El Go­bierno quie­re que los mal­tra­ta­do­res va­yan a pri­sión en el mo­men­to de ser con­de­na­dos

Ex­ten­de­rá el pa­go de la pen­sión de or­fan­dad a to­dos los hi­jos de mu­je­res víc­ti­mas de crí­me­nes ma­chis­tas

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - DANIEL ROL­DÁN

El Go­bierno quie­re que los mal­tra­ta­do­res en­tren en pri­sión con una con­de­na en pri­me­ra ins­tan­cia y no ten­gan que es­pe­rar al re­cur­so de ca­sa­ción an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo, que da fir­me­za a la sen­ten­cia. «No se de­ben alar­gar los pro­ce­sos de las ór­de­nes eje­cu­to­rias», ar­gu­men­tó Do­lors Mon­tse­rrat. La mi­nis­tra de Sa­ni­dad, Ser­vi­cios So­cia­les e Igual­dad ex­pli­có en el Se­na­do que ha ha­bi­do «al­gu­nos ca­sos a lo lar­go de es­tos años» en que el mal­tra­ta­dor apro­ve­chó el tiem­po del pro­ce­di­mien­to has­ta que la sen­ten­cia ad­quie­re fir­me­za (si se re­cu­rre) pa­ra «ma­tar a una mujer». «No­so­tros de­ci­mos que en­tré di­rec­ta­men­te a pri­sión», in­di­có Mon­tse­rrat.

Sin em­bar­go, lle­var­lo a ca­bo es más com­pli­ca­do. El pro­ce­so más lar­go re­quie­re un cam­bio de la Ley de En­jui­cia­mien­to Cri­mi­nal, que re­gu­la el pro­ce­di­mien­to pe­nal. Has­ta el mo­men­to tie­ne que ser una de las par­tes la que so­li­ci­te una vis­ti­lla de me­di­das cau­te­la­res tras la sen­ten­cia. La re­for­ma le­gis­la­ti­va pa­sa­ría por obli­gar por ley a los jue­ces a que man­de a pri­sión pro­vi­sio­nal a los con­de­na­dos mien­tras se tra­mi­ta el re­cur­so an­te el Su­pre­mo. La se­gun­da vía se­ría una cir­cu­lar de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do que ins­te a to­dos los fis­ca­les a que so­li­ci­ten la en­tra­da en la cár­cel en es­te su­pues­to. Aun­que Mon­tse­rrat ha­bla con Al­biol, lí­der del PP en Ca­ta­lu­ña, en la reunión ce­le­bra­da en el Se­na­do.

en es­te ca­so la úl­ti­ma pa­la­bra la ten­drán los jue­ces.

Mon­tse­rrat plan­teó es­ta op­ción en la Co­mi­sión Ge­ne­ral de las Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas del Se­na­do, don­de se pro­du­je­ron los pri­me­ros in­ter­cam­bios en­tre el Eje­cu­ti­vo y los con­se­je­ros pa­ra lo­grar el tan desea­do pac­to de Es­ta­do pa­ra aca­bar con es­ta la­cra so­cial que, se­gún ci­fras ofi­cia­les, ha ter­mi­na­do con la vida de 16

mu­je­res (una es­tá en es­tu­dio) y ha de­ja­do huér­fa­nos a ocho me­no­res. La mi­nis­tra ase­gu­ró que to­dos es­tos me­no­res co­bra­rán la pen­sión de or­fan­dad com­ple­ta aun­que el ase­sino vi­va. Y no so­lo des­de el 2015, cuan­do se cam­bió la ley, si no des­de an­tes.

Otra de las me­di­das apun­ta­das es re­vi­sar la ac­tua­ción de los pun­tos de en­cuen­tro fa­mi­liar en si­tua­cio­nes de vio­len­cia ma­chis-

ta ade­más de in­ci­dir en la edu­ca­ción de los pe­que­ños. Los con­se­je­ros y la mi­nis­tra ha­bla­ron de la obli­ga­to­rie­dad de que se dé una asig­na­tu­ra so­bre el te­ma en los co­le­gios y de con­ti­nuar con las char­las en­tre los jó­ve­nes. Mon­tse­rrat ase­gu­ró que se ha de­tec­ta­do, tras im­par­tir más de 3.000 char­las, una re­la­ja­ción de qué es la vio­len­cia ma­chis­ta en­tre los jó­ve­nes.

J. C. HI­DAL­GO EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.