El buen tiem­po pro­pi­cia la reapa­ri­ción de la ve­lu­ti­na y los api­cul­to­res co­mien­zan a co­lo­car tram­pas pa­ra com­ba­tir­la

En es­ta pri­me­ra fa­se re­co­mien­dan que los ce­bos se ins­ta­len en jar­di­nes, cer­ca de plan­tas asiá­ti­cas co­mo ca­me­lios o ro­do­den­dros

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

Du­ran­te los últimos días han co­men­za­do a apa­re­cer ni­dos pri­ma­rios de ve­lu­ti­na, lo que sig­ni­fi­ca que es­ta es­pe­cie in­va­so­ra em­pie­za a re­cu­pe­rar su ac­ti­vi­dad tras el pa­rón in­ver­nal. Ocu­rre so­bre to­do en las zo­nas más cá­li­das de la co­mu­ni­dad, pe­ro po­co a po­co la apa­ri­ción de nue­vos ni­dos se va ex­ten­dien­do. Los api­cul­to­res sa­ben que es el mo­men­to de co­lo­car las tram­pas pa­ra cap­tu­rar el mayor nú­me­ro de rei­nas po­si­ble, y lo es­tán ha­cien­do. De he­cho, la Aso­cia­ción Ga­le­ga de Api­cul­tu­ra (AGA) tie­ne pre­vis­to dis­tri­buir ma­ña­na sá­ba­do las úl­ti­mas tram­pas de la par­ti­da que les en­tre­gó la Xun­ta ha­ce al­gu­nas se­ma­nas.

El tram­peo que se rea­li­za en pri­ma­ve­ra es im­por­tan­te, por­que ca­da rei­na que se lo­gre eli­mi­nar sig­ni­fi­ca que de­ja­rán de na­cer mi­les de obre­ras. Por eso Jesús Aso­rey, pre­si­den­te de AGA, des­ta­ca que es ne­ce­sa­rio co­lo­car las tram­pas, pe­ro tam­bién ha­cer­lo co­rrec­ta­men­te. Du­ran­te es­ta pri­me­ra fa­se los ce­bos no de­ben po­ner­se cer­ca de las col­me­nas, por­que la ve­lu­ti­na no ata­ca a las abe­jas —no lo ha­rá has­ta más ade­lan­te, cuan­do ha­ya crías y ten­ga que ali­men­tar­las, en­ton­ces sí se lan­za­rá a cap­tu­rar abe­jas con las que dar de co­mer a sus lar­vas—.

Aho­ra mis­mo, ex­pli­ca Aso­rey, las tram­pas de­ben co­lo­car­se en jar­di­nes, cer­ca de plan­tas de ori­gen asiá­ti­co co­mo ca­me­lios o ro­do­den­dros, las pre­fe­ri­das de es­ta es­pe­cie de avis­pa ori­gi­na­ria tam­bién de Asia. Los ce­bos que se es­tán ins­ta­lan­do pa­ra la pri­ma­ve­ra son de un mo­de­lo fran­cés de co­lor ama­ri­llo que ha re­sul­ta­do ser el que da me­jo­res re­sul­ta­dos en es­ta pri­me­ra fa­se: «Son os máis efi­ca­ces pa­ra pi­llar as raí­ñas e fa­cer a loi­ta pre­ven­ti­va, que é moi in­tere­san­te, por­que eví­ta­se que saian moi­tas crías», ex­pli­ca el por­ta­voz de AGA.

De to­dos mo­dos, los api­cul­to­res son cons­cien­tes de que nin­gu­na de las tram­pas exis­ten­tes son la pa­na­cea, so­bre to­do por­que en ellas caen tam­bién atra­pa­dos otros in­sec­tos. El ob­je­ti­vo en el que se cen­tran al­gu­nas in­ves­ti­ga­cio­nes en mar­cha es con­se­guir un atra­yen­te es­pe­cí­fi­co pa­ra la ve­lu­ti­na. Así se con­se­gui­ría re­du­cir el nú­me­ro de ejemplares de otras es­pe­cies que mue­ren en las tram­pas al mis­mo tiem­po que se cap­tu­ra­ría más avis­pa asiá­ti­ca.

Mien­tras, des­de Fran­cia es­tán so­li­ci­tan­do a los api­cul­to­res ga­lle­gos ejemplares de ve­lu­ti­na pa­ra es­tu­diar la ge­né­ti­ca de ca­da zo­na y avan­zar en el co­no­ci­mien­to de es­ta es­pe­cie in­va­so­ra que, igual que en Es­pa­ña, tie­ne ya una im­por­tan­te pre­sen­cia en ese país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.