Un em­bau­ca­dor de peces que es­ca­pó de la ciu­dad

Cam­bió Pon­te­ve­dra por una al­dea de Ba­rro, don­de fa­bri­ca ce­bos pa­ra la pes­ca de for­ma ar­te­sa­nal

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MARÍA HER­MI­DA

Es una pe­na que Emi­lio Mar­tí­nez Lá­za­ro, di­rec­tor de Ocho ape­lli­dos vas­cos, no co­no­cie­se a Jon Jo­se­ba Bar­tu­ren an­tes de po­ner­se con el fil­me. Así, igual en vez de ocho la pe­lí­cu­la ha­bla­ba de diez ape­lli­dos, que son los que lle­va de­trás de su nom­bre es­te vas­co de pu­ra ce­pa pe­se a que, por vía ma­ter­na, tie­ne an­te­pa­sa­dos ga­lle­gos. Jon Jo­se­ba, al que lla­man Jon, sa­lu­da con un «has­ta la co­ci­na» cuan­do abre la puer­ta de la ca­sa en la que vi­ve en Ba­rro; un ho­gar en me­dio de un pra­do, pe­ga­do a una igle­sia, en el que so­la­men­te tie­ne un ve­cino. Jon, que lle­va­ba años re­si­dien­do en Pon­te­ve­dra, se es­ca­pó de la ciu­dad en no­viem­bre. Lo hi­zo, prin­ci­pal­men­te, pa­ra po­der lle­var a ca­bo, sin mo­les­tar con rui­dos ni olo­res de pin­tu­ra, el pro­yec­to que tie­ne en­tre ma­nos. Quie­re vi­vir de fa­bri­car ce­bos pa­ra la pes­ca de for­ma ar­te­sa­na. Ya hi­zo unas cuan­tas hor­na­das; las pri­me­ras a na­va­ja —los se­ñue­los son de ma­de­ra de pino gallego blan­co— y las si­guien­tes ayu­dán­do­se con al­gu­na má­qui­na, pe­ro res­pe­tan­do los pro­ce­sos ma­nua­les. Y, por lo que cuen­ta, pi­car pi­can los peces con el em­bau­co que él pre­pa­ra.

Pa­ra con­tar la his­to­ria de Jon hay que via­jar pri­me­ro a Ba­sau­ri. Allí na­ció, allí se crió y allí se con­vir­tió en un punk que es­cu­cha­ba Es­kor­bu­to y ora lle­va­ba cres­ta ora pe­lo ra­pa­do. En el año 1986, con 19 años, des­em­bar­có en Pon­te­ve­dra pa­ra ha­cer la mi­li en el cuar­tel de San Fernando. Pa­ra él, era la pri­me­ra vez que ve­nía a Ga­li­cia, por­que no guar­da­ba re­cuer­dos de cuan­do sus pa­dres lo ha­bían traí­do a Pa­xa­ri­ñas de va­ca­cio­nes. Di­ce que se to­pó con una ciu­dad que le re­cor­da­ba a su tie­rra, «con moi­to am­bien­te de ba­res» —pe­se a su pro­ce­den­cia, ha­bla un gallego bien nor­ma- Jon Jo­se­ba Bar­tu­ren, en la me­sa don­de ha­ce el «tra­ba­llo fino» de la fa­bri­ca­ción de se­ñue­los, lue­go tie­ne un ta­ller pa­ra se­rrar.

ti­vo—. Le gus­tó. Y, ade­más, de enamo­ró de una pon­te­ve­dre­sa, que fue su no­via y con el pa­so del tiem­po se mar­chó a Ba­sau­ri con él. Aun­que re­co­no­ce que no le pe­ga mu­cho, se ca­só por la igle­sia en el mo­nas­te­rio de Poio. El ma­tri­mo­nio, aho­ra di­vor­cia­do y con dos hi­jos ya ma­yo­res, de los que Jon ha­bla con son­ri­sa en la bo­ca, vi­vió du­ran­te años en las tie­rras vas­cas, don­de él se ga­na­ba a la vi­da co­mo pro­gra­ma­dor in­for­má­ti­co. La mo­rri­ña les tra­jo de vuel­ta a Ga­li­cia. Y Jon, de mo­men­to, no quie­re mar­char­se.

