Una cua­dri­lla de bu­rros «an­ti­in­cen­dios» do­ta­dos con GPS

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad -

La ma­na­da de bu­rros que la Aso­cia­ción An­drea ha ido crean­do en su se­de de Alla­riz, con ani­ma­les mal­tra­ta­dos, aban­do­na­dos o que fue­ron ce­di­dos por sus due­ños cuan­do ya de­ja­ron de ne­ce­si­tar­los, ha in­cor­po­ra­do una nue­va ta­rea a su agen­da: ejer­cer de agen­tes an­ti­in­cen­dios en la zo­na de mayor pro­tec­ción den­tro de la re­ser­va de la bios­fe­ra in­te­gra­da en es­te mu­ni­ci­pio ou­ren­sano. Lo ha­cen por­que la aso­cia­ción y el Con­ce­llo de Alla­riz han de­ci­di­do in­cor­po­rar un mé­to­do tec­no­ló­gi­co no­ve­do­so a una idea ya co­no­ci­da por su uti­li­dad pa­ra man­te­ner el mon­te li­bre de ma­le­za: el pas­to­reo ex­ten­si­vo. En es­ta zo­na de la re­ser­va ala­ri­ca­na ya exis­ten otros tra­ba­ja­do­res fo­res­ta­les de cua­tro pa­tas, des­de re­ba­ños de ca­bras a va­cas de una coope­ra­ti­va eco­ló­gi­ca. Pe­ro la ma­na­da de bu­rros vie­ne a ser el equipo su­per­es­pe­cia­li­za­do. Lle­ga­rán adon­de no lo ha­cen los de­más y lo ha­rán per­ma­nen­te­men­te lo­ca­li­za­dos gra­cias a la in­cor­po­ra­ción de un sis­te­ma GPS en co­lla­res. Su zo­na de tra­ba­jo abar­ca una su­per­fi­cie que ron­da el mi­llar de hec­tá­reas de bos­que au­tóc­tono y ma­to­rra­les. «O bu­rro pre­ci­sa moi­ta can­ti­da­de de lig­ni­na e ce­lu­lo­sa pa­ra po­der fa­cer ben a súa di­xes­tión, por iso son máis ar­bus­tí­vo­ros que her­bí­vo­ros; e por ri­ba é un ani­mal que non mo­di­fi­ca o en­torno. Se ato­pa un mu­ro non o ti­ra, se­nón que o ro­dea», acla­ra el pre­si­den­te de la aso­cia­ción An­drea, David Le­ma, pa­ra jus­ti­fi­car que sean los ele­gi­dos pa­ra el pro­yec­to.

El sis­te­ma GPS, en­la­za­do con los mó­vi­les de los res­pon­sa­bles de la aso­cia­ción, les per­mi­te acu­dir con ra­pi­dez si se acer­can a los lí­mi­tes fi­ja­dos. «Ago­ra po-

de­mos ter ani­mais pas­to­rean­do esas zo­nas ás que an­tes non se po­día che­gar, e sen pe­ri­go de que se es­ca­pen e aca­ben su­po­ñen­do un ris­co si che­gan a un­ha es­tra­da ou mo­les­ten os ve­ci­ños de ou­tros po­bos si se me­ten nas hor­tas», ex­pli­ca Ber­nar­do Va­re­la, con­ce­jal de Me­dio Am­bien­te y ge­ren­te de la Re­ser­va da Bios­fe­ra de Alla­riz. Dos hem­bras, Blan­ca y Esperanza son las por­ta­do­ras del co­llar con el geo­lo­ca­li­za­dor. Di­cen en la aso­cia­ción An­drea que no ne­ce­si­tan más: «Os bu­rros son moi in­te­li­xen­tes, por iso as lí­de­res das ma­na­das soen ser as fe­mias de maior ex­pe­rien­cia e on­de van elas, vai o res­to; por iso so­lo pre­ci­sa­mos de co­lo­car os xeo­lo­ca­li­za­do­res a elas dúas». Es­ta nue­va ta­rea no im­pe­di­rá que los bu­rros de la aso­cia­ción An­drea si­gan ayu­dan­do en pro­gra­mas te­ra­péu­ti­cos a ni­ños con sín­dro­me de Down y au­tis­mo a adul­tos con alz­héi­mer y otras dis­ca­pa­ci­da­des.

SAN­TI M. AMIL

Los bu­rros con­tro­la­rán una zo­na de un mi­llar de hec­tá­reas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.