Al­gu­nos par­ti­dos exi­gen ya a Ar­tur Mas que de­je la po­lí­ti­ca

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - C. R.

Los gru­pos de la opo­si­ción en Ca­ta­lu­ña apun­ta­ron con­tra Ar­tur Mas, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Con­ver­gèn­cia du­ran­te do­ce años (en­tre el 2000 y el 2012) y a quien si­túan co­mo má­xi­mo res­pon­sa­ble po­lí­ti­co de to­do lo que se es­tá juz­gan­do en el ca­so Pa­lau. To­das las for­ma­cio­nes con re­pre­sen­ta­ción en la Cá­ma­ra ca­ta­la­na, me­nos Junts pel Sí, re­gis­tra­ron una pe­ti­ción de com­pa­re­cen­cia del expresidente de la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra que ex­pli­que la pre­sun­ta fi­nan­cia­ción irre­gu­lar su par­ti­do.

Ciu­da­da­nos y Ca­ta­lun­ya sí que es Pot in­clu­so die­ron un pa­so más allá y re­cla­ma­ron su di­mi­sión sin más preám­bu­los. Ciu­da­da­nos cree que la ca­rre­ra del expresidente de CDC y lí­der del PDeCAT es­tá en si­tua­ción ter­mi­nal. «De­be dar un pa­so atrás, ir­se a su ca­sa y de­jar de una vez por to­das la po­lí­ti­ca», se­ña­ló Fer­nan­do de Pá­ra­mo, por­ta­voz de C’s. «Mas te­nía ra­zón cuan­do de­cía que el ca­so del 3% era men­ti­ra, por­que aho­ra sa­be­mos que era el 4% », aña­dió. Ciu­da­da­nos em­pla­zó al di­ri­gen­te na­cio­na­lis­ta a acla­rar «si si­gue po­nien­do la mano en el fue­go por los Bár­ce­nas de Con­ver­gèn­cia».

Ca­ta­lun­ya sí que es Pot tam­bién pi­dió al expresidente que «dé un pa­so atrás» al fren­te del PDeCAT y aban­do­ne la po­lí­ti­ca. Se­gún el dipu­tado eco­so­cia­lis­ta Joan Cos­cu­bie­la, las acu­sa­cio­nes «ní­ti­das» y con fe­chas con­cre­tas le in­ha­bi­li­tan pa­ra «os­ten­tar cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca». El PSC fue más mo­de­ra­do y so­lo pe­di­rá la di­mi­sión del expresidente de la Ge­ne­ra­li­tat si se de­mues­tra en la sen­ten­cia del jui­cio la fi­nan­cia­ción ile­gal de CDC. Igual que el PP, que cree que Ar­tur Mas ha que­da­do «ab­so­lu­ta­men­te des­acre­di­ta­do».

Fuentes de Junts pel Sí se­ña­la­ron que Mas ya ha tras­la­da­do su vo­lun­tad de com­pa­re­cer en el Par­la­men­to ca­ta­lán «en el for­ma­to que sea» pa­ra dar las ex­pli­ca­cio­nes que se le re­quie­ran. Los abo­ga­dos de Con­ver­gèn­cia, en cual­quier ca­so, afir­ma­ron que Mi­llet y los Mon­tull no han de­mos­tra­do na­da y que so­lo se han de­di­ca­do a lan­zar acu­sa­cio­nes sin apor­tar prue­bas, a pe­sar de que la Fis­ca­lía ha pre­sen­ta­do do­cu­men­ta­ción y ano­ta­cio­nes, en­con­tra­das du­ran­te los re­gis­tros del Pa­lau efec­tua­dos en el 2009, y que los tres prin­ci­pa­les acu­sa­dos las han re­co­no­ci­do y las han vin­cu­la­do con el pa­go de co­mi­sio­nes a CDC.

Des­de Con­ver­gèn­cia se de­fen­die­ron ade­más con el ar­gu­men­to de que ni Mi­llet ni Mon­tull tie­nen cre­di­bi­li­dad, en la me­di­da en que han lle­ga­do a pac­tos con la Fis­ca­lía y son sa­quea­do­res con­fe­sos de la en­ti­dad cul­tu­ral. Se­gún ex­pre­só Fran­cesc Homs, la opi­nión de unos «de­lin­cuen­tes con­fe­sos», que han cam­bia­do su re­la­to de los he­chos, por­que en ocho años de ins­truc­ción del ca­so nun­ca ha­bían acu­sa­do a CDC, no pue­de pe­sar más que la de Daniel Osá­car, a quien los car­gos del par­ti­do so­be­ra­nis­ta aún man­tie­nen la con­fian­za. «Yo he te­ni­do mu­chas res­pon­sa­bi­li­da­des y no he vis­to na­da del 3%», di­jo el dipu­tado ca­ta­lán.

Es­que­rra, so­cios del PDeCAT en Junts pel Sí, ad­mi­tió por pri­me­ra vez que el ca­so les de­ja en una si­tua­ción «in­có­mo­da».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.