La Ca­sa Blan­ca afir­ma que los sis­te­mas de la CIA es­tán ob­so­le­tos

Un ex­je­fe del es­pio­na­je acu­sa a Trump de in­ten­tar po­li­ti­zar y co­rrom­per a las agen­cias por sus co­ne­xio­nes con Ru­sia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - ADRIA­NA REY

La Ca­sa Blan­ca apro­ve­chó ayer la cri­sis abier­ta en la CIA tras la úl­ti­ma fil­tra­ción de Wi­kileaks pa­ra vol­ver a car­gar con­tra la in­te­li­gen­cia de EE.UU. y ase­gu­rar que sus sis­te­mas es­tán «ob­so­le­tos y de­ben ser ac­tua­li­za­dos». El men­sa­je, en bo­ca de su por­ta­voz Sean Spi­cer, lla­mó la aten­ción de mu­chos al es­tar ali­nea­do con el que ho­ras an­tes pro­nun­cia­ba Ju­lian As­san­ge, el hombre que or­de­nó la pu­bli­ca­ción de ca­si 9.000 ar­chi­vos de la agen­cia.

As­san­ge se bur­ló de los agen­tes ase­gu­ran­do que ha­bían per­di­do el con­trol de to­do su ar­se­nal ci­ber­né­ti­co, que po­dría es­tar ya en el mer­ca­do ne­gro a dis­po­si­ción de hac­kers enemi­gos. «Us­ted no es nin­gún ejem­plo de ver­dad e in­te­gri­dad», le res­pon­dió la CIA, sin que­rer con­fir­mar la au­ten­ti­ci­dad de los do­cu­men­tos que des­ve­lan có­mo es­pia­ron a mi­les de per­so­nas a tra­vés de te­lé­fo­nos, te­le­vi­sio­nes y or­de­na­do­res. La com­ple­ja re­la­ción que Do­nald Trump man­tie­ne con la in­te­li­gen­cia de su país fue ayer afea­da por el ex­di­rec­tor de la NSA y la CIA Mi­chael Hay­den, que acu­só al pre­si­den­te de EE.UU. de in­ten­tar po­li­ti­zar y co­rrom­per a las agen­cias, tras las in­ves­ti­ga­cio­nes abier­tas so­bre los víncu­los en­tre Ru­sia y la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción. Es­tas pes­qui­sas han su­ma­do en los últimos días más de­nun­cias que el Ca­pi­to­lio ya in­ves­ti­ga: «Trump desafió al Con­gre­so a ha­cer al­go. Acep­to el desafío», anun­ció el re­pu­bli­cano Lind­sey Graham tras las acu­sa­cio­nes del neo­yor­quino so­bre un su­pues­to es­pio­na­je or­de­na­do por Oba­ma con­tra su cuar­tel de la Quin­ta Ave­ni­da de Man­hat­tan y del que to­da­vía no hay evi­den­cia al­gu­na.

Mien­tras per­sis­ten los re­ce­los, Trump ofre­ció el car­go de em­ba­ja­dor en Ru­sia al ex­go­ber­na­dor mor­món de Utah, Jon Hun­ts­man, an­ti­guo crí­ti­co del pre­si­den­te du­ran­te la cam­pa­ña.

Ce­na con Cruz y Ru­bio

Otro de los fue­gos que el man­da­ta­rio tra­ta de apa­gar es el re­fe­ren­te al mo­tín in­terno por la con­tra­rre­for­ma pa­ra des­man­te­lar el Oba­ma­ca­re. Trump tra­ta aho­ra de re­co­pi­lar vo­tos en­tre los más con­ser­va­do­res y con­tra­rios a su pro­pues­ta, e in­vi­tó a ce­nar a la Ca­sa Blan­ca a an­ti­guos ri­va­les co­mo Ted Cruz o Mar­co Ru­bio.

Tras ca­si 18 ho­ras de de­ba­te en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, ayer tu­vo lu­gar la pri­me­ra vic­to­ria re­pu­bli­ca­na, al apro­bar una me­di­da que de­ro­ga las san­cio­nes fis­ca­les con­tem­pla­das por Oba­ma pa­ra quie­nes no com­pren un se­gu­ro de sa­lud. Un ma­ni­fes­tan­te apo­ya el de­cre­to an­ti­in­mi­gran­tes.

CAR­LO ALLE­GRI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.