In­ves­ti­gan una red de tra­ta de mu­je­res pa­ra cui­dar an­cia­nos y lim­piar en Vi­go

Las tes­ti­gos pro­te­gi­das gua­te­mal­te­cas de­cla­ran que una mon­ja les con­si­guió el tra­ba­jo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - E. V. PI­TA

Tres de las sie­te tes­ti­gos pro­te­gi­das de­cla­ra­ron ayer an­te la ti­tu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 5 de Vi­go, que in­ves­ti­ga una red clan­des­ti­na acu­sa­da de in­tro­du­cir en Es­pa­ña a trein­ta gua­te­mal­te­cas pa­ra ex­plo­tar­las la­bo­ral­men­te co­mo in­ter­nas en ca­sas de Vi­go don­de cui­da­ban a an­cia­nos y lim­pia­ban. Un clan les pro­me­tió ga­nar en­tre 1.200 y 1.500 eu­ros en el ser­vi­cio do­més­ti­co en Vi­go, don­de abun­da el em­pleo. Ini­cial­men­te, el via­je a Es­pa­ña iba a cos­tar 30.000 quet­za­les (me­nos de 4.000 eu­ros). Las in­tro­du­cían en Vi­go con vi­sa­do de tu­ris­ta y lue­go les re­cla­ma­ban 6.000 eu­ros, que de­bían sal­dar con su tra­ba­jo.

Las mu­je­res pron­to se vie­ron des­am­pa­ra­das por­que ca­re­cían de pa­pe­les ni con­tra­tos le­ga­les, tra­ba­ja­ban to­do el día y co­bra­ban 500 o 600 eu­ros al mes. Las em­pa­dro­na­ban pa­ra ac­ce­der a la Se­gu­ri­dad So­cial y otras ayu­das.

La Fis­ca­lía es­pe­cial de Ex­tran­je­ría atri­bu­ye a la red de trá­fi­co de per­so­nas la pro­mo­ción de la in­mi­gra­ción ile­gal des­de al­deas per­di­das de Guatemala.

El in­te­rro­ga­to­rio de ayer fue len­to y ten­so, y una tes­ti­go se des­ma­yó por la an­sie­dad y fue eva­cua­da has­ta una am­bu­lan­cia.

Se­gún una tes­ti­go, al lle­gar a Vi­go, su re­clu­ta­do­ra le dio una di­rec­ción a la que di­ri­gir­se pa­ra que le bus­ca­sen tra­ba­jo. En­con­tró a la mon­ja de una con­gre­ga­ción del cen­tro de Vi­go que ac­tua­ba de bue­na fe y que la co­lo­có en un em­pleo, labor que al­gu­nas de las in­mi­gran­tes ile­ga­les agra­de­cie­ron. Una con­tó que vi­vía en la sel­va e ig­no­ra­ba lo que era una fre­go­na has­ta que lle­gó a Ga­li­cia. Se­gún una experta, es pro­ba­ble que al­gu­nas per­ju­di­ca­das no ha­yan asi­mi­la­do su con­di­ción de víc­ti­mas. «Son mu­je­res real­men­te po­bres en su país y sus fa­mi­lias tie­nen mu­chas deu­das. To­das re­ci­ben pre­sio­nes en su país pa­ra que si­gan aquí y pa­guen por­que es gen­te que par­ti­ci­pa del ne­go­cio», di­ce una le­tra­da que es­tu­dia el ca­so y se aca­ba de per­so­nar a fa­vor de las víc­ti­mas.

La aso­cia­ción Fa­ra­xa, que ac­túa co­mo acu­sa­ción po­pu­lar con­tra las re­des de trá­fi­co de mu­je­res, equi­pa­ra sus con­di­cio­nes ca­si a la «es­cla­vi­tud». Las víc­ti­mas se ven obli­ga­das a tra­ba­jar las 24 ho­ras por un sa­la­rio mí­se­ro. El co­lec­ti­vo cree que la red di­ri­gi­da por com­pa­trio­tas gua­te­mal­te­cos es­ta­ba asen­ta­da en Vi­go des­de ha­ce años. Un da­to cho­can­te es que el cen­so vi­gués so­lo re­gis­tra me­dio cen­te­nar de na­tu­ra­les del país cen­troa­me­ri­cano y hay 30 víc­ti­mas en la tra­ma.

La de­fen­sa ale­ga que las tra­ba­ja­do­ras en­via­ban ca­da mes 300 o 400 eu­ros a su fa­mi­lia, prue­ba de que na­die las ex­plo­tó. La acu­sa­ción re­pli­ca que así no le­van­ta­ban sos­pe­chas y des­ti­na­ban el res­to del sa­la­rio a su deu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.