«Ga­li­cia es la úni­ca co­mu­ni­dad que in­cum­ple la ley», de­nun­cia el co­le­gio de psi­có­lo­gos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

La ley in­te­gral de vio­len­cia de gé­ne­ro obli­ga a que un equi­po de psi­có­lo­gos y tra­ba­ja­do­res so­cia­les es­tén pre­sen­tes en los juz­ga­dos pa­ra aten­der a las víc­ti­mas y a sus hi­jos. Se­gún la coor­di­na­do­ra del pro­gra­ma de aten­ción psi­co­ló­gi­ca a la mu­jer, Fá­ti­ma Ló­pez, eso no se pro­du­ce. Es más, de­nun­cia que «Ga­li­cia es la úni­ca co­mu­ni­dad au­tó­no­ma que in­cum­ple la ley».

Es­ta psi­có­lo­ga la­men­ta que en los juz­ga­dos ga­lle­gos «las mu­je­res agre­di­das no re­ci­ben una aten­ción es­pe­cia­li­za­da», asu­mien­do ese tra­ba­jo las pro­pias fun­cio­na­rias del juz­ga­do, «con to­do lo que eso con­lle­va, tan­to pa­ra el tra­ba­ja­dor ju­di­cial, co­mo pa­ra las víc­ti­mas». Di­ce que a los pri­me­ros les cau­sa «frus­tra­ción» el no po­der asis­tir co­rrec­ta­men­te a la de­nun­cian­te.

El tra­ba­jo del psi­có­lo­go en ca­sos de vio­len­cia con­tra la mu­jer es de «apo­yo, una aten­ción a ni­vel emo­cio­nal, va­lo­rar cuál es el im­pac­to y va­lo­rar las so­lu­cio­nes. De­tec­ta­mos las ne­ce­si­da­des de ellas y sus hi­jos. En re­su­men, mi­ni­mi­za­mos en lo po­si­ble el im­pac­to que cau­sa un he­cho te­rri­ble co­mo es­te».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.