Los equi­pos psi­co­so­cia­les tar­dan un año en va­lo­rar a víc­ti­mas de mal­tra­to

Cua­tro pe­ri­tos de­ben aten­der los juz­ga­dos de fa­mi­lia y de vio­len­cia con­tra la mu­jer

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - AL­BER­TO MAHÍA

El equi­po psi­co­so­cial del Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Le­gal de Ga­li­cia (Imel­ga) que pres­ta sus ser­vi­cios en el par­ti­do ju­di­cial de Vi­go cuen­ta con cua­tro pro­fe­sio­na­les. Dos son psi­có­lo­gos, y los otros dos, tra­ba­ja­do­res so­cia­les. Atien­den los juz­ga­dos de fa­mi­lia, al de vio­len­cia con­tra la mu­jer y al de me­no­res. To­do ca­so de mal­tra­to, se­pa­ra­ción, abu­sos, di­vor­cio, cus­to­dia o me­di­das de ale­ja­mien­to que ocu­rre des­de Vi­go a Baio­na, Ni­grán o Gon­do­mar lo han de asu­mir ellos. Y no pue­den. «No po­de­mos», re­la­ta uno de los miem­bros de ese equi­po. Has­ta tal pun­to es su car­ga de tra­ba­jo, que pue­den lle­gar a tar­dar un año en va­lo­rar a una víctima. Con to­do lo que eso con­lle­va. «Ima­gí­na­te lo que su­po­ne pa­ra una mu­jer que ha su­fri­do una agre­sión o pa­ra un ni­ño que ha­ya pa­sa­do por unos abu­sos te­ner que vol­ver a re­vi­vir el ca­so seis me­ses des­pués. Así es im­po­si­ble que lo su­peren. Hay que aten­der­los con ur­gen­cia pa­ra que su­peren el trau­ma, y eso no se es­tá ha­cien­do», cuen­ta uno de los pro­fe­sio­na­les.

En los juz­ga­dos co­ru­ñe­ses pa­sa exac­ta­men­te lo mis­mo. Tam­bién son dos los psi­có­lo­gos, y otros dos, los tra­ba­ja­do­res so­cia­les. Y son tantos los ca­sos que lle­gan a los juz­ga­dos de fa­mi­lia o de vio­len­cia con­tra la mu­jer to­dos los días, que su asis­ten­cia se re­tra­sa du­ran­te me­ses.

La ley in­te­gral de vio­len­cia de gé­ne­ro obli­ga des­de el 2004 a la Ad­mi­nis­tra­ción a do­tar a las sa­las ex­clu­si­vas de vio­len­cia con­tra la mu­jer de un equi­po psi­co­so­cial. ¿Se cum­ple? El no es ro­tun­do. «Cua­tro per­so­nas no pue­den asu­mir la aten­ción a las víc­ti­mas de mal­tra­to y la in­men­sa car­ga de tra­ba­jo que lle­gan a los juz­ga­dos de fa­mi­lia», di­cen des­de la de­le- Los mis­mos psi­có­lo­gos atien­den los juz­ga­dos de vio­len­cia con­tra la mu­jer, fa­mi­lia y me­no­res.

ga­ción del Imel­ga en A Co­ru­ña.

Es­ta si­tua­ción se vie­ne arras­tran­do des­de el 2006. Tam­bién en­ton­ces eran cua­tro los que for­ma­ban el equi­po psi­co­so­cial. Es cier­to que Xus­ti­za se com­pro­me­tió a con­tar con otro gru­po de pro­fe­sio­na­les, pe­ro es­tá pen­dien­te de do­ta­ción pre­su­pues­ta­ria.

Así que a fe­cha de hoy, «son los fun­cio­na­rios los que han de con­so­lar a las víc­ti­mas y ofre­cer­les so­lu­cio­nes, sin es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra ello», de­nun­cian des­de el sin­di­ca­to USO.

La se­cre­ta­ría xe­ral de Xus­ti­za niega que la ley pre­vea «co­mo obri­ga­to­rio que ha­xa psi­có­lo­gos

de aten­ción ás ví­ti­mas no xul­ga­do».

En cual­quier ca­so re­cuer­dan que «exis­te un ser­vi­zo de aten­ción á ví­ti­ma e ao ci­da­dán, on­de se lles pres­ta orien­ta­ción so­bre os re­cur­sos que a ad­mi­nis­tra­ción pon á súa dis­po­si­ción e se lles in­di­can os trá­mi­tes».

M. MORALEJO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.