Fei­joo y Ca­ba­lle­ro, agua y acei­te

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

To­do con­flic­to, ya sea mi­li­tar, po­lí­ti­co o in­clu­so do­més­ti­co, re­quie­re de una cau­sa oca­sio­nal y de un chis­pa­zo pa­ra des­en­ca­de­nar­se, y to­do apun­ta a que Al­ber­to Núñez Fei­joo y Abel Ca­ba­lle­ro ya han en­con­tra­do su cam­po de ba­ta­lla pa­ra ba­tir­se en el cuer­po a cuer­po dia­léc­ti­co. Es­tá por ver el cos­te del úl­ti­mo ri­fi­rra­fe abier­to a cuen­ta del Área Me­tro­po­li­ta­na de Vi­go, pe­ro des­de lue­go na­da bueno ni bo­ni­to se di­je­ron en las úl­ti­mas ho­ras, tras anun­ciar el re­gi­dor su idea de im­pul­sar su pro­pio trans­por­te en la co­mar­ca vi­gue­sa al mar­gen del pro­yec­to de la Xun­ta —im­plan­ta­do en to­das las gran­des ciu­da­des me­nos en las dos pon­te­ve­dre­sas— y al que so­lo se su­ma­rían, se­gún su cri­te­rio, los con­ce­llos de la co­mar­ca go­ber­na­dos por par­ti­dos de la iz­quier­da.

«Es­pe­ro que se­xa un­ha bro­ma e que non se­xa cer­to», di­jo el pre­si­den­te de la Xun­ta an­tes de ini­ciar un aná­li­sis de la si­tua­ción que pron­to se con­vir­tió en un ata­que fu­ri­bun­do al so­cia­lis­ta, al que acu­só de uti­li­zar Vi­go co­mo si fue­ra un «cor­ti­jo». Esa ac­ti­tud, que li­te­ral­men­te le da «pe­na e ver­go­ña», no se la me­re­cen a su en­ten­der los ve­ci­nos, prin­ci­pa­les dam­ni­fi­ca­dos por te­ner que «pa­gar máis» por el trans­por­te y en­tre los que ade­más se in­clu­yó, ya que el pre­si­den­te es­tá cen­sa­do en la ur­be des­de que re­gre­só a Ga­li­cia en el 2003. Pa­ra Fei­joo, Abel Ca­ba­lle­ro «nin ten pa­la­bra nin va­len­tía», una va­lo­ra­ción con la que qui­so po­ner de re­le­van­cia sus «in­cum­pri­men­tos» pa­ra la pues­ta en mar­cha del Área Me­tro­po­li­ta­na, blo­quea­da en es­tos mo­men­tos y a la es­pe­ra de una re­so­lu­ción ju­di­cial an­te la que el so­cia­lis­ta no se va a de­te­ner.

El al­cal­de vi­gués res­pon­dió rau­do a las de­cla­ra­cio­nes del pre­si­den­te, y de al­gu­na for­ma le dio con­ti­nui­dad al dis­cur­so re­ta­dor al ad­ver­tir que las te­sis del Con­ce­llo ven­ce­rán en el con­flic­to abier­to en los juz­ga­dos, pe­ro tam­bién en las ur­nas. «Es­to se re­suel­ve en las elec­cio­nes. En las mu­ni­ci­pa­les ven­drá aquí y ya ve­re­mos», au­gu­ró Ca­ba­lle­ro.

Se­gún in­for­ma Luis Carlos Lle­ra, el re­gi­dor abun­dó ade­más en ex­pli­car que, «con gran sa­tis­fac­ción», les iba a ofre­cer a una se­rie de con­ce­llos —ex­clui­dos los del PP— unos acuer­dos bi­la­te­ra­les pa­ra bo­ni­fi­car las co­mu­ni­ca­cio­nes en au­to­bús, que es el ob­je­ti­vo pri­me­ro de la pues­ta en mar­cha del trans­por­te me­tro­po­li­tano que se ha atas­ca­do en Vi­go, don­de «pron­to» es­ta­rá en fun­cio­na­mien­to la tar­je­ta que lo per­mi­ti­rá. Y apro­ve­chó pa­ra po­ner­le una «me­lla­da» a Fei­joo, «la de re­ven­ta­dor del Área Me­tro­po­li­ta­na».

Al me­nos apa­ren­te­men­te, los puen­tes en­tre el Con­ce­llo y la Xun­ta es­tán rotos y por de­ba­jo so­lo cir­cu­la agua y acei­te im­po­si­ble de mez­clar. Si que­da­ba al­gu­na du­da de la pro­fun­di­dad de la cri­sis, Ca­ba­lle­ro la di­si­pó: «Quie­re que ten­ga­mos una en­tre­vis­ta, pe­ro no hay na­da de qué ha­blar, lo úni­co que bus­ca es la fo­to».

ED CAROSÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.