Em­pre­sa­rios sin or­ga­ni­za­ción

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión -

La reali­dad exis­te en la me­di­da en que la mi­ras. Es­ta afir­ma­ción del ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na Jo­sé Ignacio Latorre, au­tor del li­bro Cuán­ti­ca, pue­de dar la mi­ra­da que se in­ten­ta en es­tos Co­dex Flo­riae. Uno pue­de leer las no­ti­cias que ha­blan de la lar­ga cri­sis or­ga­ni­za­ti­va en el em­pre­sa­ria­do ga­lle­go y en­ten­der­las ape­nas co­mo una ver­sión del lo­ca­lis­mo que nos ca­rac­te­ri­za. Pe­ro si uno ade­más de ver, mi­ra, la cri­sis en la or­ga­ni­za­ción em­pre­sa­rial ga­lle­ga, con gra­ves pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y or­ga­ni­za­ti­vos des­de ha­ce años, coin­ci­de con la pa­rá­li­sis de las or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les en Es­pa­ña, agu­di­za­da con la cri­sis del 2008.

Es un he­cho el es­ca­so apre­cio y cre­di­bi­li­dad que ac­tual­men­te dis­fru­tan las or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les, de­ri­va­do de sus ac­ti­tu­des pa­ra con los con­su­mi­do­res y la ciu­da­da­nía en es­tos tiem­pos don­de re­sul­ta ex­tra­ño pro­po­ner so­lu­cio­nes a la al­ta ta­sa de pa­ro y al in­cre­men­to de la de­sigual­dad o ha­cer creí­ble una ima­gen internacional de Es­pa­ña des­de el mun­do em­pre­sa­rial.

Re­cuér­den­se a di­ri­gen­tes em­pre­sa­ria­les o de gran­des cor­po­ra­cio­nes, Díaz Fe­rrán, Ar­tu­ro Fer­nán­dez, Fer­nán­dez Or­dó­ñez, Ro­sell, y las re­ce­tas an­ti­so­cia­les que pro­pug­na­ron, pa­re­ja a su cues­tio­na­ble ges­tión, y en­ten­de­rán de dón­de le vie­nen los ma­les de ima­gen y ca­pa­ci­dad a es­tas or­ga­ni­za­cio­nes.

Re­cuér­den­se tam­bién los es­cán­da­los ban­ca­rios, y su res­ca­te, o el del mun­do de la cons­truc­ción o la ener­gía y se ex­pli­ca­rán la desafec­ción que al­can­za al mun­do em­pre­sa­rial, ape­nas por de­lan­te de par­ti­dos y par­la­men­tos en los ba­ró­me­tros del CIS. Sú­me­se a ello que las gran­des cor­po­ra­cio­nes se han ale­ja­do de las or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les y ten­drán un mar­co glo­bal, don­de la em­pre­sa y la cul­tu­ra em­pre­sa­rial se han ido de­bi­li­tan­do, y so­bre to­do el ejer­ci­cio de su res­pon­sa­bi­li­dad so­cial.

Las or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les y los think tank son ne­ce­sa­rios, los lob­bies de­cla­ra­dos y trans­pa­ren­tes tam­bién. En Es­pa­ña, su re­gu­la­ción se apla­za in­de­fi­ni­da­men­te, en Ga­li­cia ni se plan­tea. Por más que, co­mo las mei­gas, exis­tan.

Los em­pre­sa­rios atien­den a lo su­yo y apre­cian po­co a sus or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­me­dia­rias que, sin em­bar­go, son ne­ce­sa­rias, al igual que las sin­di­ca­les y otras de la sociedad ci­vil, pa­ra con­tri­buir a la dis­cu­sión y pa­ra abor­dar las re­for­mas ne­ce­sa­rias pa­ra mo­der­ni­zar el país, que pue­den ser inal­can­za­bles sin su par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va.

