Pe­ro ¿qué le pa­sa a la iz­quier­da eu­ro­pea?

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

Aun­que pa­ra­dó­ji­co, na­da más opor­tuno que pa­ra­fra­sear al Karl Marx del Ma­ni­fies­to Co­mu­nis­ta pa­ra afir­mar que otro fan­tas­ma re­co­rre Eu­ro­pa o, por lo me­nos, gran par­te de nues­tro con­ti­nen­te: el de la cri­sis de iz­quier­da.

Los la­bo­ris­tas in­gle­ses, rotos y en la opo­si­ción des­de ha­ce años. El PSOE, con una con­fu­sión po­lí­ti­ca ma­yús­cu­la y un lío for­mi­da­ble. El Par­ti­do De­mo­crá­ti­co de Ren­zi, es­cin­di­do des­de que su lí­der di­mi­tió. Los so­cia­lis­tas fran­ce­ses, co­ma­to­sos y con va­rios can­di­da­tos pre­si­den­cia­les, que no en­tra­rán al pa­re­cer en la se­gun­da vuel­ta elec­to­ral. Los so­cial­de­mó­cra­tas ale­ma­nes, tras mu­cho tiem­po ale­ja­dos del Eje­cu­ti­vo fe­de­ral, con po­ca chan­ce de al­can­zar la can­ci­lle­ría en los ya pró­xi­mos co­mi­cios.

Ca­bría, cla­ro, ha­blar de otros lu­ga­res, pe­ro con lo apun­ta­do es más que su­fi­cien­te pa­ra ar­gu­men­tar que los gran­des par­ti­dos que han re­pre­sen­ta­do a la iz­quier­da en va­rios de los prin­ci­pa­les paí­ses eu­ro­peos en las cua­tro úl­ti­mas dé­ca­das vi­ven cri­sis in­ter­nas de ex­tre­ma gra­ve­dad y de­ben com­pe­tir con los nue­vos po­pu­lis­mos que, a iz­quier­da y de­re­cha, han en­tra­do a sa­co en sus elec­to­ra­dos: en­tre otros, el UKIP, el Fren­te Nacional, Po­de­mos, Al­ter­na­ti­va por Ale­ma­nia y el Mo­vi­mien­to Cin­co Es­tre­llas.

Aun­que la si­tua­ción de ca­da país re­sul­ta pe­cu­liar, ca­be una ge­ne­ra­li­za­ción que con­tri­bu­ya a en­ten­der la gra­ví­si­ma cri­sis que la iz­quier­da eu­ro­pea es­tá su­frien­do. Y es que sus par­ti­dos vi­ven frac­tu­ra­dos en­tre la mo­de­ra­ción so­cial­de­mó­cra­ta y la reivin­di­ca­ción de las su­pues­tas esen­cias de la iz­quier­da. Una grie­ta esa que po­dría, cla­ro, plan­tear­se de otro mo­do: de un la­do quie­nes sos­tie­nen que hay que de­cir a los elec­to­res lo que se ha­rá de ver­dad des­de el Go­bierno: po­lí­ti­cas mo­de­ra­das; de otro, los que pro­cla­man un iz­quier­dis­mo de bo­qui­lla que lue­go se con­vier­te igual­men­te en ges­tio­nes gu­ber­na­men­ta­les mo­de­ra­das.

El pro­ble­ma de fon­do es que la iz­quier­da eu­ro­pea ma­yo­ri­ta­ria (la otra vi­ve en el de­li­rio per­ma­nen­te) no ha en­con­tra­do aún la res­pues­ta a los pro­ble­mas cen­tra­les a los que hoy se en­fren­tan los Es­ta­dos so­cia­les que se cons­tru­ye­ron en Eu­ro­pa tras el con­sen­so so­cial­de­mó­cra­ta de pos­gue­rra: ¿Qué ha­cer con el Es­ta­do del bie­nes­tar, don­de la de­man­da de pres­ta­cio­nes y ser­vi­cios cre­ce ex­po­nen­cial­men­te al tiem­po que disminuye, o no au­men­ta en pro­por­ción, la re­cau­da­ción fis­cal, sin la que aquel no pue­de sos­te­ner­se? ¿Pue­den los Es­ta­dos gas­tar y en­deu­dar­se sin lí­mi­tes? ¿Cuán­to pue­de cre­cer la pre­sión fis­cal? ¿Es po­si­ble re­dis­tri­buir sin cre­cer? Ese es el de­ba­te que es­tá so­bre la me­sa, pe­ro la iz­quier­da eu­ro­pea pre­fie­re elu­dir­lo pa­ra prac­ti­car, cuan­do lle­ga a los go­bier­nos, po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas si­mi­la­res a las que cri­ti­ca con du­re­za a la de­re­cha mien­tras es­tá en la opo­si­ción.

Na­die lo ha for­mu­la­do me­jor que el gran fi­ló­so­fo fran­cés Alain Fin­kiel­kraut: así to­ma cuer­po el gran sueño de «no te­ner que en­fren­tar­se a los pro­ble­mas sino so­lo a los ca­bro­nes».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.