Ofen­si­va de la DGT con­tra el mó­vil

Trá­fi­co po­ne en mar­cha una nue­va cam­pa­ña pa­ra eli­mi­nar el uso del te­lé­fono mien­tras se con­du­ce

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - JO­SÉ MA­NUEL PAN

Las dis­trac­cio­nes cau­sa­ron 1.374 ac­ci­den­tes gra­ves en el 2016 y son la cau­sa de más de 500 muer­tes ca­da año en las ca­rre­te­ras es­pa­ño­las. Y el te­lé­fono mó­vil se ha con­ver­ti­do en uno de los fac­to­res que más in­flu­yen en ese ti­po de si­nies­tros. Es el peor alia­do de mi­les de con­duc­to­res que han pa­sa­do de la con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca a la lec­tu­ra y al en­vío de men­sa­jes des­de el mó­vil. El mi­nis­tro del In­te­rior, Juan Ignacio Zoi­do, re­cor­dó ayer que, se­gún los últimos es­tu­dios, la uti­li­za­ción del mó­vil mien­tras se con­du­ce mul­ti­pli­ca por 23 la po­si­bi­li­dad de su­frir un ac­ci­den­te de trá­fi­co. Lo di­jo al pre­sen­tar en Ma­drid la úl­ti­ma cam­pa­ña de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Trá­fi­co pa­ra con­cien­ciar de los ries­gos del uso del mó­vil al vo­lan­te y que es­tá pro­ta­go­ni­za­da por el gru­po có­mi­co Tri­ci­cle, que en un ví­deo sin pa­la­bras mues­tra las con­se­cuen­cias de ha­blar por el mó­vil mien­tras se con­du­ce.

COL­GAR EL MÓ­VIL

Un ges­to sen­ci­llo. El mi­nis­tro del In­te­rior, que es­ta­ba acom­pa­ña­do por el di­rec­tor ge­ne­ral de Trá­fi­co, Gre­go­rio Se­rrano, y por los com­po­nen­tes de Tri­ci­cle, ase­gu­ró que «el ob­je­ti­vo de la cam­pa­ña es uni­ver­sa­li­zar un ges­to sen­ci­llo, ama­ble y cor­dial, co­mo es el de col­gar un te­lé­fono con los de­dos pul­gar y me­ñi­que, que sir­va pa­ra ad­ver­tir del ries­go que su­po­ne ir pen­dien­te del te­lé­fono mien­tras se con­du­ce o se cru­za la vía». Zoi­do afir­mó que hay por de­lan­te una im­por­tan­te la­bor de con­cien­cia­ción so­bre el ries­go real que su­po­ne usar el mó­vil al vo­lan­te.

NA­DA ES TAN UR­GEN­TE

Es­pe­rar unos mi­nu­tos. En la cam­pa­ña pre­sen­ta­da por el mi­nis­tro del In­te­rior se des­ta­ca que no hay na­da tan ur­gen­te que no pue­da es­pe­rar unos mi­nu­tos. El ob­je­ti­vo de la ini­cia­ti­va es que mien­tras se con­du­ce na­die con­tes­te al te­lé­fono y, mu­cho me­nos, lo uti­li­ce pa­ra en­viar o re­ci­bir men­sa­jes. Zoi­do ape­ló a la sociedad en ge­ne­ral pa­ra que ca­da uno ha­ga ese ges­to de col­gar el te­lé­fono cuan­do vea a un con­duc­tor ha­blan­do o en­vian­do men­sa­jes.

TAM­BIÉN LOS PEA­TO­NES

Cru­zan­do sin mi­rar. Del in­cre­men­to del uso del mó­vil da idea el da­to de que se ha con­ver­ti­do en una de las in­frac­cio­nes más co­me­ti­das. En Ga­li­cia ya es la ter­ce­ra, so­lo por de­trás de los ex­ce­sos de velocidad y de la con­duc­ción ba­jo los efec­tos del al­cohol. Pe­ro el mó­vil no so­lo es un pe­li­gro cuan­do se con­du­ce ya que se ha de­tec­ta­do tam­bién un au­men­to del ries­go de atro­pe­llo en las ciu­da­des an­te el ele­va­do nú­me­ro de pea­to­nes que cru­zan la cal­za­da sin mi­rar a los la­dos por­que ca­mi­nan con la vis­ta pues­ta en el te­lé­fono mó­vil.

660 ME­TROS A CIE­GAS

En­vian­do un men­sa­je. Al mar­car un nú­me­ro en el mó­vil mien­tras el co­che cir­cu­la a una velocidad de 120 ki­ló­me­tros por ho­ra se re­co­rre, sin ver la ca­rre­te­ra, una dis­tan­cia de 429 me­tros, equi­va­len­te a cua­tro cam­pos de fút­bol, ex­pli­có el mi­nis­tro, quien aña­dió que ese re­co­rri­do a cie­gas au­men­ta has­ta los 660 me­tros si lo que ha­ce el con­duc­tor es es­cri­bir un men­sa­je.

SIN VER LAS SE­ÑA­LES

Se pier­de in­for­ma­ción. Cuan­do un con­duc­tor ma­ni­pu­la el te­lé­fono mó­vil apar­ta la vis­ta de la ca­rre­te­ra, pe­ro el so­lo he­cho de man­te­ner una con­ver­sa­ción, aun­que sea con un sis­te­ma ma­nos li­bres, ha­ce que el ce­re­bro de­je de per­ci­bir la mi­tad de las se­ña­les de trá­fi­co, se­gún los es- tu­dios so­bre se­gu­ri­dad vial re­la­cio­na­dos con las dis­trac­cio­nes y el uso del mó­vil.

TRES TI­POS DE DIS­TRAC­CIÓN

Vi­sual, men­tal y ma­nual. Usar el mó­vil pa­ra man­dar men­sa­jes es uno de los ma­yo­res ries­gos pa­ra los con­duc­to­res por­que im­pli­can las tres for­mas de dis­trac­ción exis­ten­tes: la vi­sual, mien­tras los ojos leen la pan­ta­lla; la cog­ni­ti­va, pues la men­te es­tá ocu­pa­da ela­bo­ran­do el men­sa­je, y la ma­nual, da­do que los de­dos van te­clean­do, ac­cio­nes que ele­van la po­si­bi­li­dad de su­frir un ac­ci­den­te.

MÁS VI­GI­LAN­CIA

Or­den a la Guar­dia Ci­vil. El mi­nis­tro ase­gu­ró que la DGT ha­bía trans­mi­ti­do a la Guar­dia Ci­vil ins­truc­cio­nes pa­ra que los agen­tes ex­tre­men la vi­gi­lan­cia so­bre el uso del te­lé­fono mó­vil en­tre los con­duc­to­res. USO MA­SI­VO DEL MÓ­VIL El 94 % ad­mi­ten que lo usan. El 94 % de los con­duc­to­res re­co­no­cen que uti­li­zan el te­lé­fono mó­vil mien­tras cir­cu­lan con el co­che, se­gún un es­tu­dio del RACC. Y pe­se a los ries­gos que con­lle­va esa ac­ción, el 43 % de los con­duc­to­res más jó­ve­nes con­fie­san que en­vían wa­saps mien­tras con­du­cen, se­gún otra en­cues­ta rea­li­za­da a más de 6.000 jó­ve­nes eu­ro­peos.

In­te­rior ad­vier­te de que usar el mó­vil al vo­lan­te mul­ti­pli­ca por 23 el ries­go de su­frir un ac­ci­den­te Ca­da año mue­ren en Es­pa­ña más de 500 per­so­nas en si­nies­tros cau­sa­dos por dis­trac­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.