CDC en­ca­re­ció las co­mi­sio­nes del 3 % al 4 % por­que ne­ce­si­ta­ba más di­ne­ro

El nú­me­ro dos del Pa­lau di­ce que en­tre­ga­ba el di­ne­ro al te­so­re­ro del par­ti­do en so­bres

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - CRIS­TIAN REINO

Si la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia ya es­ta­ba con­tra las cuer­das tras la de­cla­ra­ción del miér­co­les de Fé­lix Mi­llet y Gem­ma Mon­tull, la com­pa­re­cen­cia de ayer en el jui­cio del Pa­lau de Jor­di Mon­tull, mano de­re­cha de Mi­llet, fue ca­si la es­to­ca­da fi­nal. El ex­di­rec­tor ad­mi­nis­tra­ti­vo de la en­ti­dad cul­tu­ral no so­lo ra­ti­fi­có «to­do» lo que afir­mó su hi­ja, sino que, ade­más, dio de­ta­lles muy pre­ci­sos de có­mo fun­cio­na­ba la pre­sun­ta tra­ma co­rrup­ta crea­da a tres ban­das en­tre el par­ti­do, el Pa­lau y Fe­rro­vial. Mon­tull, que se en­fren­ta a una pe­na de 27 años de pri­sión, igual que Mi­llet, re­ve­ló que las co­mi­sio­nes que se lle­va­ba Con­ver­gèn­cia de la cons­truc­to­ra a cam­bio de la con­ce­sión de in­fra­es­truc­tu­ras pú­bli­cas se si­tuó en un pri­mer mo­men­to en el 3 %, cal­cu­la­do so­bre el cos­te de una obra, y que más tar­de el por­cen­ta­je se ele­vó al 4 %. «¿Por el cos­te de la vida?», le pre­gun­tó iró­ni­co el fis­cal Emi­lio Sán­chez Ulled, el mis­mo del jui­cio del 9N. «Por­que CDC que­ría más di­ne­ro», res­pon­dió Mon­tull, y de­jó al par­ti­do de Ar­tur Mas a los pies de los ca­ba­llos.

Co­mo ya apun­ta­ron Mi­llet y Gem­ma Mon­tull, el ex nú­me­ro dos del Pa­lau re­la­tó que el 2,5 % de ca­da ad­ju­di­ca­ción iba a pa­rar a las ar­cas de Con­ver­gèn­cia y el 1,5 % se lo que­da­ban en­tre los dos prin­ci­pa­les di­rec­ti­vos de la en­ti-

dad cul­tu­ral. «El di­ne­ro de Fe­rro­vial iba a CDC y pre­ten­día ga­ran­ti­zar la con­ce­sión de obra pú­bli­ca», afir­mó sin am­ba­ges, dan­do por bue­na la ver­sión de la Fis­ca­lía, que man­tie­ne que la for­ma­ción so­be­ra­nis­ta y la em­pre­sa cons­truc­to­ra sus­cri­bie­ron un «pac­to cri­mi­nal» que re­por­tó al par­ti­do 6,6 mi­llo­nes de eu­ros, ra­zón por la que se sien­ta en el ban­qui­llo co­mo res­pon­sa­ble ci­vil a tí­tu­lo lu­cra­ti­vo y por la que tie­ne 15 se­des em­bar­ga­das.

Ade­más de con­fir­mar los tres mé­to­dos de pa­go que se re­ve­la­ron

en el día an­te­rior —en­tre­gas en efec­ti­vo, fac­tu­ras fal­sas y do­na­cio­nes a la fun­da­ción Trias Far­gas, de­pen­dien­te de CDC—, Mon­tull des­cri­bió prác­ti­cas ca­si ma­fio­sas en la for­ma de pa­gar las mor­di­das. «Yo —re­la­tó— te­nía el di­ne­ro a pun­to en un so­bre, ve­nía Osá­car, lo con­ta­ba y se iba».

El te­so­re­ro co­mo lí­mi­te

El ex­di­rec­ti­vo del Pa­lau se mos­tró dis­pues­to a co­la­bo­rar al má­xi­mo con la Fis­ca­lía, con tal de ex­cul­par a su hi­ja y tra­tar de que el mi­nis­te­rio pú­bli­co le re­ba­je la

pe­ti­ción de pe­na. Sin em­bar­go, y en lí­nea con las de­cla­ra­cio­nes del pri­mer día, si­tuó en el ex­te­so­re­ro el lis­tón de las res­pon­sa­bi­li­da­des en Con­ver­gèn­cia.

Mon­tull, eso sí, ad­mi­tió al­go que Fé­lix Mi­llet no re­cor­dó en su de­cla­ra­ción del miér­co­les: una reunión a cua­tro con Jau­me Camps, ex­dipu­tado con­ver­gen­te, y Ger­má Gor­dó, en su día mano de­re­cha de Mas en el par­ti­do, lue­go con­se­je­ro de Jus­ti­cia y aho­ra dipu­tado de Junts pel Sí. «No se ha­bló de di­ne­ro», so­lo de «po­lí­ti­ca y de fút­bol», acla­ró.

FOTOS: MAR­TA PÉREZ EFE

Jor­di Mon­tull —en la fo­to, se­gui­do de su hi­ja— apun­ta­ló las acu­sa­cio­nes con­tra CDC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.