Gua­te­ma­la llo­ra por las 33 ni­ñas muer­tas en una ca­sa de aco­gi­da

El in­cen­dio que que­mó a las me­no­res fue pro­vo­ca­do por las pro­pias in­ter­nas pa­ra de­nun­ciar pa­li­zas y agre­sio­nes se­xua­les

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - HÉCTOR ES­TE­PA

Tra­ge­dia e in­dig­na­ción en Gua­te­ma­la. Al me­nos 33 ni­ñas y ado­les­cen­tes han per­di­do la vida en el in­cen­dio de un re­fu­gio pa­ra me­no­res. Mu­chas som­bras ro­dean una tra­ge­dia que ha pues­to en el cen­tro de la po­lé­mi­ca a bue­na par­te de la je­rar­quía gua­te­mal­te­ca por su de­ja­dez.

De las po­cas cer­te­zas del ca­so es que el fue­go co­men­zó, se­gún la pren­sa lo­cal, por la que­ma de col­cho­nes por par­te de un gru­po de in­ter­nas. Era la ree­di­ción de un mo­tín ini­cia­do el día an­te­rior, cuan­do 60 me­no­res de­ci­die­ron sal­tar la valla del cen­tro y es­ca­par, de­nun­cian­do ma­las con­di­cio­nes y mal­tra­to sis­te­má­ti­co.

El ca­so ha sa­cu­di­do a la sociedad gua­te­mal­te­ca. El Ho­gar Se­gu­ro Vir­gen de la Asun­ción, en las afue­ras de la ca­pi­tal y de­pen­dien­te de la Se­cre­ta­ría de Bie­nes­tar So­cial, es ofi­cial­men­te un re­fu­gio pa­ra ni­ños y ado­les­cen­tes víc­ti­mas de mal­tra­to, aban­dono, abu­sos se­xua­les, dis­ca­pa­ci­dad fí­si­ca o men­tal y adic­tos a las dro­gas.

Su ra­zón de ser era ayu­dar a los jó­ve­nes pe­ro, se­gún las de­cla­ra­cio­nes de va­rios in­ter­nos fu­ga­dos y de los fa­mi­lia­res de al­gu­nas de las ni­ñas, la reali­dad era bas­tan­te dis­tin­ta. De­nun­cian pa­li­zas, ve­ja­cio­nes, ven­ta de dro­gas, agre­sio­nes se­xua­les por par­te de los mo­ni­to­res y ha­ci­na­mien­to.

Fu­gas

Allí residían en­tre 540 y 600 per­so­nas pe­se a que la ca­pa­ci­dad del lu­gar no su­pera las 400. Se com­par­tía­rían has­ta los ce­pi­llos de dien­tes y los fa­mi­lia­res te­nían res­trin­gi­das las vi­si­tas.

Has­ta 300 me­no­res se han es­ca­pa­do del al­ber­gue en los últimos años. La Pro­cu­ra­du­ría de los De­re­chos Hu­ma­nos (PDH) ha­bía lle­ga­do a in­ter­po­ner una de­nun­cia por las des­apa­ri­cio­nes de me­no­res en el Vir­gen de la Asun­ción. No des­car­ta que las fu­gas pu­die­ran es­tar re­la­cio­na­das con la tra­ta de per­so­nas pa­ra ex­plo­ta­ción se­xual. El cen­tro ha­bía re­ci­bi­do más de una de­ce­na de de­nun­cias con an­te­rio­ri­dad. «Va­mos a pe­dir que se cie­rre de in­me­dia­to el cen­tro y de­du­cir res­pon­sa­bi­li­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas y pe­na­les con­tra los res­pon­sa­bles del lu­gar, por­que han in­cum­pli­do su man­da­to», di­jo la pro­cu­ra­do­ra de De­re­chos Hu­ma­nos de la Ni­ñez, Hil­da Mo­ra­les.

El di­rec­tor del al­ber­gue, San­tos To­rres, fue des­ti­tui­do a úl­ti­ma ho­ra del miér­co­les. Es el se­gun­do ce­se en ape­nas cua­tro me­ses. Su pre­de­ce­sor en el car­go, Mi­guel Án­gel He­rre­ra, fue obli­ga­do a de­jar el car­go en no­viem­bre por los nu­me­ro­sos in­ten­tos de fu­gas de los me­no­res.

De­ce­nas de fa­mi­lia­res de las in­ter­nas se agol­pa­ban ayer a las puer­tas del cen­tro pa­ra re­cla­mar in­for­ma­ción so­bre las me­no­res. Al­gu­nas han si­do tras­la­da­das ya a otros re­fu­gios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.