Es­tu­diar las es­pe­cies

Lle­va­ba años vi­vien­do en Pon­te­ve­dra. Tra­ba­jó en va­rios sec­to­res, en­tre ellos el del me­tal. Fue re­pre­sen­tan­te de los tra­ba­ja­do­res de su em­pre­sa y de ahí pa­só a ser li­be­ra­do sin­di­cal. Es­tu­vo va­rios años con un car­go en un sin­di­ca­to y tra­ba­jan­do pa­ra el mis­mo. Un día, ha­ce año y me­dio, le di­jo adiós: «To­quei o sil­ba­to e di­xen que mar­cha­ba, xa non po­día máis. Eu son así, cán­so­me e vou­me. De­ci­dín que xa es­ta­ba can­so de tra­ba­llar co­mo asa­la­ria­do e que que­ría fa­cer ou­tra cou­sa». Fue ahí cuan­do de­ci­dió pro­bar suer­te con al­go re­la­cio­na­do con su gran pasión, la pes­ca. «Xun­tei as dúas cou­sas, o de pes­car, que me gus­ta, por­que a mi­ña fa­mi­lia

ven de Bermeo, un po­bo ma­ri­ñei­ro, e o da ar­te­sa­nía, que ta­mén me atrae moi­to», ex­pli­ca. Em­pe­zó, pri­me­ro, es­tu­dian­do a los peces. Sí, sí. Di­ce que es fun­da­men­tal ver có­mo na­dan, qué so­ni­dos y mo­vi­mien­tos ac­ti­van a ca­da es­pe­cie y an­te qué es­tí­mu­los res­pon­den pa­ra po­der ha­cer los ce­bos más ade­cua­dos. En la me­sa en la que tra­ba­ja, mues­tra un ce­bo he­cho pa­ra la lu­bi­na. «¿Ves? Ten un so­ni­do es­pe­cial e vai ter un mo­ve­men­to pen­sa­do pa­ra a ro­ba­li­za, pen­san­do no que ela co­me. Eu to­do o que fa­go vou ao mar a pro­ba­lo pa­ra ver se así es­tá ben e pi­can», in­di­ca.

Jon no se to­ma a bro­ma lo de esas prue­bas. Di­ce que va a pes­car y a pro­bar sus se­ñue­los tres días a la se­ma­na en jor­na­das de ocho ho­ras. «Si, si, es­touno fa­cen­do co­mo se fo­ra un­ha xor­na­da la­bo­ral, e iso que non son eu de ter ho­ra­rios... pe­ro que­ro que es­te pro­xec­to arran­que», in­di­ca. Lue­go, mues­tra ví­deos de

es­ta mis­ma se­ma­na de A Lan­za­da, con una lu­bi­na pi­can­do en su se­ñue­lo. Uno le pre­gun­ta si se quie­re con­ver­tir en em­bau­ca­dor de peces, y di­ce: «Efec­ti­va­men­te, es­te é a ar­te do en­gano».

Jon, mien­tras se to­ma un ca­fé que aca­ba de pre­pa­rar­se en una ca­fe­te­ra ita­lia­na de las de to­da la vi­da en un hor­ni­llo de bu­tano de los de siem­pre, di­ce que lo úni­co que bus­ca es «vi­vir tran­qui­lo aquí mes­mo, sen mo­les­tar a nin­guén se fa­go rui­do coa se­rra ou pin­to os se­ñue­los». Has­ta ca­si fi­nal de año le du­ra­rá el sub­si­dio del pa­ro. Lue­go, se lan­za­rá a la aven­tu­ra de co­mer­cia­li­zar sus ce­bos en se­rio. «Pen­so que non pi­do tan­to, bus­co fa­cer o que me gus­ta, e que me dea pa­ra co­mer», afir­ma. Y, an­tes de des­pe­dir­se, en un sa­lón co­ci­na en el que sue­na una can­ción Ray Char­les y el sol se acu­rru­ca en las ven­ta­nas, aña­de: «Ri­co nin vou ser nin que­ro ser. Te­ño 50 anos e só bus­co tran­qui­li­da­de».

CAPOTILLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.