In­quie­tud en­tre los pa­dres de un co­le­gio de San­xen­xo al de­tec­tar­se un ca­so de me­nin­gi­tis

El cen­tro apli­ca el pro­to­co­lo de vi­gi­lan­cia del Ser­gas y sos­tie­ne que hay nor­ma­li­dad en sus au­las

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - MAR­COS GA­GO

La con­fir­ma­ción de un ca­so de me­nin­gi­tis me­nin­go­có­ci­ca en una es­co­lar de Edu­ca­ción In­fan­til del co­le­gio Abren­te, en San­xen­xo, ha crea­do in­quie­tud en­tre los pa­dres, aun­que des­de la di­rec­ción del cen­tro edu­ca­ti­vo se reite­ró ayer que se es­tá apli­can­do el pro­to­co­lo que les fa­ci­li­tó el Ser­gas y que hay nor­ma­li­dad en sus au­las. Por su par­te, la pe­que­ña fue in­ter­na­da en el Hos­pi­tal Clí­ni­co Uni­ver­si­ta­rio de San­tia­go (CHUS), don­de se le es­tá dan­do un tra­ta­mien­to qui mio pro­li­fác tic o con­tra la en­fer­me­dad. No ha tras­cen­di­do nin­gún da­to más so­bre el es­ta­do de la ni­ña al tra­tar­se de una me­nor.

El diag­nós­ti­co de me­nin­gi­tis me­nin­go­có­ci­ca en es­ta ni­ña se de­tec­tó ha­ce unos días y, si­guien­do el pro­to­co­lo del Ser­gas an­te es­tos ca­sos, se pro­ce­dió a su in­me­dia­to in­gre­so en un cen­tro sa­ni­ta­rio pa­ra su tra­ta­mien­to. Asi­mis­mo, el Ser­gas in­for­mó al cen­tro edu­ca­ti­vo don­de la ni­ña va al co­le­gio, así co­mo a los fa­mi­lia­res y per­so­nas del ám­bi­to más cer­cano pa­ra es­tar aten­tos a cual­quier in­ci­den­cia y ata­jar el ries­go de con­ta­gio.

La pre­si­den­ta de la AN­PA del Abren­te se­ña­ló que la ni­ña in­gre­só por ur­gen­cias el lu­nes y que, a con­ti­nua­ción, el Ser­gas ac­ti­vó su pro­to­co­lo de vi­gi­lan­cia sa­ni­ta­ria. «O que fi­xo Sa­ni­da­de foi pre­sen­tar o pro­to­co­lo de ac­tua­ción ao co­le­xio e ago­ra es­ta­se apli­can­do á xen­te da fa­mi­lia e o en­torno».

La di­ri­gen­te de la AN­PA ex­pli­có que cuan­do se en­te­ró del ca­so se preo­cu­pó mu­cho, pe­ro que des­pués, con la in­for­ma­ción re­ci­bi­da por par­te del Ser­gas y del co­le­gio, se en­con­tra­ba tran­qui­la. No obs­tan­te, ad­mi­tió que en­tre los pa­dres de los alum­nos del cen­tro exis­te una «pe­que­na alar­ma».

Des­de la AN­PA in­di­ca­ron que, has­ta don­de sa­ben, las cla­ses con­ti­núan con nor­ma­li­dad. El Ser­gas pre­ci­sa que la me­nin­gi­tis es una en­fer­me­dad trans­mi­ti­ble. Con­sis­te en la in­fec­ción de las me­nin­ges —las mem­bra­nas que ro­dean y pro­te­gen el ce­re­bro y la mé­du­la es­pi­nal—. Es una en­fer­me­dad que tie­ne dos cau­sas. Pue­de te­ner un ori­gen ví­ri­co, que se cla­si­fi­ca co­mo la me­nin­gi­tus más fre­cuen­te y be­nig­na, o pue­de pro­ce­der de la ac­ción de una bac­te­ria, «xe­ral­men­te máis gra­ves». La me­nin­gi­tis me­nin­go­có­ci­ca es una va­rie­dad bac­te­ria­na que tie­ne dos for­mas clí­ni­cas: la sep­ti­ce­mia y la me­nin­gi­tis. El Ser­gas acla­ra que en es­tos ca­sos su agen­te etio­ló­gi­co es la Neis­se­ria me­niin­gi­ti­dis o me­nin­go­co­co. Dos de es­tos gru­pos bac­te­ria­nos, cla­si­fi­ca­dos por las le­tras B C, son los úni­cos re­le­van­tes en Ga­li­cia. Ayer, por ejem­plo, fal­ta­ban ni­ños, pe­ro in­di­có que tam­bién se tra­ta­ba de una jor­na­da de huel­ga por las pro­tes­tas con­tra la Lom­ce.

Des­de la di­rec­ción del Abren­te, se li­mi­ta­ron a ex­pli­car que el pro­to­co­lo sa­ni­ta­rio se es­tá apli­can­do en un au­la y que «to­dos los ni­ños es­tán en cla­se». En es­te sen­ti­do, des­de es­te co­le­gio san­xen­xino aña­die­ron que «la ac­ti­vi­dad del cen­tro con­ti­núa co­mo siem­pre».

Por su par­te, el Ser­gas in­ten­tó trans­mi­tir un men­sa­je de tran­qui­li­dad so­bre es­te ca­so y su re­per­cu­sión. «Sa­ni­da­de que­re en­viar un­ha men­sa­xe de tran­qui­li­da­de á ci­da­da­nía», pre­ci­sa­ron en un co­mu­ni­ca­do, re­cal­can­do que la con­se­lle­ría dis­po­ne de un sis­te­ma de vi­gi­lan­cia epi­de­mio­ló­gi­ca que se ocu­pa de aten­der cual­quier in­ci­den­cia. En cuan­to al tra­ta­mien­to a se­guir, des­de el Ser­gas se pre­ci­só que se limita a las per­so­nas que se pue­den ca­li­fi­car co­mo con­tac­tos más pró­xi­mos al pa­cien­te y a los que tam­bién se les su­mi­nis­tra un tra­ta­mien­to qui­mio­pro­fi­lác­ti­co.

Tie­nen es­ta con­si­de­ra­ción aque­llas per­so­nas que, en los diez días an­te­rio­res a la hos­pi­ta­li­za­ción de un pa­cien­te, con­vi­van en el do­mi­ci­lio del en­fer­mo. En aque­llos ca­sos que se de­tec­tan en es­cue­las in­fan­ti­les, se vi­gi­la es­pe­cial­men­te a los ni­ños que com­par­ten el es­pa­cio y ac­ti­vi­da­des.

Por úl­ti­mo, si se de­tec­ta es­ta do­len­cia en cen­tros de Edu­ca­ción Pri­ma­ria o Se­cun­da­ria, se su­per­vi­sa de for­ma especial el es­ta­do de sa­lud de las per­so­nas que ten­gan con­tac­to «es­trei­to e fre­cuen­te» con el en­fer­mo.

SA­NI­DAD Una do­len­cia que pue­de ser ví­ri­ca o bac­te­ria­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.