En­tre el cie­lo y el pur­ga­to­rio

El cam­bio de di­bu­jo de Be­riz­zo sur­tió efec­to y el Cel­ta bri­lló en el pri­mer tiem­po pa­ra lue­go pe­car de inocen­te

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - LO­RE­NA GAR­CÍA CAL­VO VI­GO / LA VOZ

Un cuar­to de ho­ra de zo­zo­bra, de que­rer abar­car más de lo in­di­ca­do, de fal­ta de ofi­cio, a pun­to es­tu­vo de arrui­nar una pri­me­ra mi­tad bri­llan­te del Cel­ta, que pu­so to­do su fút­bol y sus ga­nas al ser­vi­cio de la pe­lo­ta pa­ra man­te­ner en­cen­di­da la lla­ma de los cuar­tos de fi­nal. Por­que los hom­bres de Be­riz­zo fue­ron ca­pa­ces de plas­mar so­bre el cés­ped lo me­jor de su jue­go en el pri­mer ac­to pa­ra ad­mi­tir a con­ti­nua­ción cier­ta inocen­cia. Por suer­te, Beau­vue apa­re­ció pa­ra res­ca­tar la vic­to­ria.

EL PLAN­TEA­MIEN­TO Un gi­ro al es­que­ma

An­te el Kra­son­dar el Cel­ta aban­do­nó su 4-3-3 ha­bi­tual y mu­tó a un 1-4-2-3-1 que arran­ca­ba con Ser­gio en por­te­ría, Jonny y Hu­go Ma­llo en las ban­das, Ca­bral y Fon­tás —que apor­ta­ba sa­li­da de ba­lón— en el cen­tro de la defensa y que te­nía a sus me­dio­cen­tros en el Che­lo Díaz y Ra­do­ja. Una lí­nea de tres me­dia­pun­tas in­te­gra­da por Pio­ne Sis­to, Ia­go As­pas —co­mo en­gan­che— y Daniel Wass se en­car­gó de des­qui­ciar al Kra­son­dar du­ran­te el pri­mer tiem­po, de­jan­do a John Gui­det­ti co­mo aban­de­ra­do del ata­que ce­les­te. Una pro­pues­ta efec­ti­va que bri­lló en un pri­mer tiem­po car­ga­do de ga­so­li­na.

LA CLA­VE Abrien­do las alas

Pa­ra bur­lar al Krasnodar Be­riz­zo se de­can­tó por an­chear al má­xi­mo el cam­po y por apos­tar a la mo­vi­li­dad de sus ata­can­tes. Que­ría un Cel­ta pun­zan­te y ve­loz por las ban­das que bus­ca­se cen­tros de ca­li­dad, y eso fue lo que ob­tu­vo. El equipo in­cor­dió a los ru­sos apro­ve­chan­do pri­me­ro la cla­ri­vi­den­cia de Sis­to por la iz­quier­da y en los últimos mi­nu­tos el em­pe­ño de Ma­llo. El da­nés tu­vo una no­che bri­llan­te en­tran­do co­mo un es­ti­le­te pa­ra ha­bi­li­tar a sus com­pa­ñe­ros, y el de Marín fue quien cen­tró el ba­lón pa­ra Beau­vue. So­lo fal­tó más éxi­to en el re­ma­te.

BUE­NA CO­LO­CA­CIÓN Po­se­sión y pre­ci­sión

El Cel­ta afron­tó el par­ti­do con las ideas cla­ras. Que­ría te­ner el ba­lón pa­ra bus­car la por­te­ría ru­sa y pa­ra ello no po­día per­mi­tir­se erro­res. Los fa­llos en el pa­se se vie­ron re­du­ci­dos a la mí­ni­ma ex­pre­sión (81 % de acier­to) gra­cias a la bue­na co­lo­ca­ción del equi- po, a los in­nu­me­ra­bles ba­lo­nes que re­co­gió Ra­do­ja y a la so­li­da­ri­dad. Por­que en ata­que el Cel­ta era co­mo un en­jam­bre de abe­jas zig­za­guean­do por to­das par­tes y a la ho­ra de re­cu­pe­rar, el sa­cri­fi­cio tam­bién era co­ral. Las ayu­das de­fen­si­vas se eje­cu­ta­ron con sol­ven­cia y el Cel­ta fue una má­qui­na bien en­gra­sa­da. Sal­vo en el cuar­to de ho­ra fa­tí­di­co.

EL PRO­BLE­MA Un co­rre­ca­lles pe­li­gro­so

El buen tra­ba­jo en el pri­mer tiem­po se arries­gó tras el gol de Wass. Al Cel­ta le fal­tó ofi­cio pa­ra es­con­der el ba­lón y tem­plar el par­ti­do, y el Kra­son­dar lo apro­ve­chó. Po­si­ble­men­te tu­vo mu­cho que ver que la velocidad que im­pri­mió el Cel­ta la pe­lo­ta en el pri­mer ac­to se ra­len­ti­zó en el se­gun­do por el can­san­cio y por la ne­ce­si­dad del ri­val de ser más pro­ta­go­nis­ta. Pe­ca­ron los hom­bres del To­to, pe­ro na­die di­jo que Eu­ro­pa fue­se un pa­seo.

XOÁN CARLOS GIL

Pion­se Sis­to fue el ju­ga­dor más pe­li­gro­so del Cel­ta en la pri­me­ra mi­tad del en­cuen­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.