Pe­ro de to­do ello ha­ce años que los em­pre­sa­rios ga­lle­gos han ab­di­ca­do. Si se pro­nun­cian, lo ha­cen sin pi­sar ca­llos y na­die logra en­ten­der­les, ni sus pro­nun­cia­mien­tos son úti­les. En­re­da­dos en el cuar­te­to te­rri­to­rial, no acou­gan en su lar­ga lu­cha ca­mino de la irre­le­van­cia. No son los úni­cos ni los pri­me­ros, pe­ro sor­pren­de que no lo pue­dan ver. Por más que al­gu­nos em­pie­cen a pre­gun­tar­se crí­ti­ca­men­te qué ne­ce­si­ta Ga­li­cia de una or­ga­ni­za­ción em­pre­sa­rial que los re­pre­sen­te. El pa­sa­do 8 de mar­zo se ma­ni­fes­ta­ba la ne­ce­si­dad de igual­dad sa­la­rial en­tre gé­ne­ros (pa­re­ce ser que las mu­je­res ga­nan un 23 % me­nos que los hom­bres por el mis­mo tra­ba­jo). Es­ta de­sigual­dad se ma­ni­fies­ta so­bre to­do en la em­pre­sa pri­va­da, don­de ri­gen de­re­chos re­co­no­ci­dos en la re­for­ma la­bo­ral que ha im­pues­to el Go­bierno. Lo que es­ta ha pro­du­ci­do lo sa­be­mos to­dos: mayor pre­ca­rie­dad sa­la­rial y en­ri­que­ci­mien­to pa­ra unos po­cos. Me sor­pren­de que, cuan­do los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ha­blan de es­te te­ma, nun­ca se men­cio­na a los em­plea­do­res, que al fi­nal son los res­pon­sa­bles de las di­fe­ren­cias sa­la­ria­les. MO­DES­TO JA­VIER CON­DE CON­DE. En 140 ca­rac­te­res hay quien mues­tra mu­cho: re­pro­ches, in­sul­tos cer­ca­nos al ci­be­ra­co­so, nom­bra­mien­tos, aten­ta­dos inexis­ten­tes, ame­na­zas a la pren­sa y de­nun­cias sin prue­bas ca­pa­ces de de­te­rio­rar los la­zos en­tre na­cio­nes.

Así, al al­ba, el pre­si­den­te del país más po­de­ro­so, que no lle­va ni dos me­ses en el car­go, usa es­te ser­vi­cio pa­ra co­mu­ni­car al mun­do sus in­quie­tas ocu­rren­cias en asun­tos de­li­ca­dos de su po­lí­ti­ca in­te­rior y ex­te­rior. De es­te mo­do, tal vez por­que su men­te no da pa­ra ra­zo­na­mien­tos más só­li­dos, sus tuits, sus ma­ni­pu­la­cio­nes opor­tu­nis­tas en las que com­bi­na fan­ta­sía y reali­dad, ad­quie­ren un po­der pro­pa­gan­dís­ti­co inusi­ta­do, don­de la ca­lum­nia co­mo pro­ta­go­nis­ta ge­ne­ra una olea­da de co­men­ta­rios de sus fie­les y de­trac­to­res que ten­san la con­vi­ven­cia do­més­ti­ca y las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. MI­GUEL FER­NÁN­DEZ-PALACIOS GOR­DON. Si te­ne­mos un gra­ve pro­ble­ma de dé­fi­cit pú­bli­co y su con­se­cuen­cia, la emi­sión de deu­da pa­ra fi­nan­ciar el fun­cio­na­mien­to del Es­ta­do, y el con­si­guien­te pa­go de esa deu­da y de sus co­rres­pon­dien­tes in­tere­ses, ¿por qué en­ton­ces en vez de sa­blear la hu­cha de las pen­sio­nes pa­ra po­der pa­gar las ex­tras no se to­man me­di­das co­mo que, so­li­da­ria­men­te, los car­gos pú­bli­cos, los fun­cio­na­rios de las más al­tas ca­te­go­rías y los ju­bi­la­dos de los ni­ve­les más al­tos ha­gan un pe­que­ño es­fuer­zo re­cor­tan­do un po­co su más que dig­na re­mu­ne­ra­ción? Así se po­dría ha­cer fren­te al pa­go del res­to de nó­mi­nas y pen­sio­nes, e in­clu­so se po­dría apli­car un in­cre­men­to en las más mo­des­tas. JUAN LUIS GIL VÁZ­QUEZ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.