ción de her­ma­nos de la de en­tre­na­dor-ju­ga­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.