El an­tí­do­to co­ru­ñés pa­ra el Ba­rça

Ber­gan­ti­ños vol­ve­rá al on­ce an­te el equipo fren­te al que mar­có su pri­mer gol

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - ALE­XAN­DRE CEN­TENO

Dos­cien­tos cin­cuen­ta y nue­ve par­ti­dos co­mo pro­fe­sio­nal. Cien­to on­ce de ellos en Pri­me­ra Di­vi­sión en los que se ha en­fren­ta­do a de­ce­nas de ri­va­les. Pe­ro si hay un con­trin­can­te que se le da bien a Alex Ber­gan­ti­ños, ese es el Bar­ce­lo­na. El de la Sa­gra­da Fa­mi­lia es­tá acos­tum­bra­do a ha­cer gran­des par­ti­dos con­tra la es­cua­dra azul­gra­na. Se es­tre­nó co­mo go­lea­dor en Pri­me­ra fren­te al Ba­rça, vi­vió en el cam­po la mi­la­gro­sa sal­va­ción de ha­ce dos tem­po­ra­das en el Camp Nou y pu­so de mo­da el or­gu­llo co­ru­ño en el pa­sa­do ejer­ci­cio tam­bién en el cam­po ca­ta­lán. Es, sin du­da, el me­jor an­tí­do­to que ma­ne­ja Pe­pe Mel pa­ra fre­nar al equipo de Luis En­ri­que.

La ba­jas de Pe­dro Mos­que­ra por san­ción y de Guil­her­me por le­sión pro­vo­ca­rán que Ber­gan­ti­ños vuel­va a col­gar­se el bra­za­le­te de ca­pi­tán el pró­xi­mo domingo (16.15 ho­ras, beIN La Li­ga) fren­te a las hues­tes azul­gra­nas. Se­rá el mo­men­to en el que a Álex le ven­drán a la ca­be­za sus go­les fren­te al Ba­rça. Sus ac­cio­nes de­fen­si­vas. Sus gran­des ac­tua­cio­nes que han per­mi­ti­do al De­por­ti­vo su­mar dos em­pa­tes en el Camp Nou y a pun­to es­tu­vie­ron de dar­le al­gún pun­to en Ria­zor.

La ca­mi­se­ta de Cesc Fá­bre­gas

Dos go­les que el de la Sa­gra­da no ol­vi­da, que guar­da en su me­mo­ria, pe­ro que tam­bién con­ser­va con pe­que­ños re­cuer­dos ma­te­ria­les, co­mo la ca­mi­se­ta de Fá­bre­gas en el que su­pu­so su pri­mer gol en la má­xi­ma ca­te­go­ría.

«Aquel es un par­ti­do que po­ca gen­te pue­de ol­vi­dar, a pe­sar de la de­rro­ta. Al cuar­to de ho­ra ya íba­mos per­dien­do 0-3 y pa­re­cía que cae­ría go­lea­da. Sin em­bar­go, nos acer­ca­mos con un gol de pe­nal­ti y lue­go lle­gó el mío. Era el pri­me­ro y, ló­gi­ca­men­te, me hi­zo mu­cha ilu­sión. Re­cuer­do que fue a la sa­li­da de un cór­ner, que me lle­gó un ba­lón re­cha­za­do a la Ber­gan­ti­ños guar­da co­mo re­cuer­do de su pri­mer gol la ca­mi­se­ta con la que Cesc ju­gó aquel par­ti­do.

fron­tal del área, lo gol­peé, se pa­só en­tre va­rias pier­nas y se le co­ló a Val­dés por de­ba­jo del bra­zo. Fue un subidón, por­que lue­go in­clu­so tu­vi­mos nues­tras op­cio­nes de em­pa­tar», ha co­men­ta­do en más de una oca­sión el fut­bo­lis­ta de la can­te­ra blan­quia­zul en re­fe­ren­cia a aquel due­lo de la tem­po­ra­da 2012-2013 con Jo­sé Luis Ol­tra en el ban­qui­llo co­ru­ñés.

No ima­gi­na­ba aquel día Álex Ber­gan­ti­ños que su idi­lio con el Bar­ce­lo­na se iba a pro­lon­gar tem­po­ra­das des­pués. El cen­tro­cam­pis­ta blan­quia­zul se con­vir­tió en uno de los hé­roes del Camp Nou el 23 de ma­yo del 2015, cuan­do el Dé­por lo­gró igua­lar un par­ti­do que per­día por 2-0, lo que le per­mi­tió man­te­ner de for­ma mi­la­gro­sa la ca­te­go­ría en Pri­me­ra Di­vi­sión.

Otra in­yec­ción de adre­na­li­na pa­ra el can­te­rano.

Pe­ro lo me­jor es­ta­ba to­da­vía por lle­gar. Álex, aquel ni­ño que no le­van­ta­ba un pal­mo del sue­lo cuan­do ju­ga­ba or­gu­llo­so en Vi­la­san­tar con su ca­mi­se­ta de Fei­ra­co, se iba a con­sa­grar en el tem­plo bar­ce­lo­nés el 12 de di­ciem­bre del 2015. Un tan­to su­yo em­pa­ta­ría un par­ti­do que, otra vez, el Bar­ce­lo­na te­nía ga­na­do por 2-0 mi­nu­tos an­tes.

«Ese se­gun­do gol es aún más especial por el mo­men­to que fue y por to­do lo que su­po­nía. El equipo es­ta­ba muy bien en la Li­ga y el he­cho de igua­lar un par­ti­do en el Camp Nou...», re­fle­xio­na el de la Sa­gra­da, que lo re­cuer­da: «Fue un con­tra­gol­pe muy bien lle­va­do por Lu­cas, el ba­lón lle­ga a mí y sa­bía que le te­nía que

pe­gar de pri­me­ras. Y, bueno, me sa­lió un gol­peo in­creí­ble, que sir­vió pa­ra em­pa­tar. Fue pre­cio­so».

«Or­gu­llo co­ru­ño»

De aquel día, Ber­gan­ti­ños guar­da su ca­mi­se­ta y, por su­pues­to, las que el club ha­bía con­fec­cio­na­do se­ma­nas des­pués con su ima­gen y la de Lu­cas Pérez de es­pal­das aga­rra­dos con el le­ma Or­gu­llo co­ru­ño. «Pre­ci­sa­men­te, por es­te mo­ti­vo de que los go­les fue­ran de dos co­ru­ñe­ses de ba­rrio, creo que a la gen­te aún le su­po me­jor aquel par­ti­do».

Ca­si un año y me­dio des­pués, y tras ha­ber si­do con­de­na­do al os­tra­cis­mo por Ga­ri­tano, el 4 del Dé­por vol­ve­rá a ser ti­tu­lar fren­te a su ri­val pre­fe­ri­do. Pe­pe Mel ya tie­ne su ar­ma an­tiBa­rça.

CÉ­SAR QUIAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.