Ga­lli­nas que po­nen huevos en­tre al­go­do­nes

Es­te ve­cino de Mea­ño di­ce que quien prue­ba la car­ne y los pro­duc­tos de las pi­tas de Mos se enamo­ra de ellos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - M. AL­FON­SO

Va­len­tín es «al­ba­ñil de na­ce­men­to, pe­ro con in­quie­tu­des na agri­cul­tu­ra», ex­pli­ca él mis­mo. Y fue­ron esas in­quie­tu­des las que hi­cie­ron que se cru­za­ran en su ca­mino las ga­lli­nas de Mos. Por­que en su ca­sa siem­pre se tra­ba­ja­ron las fin­cas y se cria­ron ani­ma­les. Pe­ro un día con­si­guió pro­bar la Ra­za Mos. «E na­mo­rei­me de­la. É al­go ex­qui­si­to e mi­ra que na ca­sa sem­pre cria­mos ga­los de for­ma na­tu­ral, pe­ro non ten na­da que ver», sos­tie­ne. Así que aho­ra su vi­vien­da se en­cuen­tra ro­dea­da de ga­lli­ne­ros en los que cría es­ta ra­za au­tóc­to­na ga­lle­ga, que a pun­to es­tu­vo de des­apa­re­cer. Son ani­ma­les que cre­cen en­tre al­go­do­nes, con to­dos los mi­mos po­si­bles y de la for­ma más na­tu­ral. Y que po­nen huevos en­tre esos mis­mos al­go­do­nes. Es­tos pro­duc­tos han co­men­za­do aho­ra a lle­gar a los mer­ca­dos de Arou­sa. Y cuentan los que los prue­ban, que re­pi­ten.

La ga­lli­na de Mos es una de las ra­zas más an­ti­guas de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca y es au­tóc­to­na de Ga­li­cia. En las úl­ti­mas dé­ca­das es­tu­vo al bor­de de la des­apa­ri­ción, pe­ro aho­ra ca­da vez son más los cria­do­res que, co­mo Va­len­tín, han apos­ta­do por ella y se de­di­can a su re­cu­pe­ra­ción. Lo ha­cen con to­do el ri­gor que ello exi­ge, «le­van car­né de iden­ti­da­de e do­cu­men­ta­ción pa­ra evi­tar o frau­de», ex­pli­ca. Ca­da año ha­ce una ri­gu­ro­sa se­lec­ción de las que se­rán sus pró­xi­mas re­pro­duc­to­ras, eli­gien­do a las que tie­nen la cres­ta más per­fec­ta o las plu­mas que más se pa­re­cen a unos pa­tro­nes es­ta­ble­ci­dos.

Es­tos ani­ma­les re­ci­ben to­dos los cui­da­dos po­si­bles. Se ali­men­tan so­lo «de mi­llo, tri­go, e ver­du­ra. Criá­mo­las co­ma as de ca­sa, con ce­bo­la, allo e vi­na­gre de ma­zá pa­ra des­pa­ra­si­ta­las», re­la- Va­len­tín cría ac­tual­men­te al­re­de­dor de 80 ga­lli­nas de Mos en un es­pa­cio que su­pera los dos mil me­tros cua­dra­dos. ta. Des­de el pri­mer día pi­san sue­lo y es­tán al ai­re li­bre unas seis o sie­te ho­ras dia­rias. «Elas tra­ba­llan co día, así que se ás sete da ma­ñá non abres, hai ba­ru­llo», ex­pli­ca. To­dos es­tos mi­mos tie­nen su re­com­pen­sa. «O ga­lo ten un­ha tex­tu­ra de car­ne im­pre­sio­nan­te, é un­ha car­ne ma­ra­bi­llo­sa», afir­ma. Tam­bién es­tá la pu­lar­da, que es una ga­lli­na de cin­co me­ses cria­da a ce­rea­les. «É un­ha car­ne máis fi­na, máis sua­ve», sos­tie­ne. Ca­si co­mo la del po­llo, «que ta­mén sa­be moi ben»,

El pro­ble­ma de criar ga­lli­nas es que, de re­pen­te, Va­len­tín se en­con­tra­ba con un sin­fín de huevos. Em­pe­za­ron por con­su­mir­los en ca­sa y des­cu­brie­ron que, tam­bién aquí, ha­bía di­fe­ren­cias. «É un ovo que ten me­nos hu­mi­da­de, que sal­pi­ca me­nos na ti­xo­la», di­ce. La ye­ma es más com­pac­ta, re­sul­ta in­clu­so cre­mo­sa. Así que de­ci­dió lan­zar­se a la con­quis­ta de los mer­ca­dos. No fue ta­rea sen­ci­lla, «fan­te pa­sar máis de 3.000 con­trois», afir­ma. Cer­ti­fi­ca­dos, con­tro­les de en­va­sa­do...

«é moi fá­cil ren­dir­se», sos­tie­ne. Él cuen­ta con el res­pal­do de la aso­cia­ción Avi­mós, que le ayu­da con to­da la tra­mi­ta­ción. El re­sul­ta­do es un pro­duc­to, la do­ce­na de huevos, que ofre­ce «to­das as ga­ran­tías que nin­guén ofre­ce», en re­fe­ren­cia a los huevos de ca­sa que se ven­den en las pla­zas de la co­mar­ca y que na­die con­tro­la.

Su ta­rea co­mien­za con una pri­me­ra se­lec­ción en los ga­lli­ne­ros, «e os su­cios xa non ser­ven». Des­pués, en la zo­na de en­va­sa­do, se mi­ran uno a uno con un ovos­co­pio que ayu­da a de­ter­mi­nar si tie­ne de­ma­sia­dos días y se pe­san «por­que a me­dia du­cia non po­de pa­sar de 318 gra­mos». Que­da aún pen­dien­te de­fi­nir la fe­cha de con­su­mo pre­fe­ren­te y se­llar­los, uno a uno, con tin­ta ali­men­ta­ria. To­do el tra­ba­jo lle­va apa­re­ja­do,

ade­más, un sin­fín de do­cu­men­ta­ción. Cuan­do los pa­que­tes es­tán lis­tos, so­lo que­da po­ner­les el pre­cin­to de ga­ran­tía.

Por aho­ra, es­te pro­duc­to so­lo se pue­de en­con­trar en al­gu­nas pe­que­ñas tien­das, co­mo el Lar de Car­me en Cam­ba­dos, pe­ro su in­ten­ción es la de dar el sal­to a los res­tau­ran­tes. «Ca­da ga­li­ña po­de dar uns 800 ovos ao ano», sos­tie­ne, aun­que re­co­no­ce que el pro­ce­so de en­va­sa­do es muy la­bo­rio­so. Por eso va po­co a po­co. Ac­tual­men­te cría unas ochen­ta pi­tas. Tam­bién es­tá ya lis­to pa­ra co­men­zar a co­mer­cia­li­zar la car­ne. «O cam­po non ten ho­ras, pe­ro on­de hai ani­mais vi­vos me­nos aín­da. E eu son moi es­tri­to», ex­pli­ca. To­do es­te es­fuer­zo se no­ta. En esos huevos cu­ya ye­ma es ca­si na­ran­ja. Prué­ben­los.

MÓ­NI­CA IRA­GO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.