El ga­llo, ese vie­jo gran des­co­no­ci­do

Ar­ma­do­res de Vi­go im­pul­san un es­tu­dio pa­ra co­no­cer la edad de ma­du­ra­ción de una de sus es­pe­cies prin­ci­pa­les

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Marítima - E. ABUÍN

Si la mer­lu­za rei­na en las lon­jas del nor­te de Ga­li­cia —Ce­lei­ro, Burela y A Co­ru­ña—, el ga­llo tie­ne el ce­tro en las del sur. Por eso en di­ciem­bre pa­sa­do, mien­tras en A Ma­ri­ña aplau­dían el re­sul­ta­do del Con­se­jo de Mi­nis­tros de Pes­ca, en Vi­go y Marín se echaron a tem­blar por­que la Ad­mi­nis­tra­ción es­pa­ño­la re­gre­sa­ba de Bruselas con un re­cor­te del cu­po de ra­pan­te del 15 % en aguas del Can­tá­bri­co y del 25 % en Gran Sol. Un ta­ja­zo exa­ge­ra­do, a jui­cio de los ar­ma­do­res. Y no so­lo por las im­pli­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas que esa re­ba­ja tie­ne so­bre las em­pre­sas, sino por­que con­si­de­ran no tie­ne ex­pli­ca­ción en el plano bio­ló­gi­co, por lo que ob­ser­van en el ca­la­de­ro.

Cier­to que esa de­ci­sión se ha adop­ta­do aten­dien­do a las re­co­men­da­cio­nes de los científicos. Pe­ro re­sul­ta que esas eva­lua­cio­nes y es­ti­ma­cio­nes se rea­li­zan con da­tos de co­no­ci­mien­to de la es­pe­cie por los que han pa­sa­do ca­si vein­te años. Y si ha­ce ape­nas un lus­tro se des­cu­brió que la mer­lu­za cre­cía el do­ble de rá­pi­do de lo que su­po­nían los bió­lo­gos, no es des­ca­be­lla­do pen­sar que pue­da ocu­rrir lo mis­mo en el ca­so del ga­llo, que a la ciencia se es­ca­pe al­gún ras­go que con­si­ga ex­pli­car ese pro­fun­do des­fa­se que hay en­tre lo que los científicos ven y lo que los ar­ma­do­res de­tec­tan.

Así que des­de la Coope­ra­ti­va de Ar­ma­do­res de Vi­go (Arvi) han de­ci­di­do pa­sar a la ac­ción y lan­zar­se a co­no­cer me­jor al ga­llo, que allí lla­man ra­pan­te y que en A Co­ru­ña pa­sa a ser mei­ga. A tra­vés de la Or­ga­ni­za­ción de Pro­duc­to­res de Pes­ca Fres­ca del Puer­to de Vi­go (OPPF-4), y en el mar­co de su ini­cia­ti­va pa­ra la re­duc­ción de los des­car­tes, Arvi abor­da­rá un es­tu­dio so­bre el po­ten­cial re­pro­duc­ti­vo del ga­llo en Gran Sol y li­to­ral. Se en­car­ga­rán de las dos es­pe­cies que hay en uno y otro ca­la­de­ro: el Le­pi­dor­hom­bus wif­fia­go­nis y el Le­pi­dor­hom­bus bos­cii. Pa­ra ello, co­la­bo­ra­rán con el Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Ocea­no­gra­fía de Vi­go.

Em­bar­que

No es­pe­ra­rán mu­cho pa­ra em­pe­zar. Hoy mis­mo zar­pa­rá el bu­que Ske­lling Light II, que la em­pre­sa Ei­re Pes­ca ce­de al­truis­ta­men­te, pa­ra re­co­ger mues­tras de las oji­vas (cur­vas) de ma­du­ra­ción del ra­pan­te. Y es que la bio­ma­sa de re­pro­duc­to­res de la es­pe­cie se es­ti­ma te­nien­do en cuen­ta el por­cen­ta­je de in­di­vi­duos ma­du­ros por edad o ta­lla. Y la oji­va uti­li­za­da pa­ra eva­luar el ra­pan­te fue es­ti­ma­da en 1998, a par­tir de los da­tos re­co­pi­la­dos du­ran­te el pro­yec­to BIOSDEF. Des­de en­ton­ces, no ha si­do ac­tua­li­za­da. Eso, en lo que res­pec­ta al Le­pi­dor­hom­bus wif­fia­go­nis. En el ca­so del L. bos­cii aún se sa­be me­nos.

Cam­bios

Los ar­ma­do­res ex­pli­can que la ma­du­ra­ción, jun­to con el cre­ci­mien­to, es uno de los ras­gos más va­ria­bles en la vida de los pe­ces ex­plo­ta­dos co­mer­cial­men­te, por lo que la oji­va de ma­du­ra­ción pue­de va­riar con el tiem­po, y con ella, la can­ti­dad de in­di­vi­duos re­pro­duc­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.