Mas se atrin­che­ra en el no y des­li­ga a Con­ver­gèn­cia de su nue­vo par­ti­do

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - C. R. BAR­CE­LO­NA / COLPISA

En pleno te­rre­mo­to tras las con­fe­sio­nes de Fé­lix Mi­llet y los Mon­tull, Ar­tur Mas sa­lió ayer al pa­so pa­ra tra­tar de ca­pear el tem­po­ral, de­fen­der a los su­yos y fi­jar la lí­nea de de­fen­sa del PDeCAT, que ve com­pro­me­ti­do su fu­tu­ro al año de ha­ber na­ci­do. Aun­que el jui­cio del Palau ha pa­sa­do a con­ver­tir­se en el ca­so Con­ver­gèn­cia, Mas es­tá em­pe­ña­do en des­li­gar a su nue­va or­ga­ni­za­ción de la fe­ne­ci­da CDC. In­ten­ta con­ven­cer de que son dos fuer­zas po­lí­ti­cas dis­tin­tas aun­que los di­ri­gen­tes sean los mis­mos, pe­ro a la vis­ta de lo ocu­rri­do y de lo que ven­drá el cam­bio de de­no­mi­na­ción de ha­ce un año em­pie­za a te­ner ex­pli­ca­cio­nes me­nos sen­ti­men­ta­les y más pro­sai­cas.

El lí­der so­be­ra­nis­ta si­gue atri­bu­yén­do­lo to­do a una mano ne­gra del Es­ta­do, que uti­li­za a la Fis­ca­lía pa­ra com­ba­tir a su par­ti­do y por ex­ten­sión pa­ra fre­nar el pro­ce­so so­be­ra­nis­ta. «En Ma­drid — sub­ra­yó— sa­ben que nues­tra for­ma­ción pue­de ser cla­ve pa­ra que ha­ya una ma­yo­ría en al­gún mo­men­to a fa­vor del Es­ta­do ca­ta­lán». A la Fis­ca­lía le «in­te­re­sa mu­cho atri­buir to­dos los ma­les del mun­do» a Con­ver­gèn­cia, aña­dió en­vol­vién­do­se una vez más en la ban­de­ra pa­ra de­fen­der­se de las acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción.

Ape­nas hay au­to­crí­ti­ca en­tre los con­ver­gen­tes y di­cen es­tar con­ven­ci­dos de que to­do se tra­ta de un «mon­ta­je» pa­ra per­ju­di­car al so­be­ra­nis­mo, a pe­sar de que el ca­so Palau es­ta­lló en el 2009, cuan­do el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta aún es­ta­ba le­jos y Con­ver­gèn­cia ni si­quie­ra go­ber­na­ba. Mas, el me­jor ex­po­nen­te de es­te ne­ga­cio­nis­mo, lo re­cha­zó ayer to­do. Ne­gó que su par­ti­do se ha­ya fi­nan­cia­do de ma­ne­ra irre­gu­lar, des­car­tó las mor­di­das del 3 % o del 4 % a cam­bio de ad­ju­di­ca­cio­nes a las cons­truc­to­ras, pu­so la mano en el fue­go por Osá­car, ex­te­so­re­ro que es­tá pro­ce­sa­do en la cau­sa, y tam­bién por Ger­má Gor­dó, an­ti­guo ge­ren­te del par­ti­do, su mano de­re­cha en la di­rec­ción de Con­ver­gèn­cia y lue­go con­se­je­ro de Jus­ti­cia. El ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat re­tó ade­más a la Fis­ca­lía a que in­ves­ti­gue los con­cur­sos pú­bli­cos. «La vía pe­nal —apun­tó— no es una ter­tu­lia, hay que de­mos­trar las acu­sa­cio­nes». El otro ar­gu­men­to de de­fen­sa que usó el di­ri­gen­te na­cio­na­lis­ta es pre­sen­tar a Mi­llet y Mon­tull co­mo dos de­lin­cuen­tes con­fe­sos, que es­tán dis­pues­tos a can­tar lo que sea con tal de no ir a pri­sión. «In­ten­tan col­gar­nos el muer­to», ex­pre­só. Por ello, cree que sus ver­sio­nes no tie­nen cre­di­bi­li­dad y sí la tie­ne, a su en­ten­der, la de su ex­te­so­re­ro, a quien ca­li­fi­có co­mo una per­so­na «ho­no­ra­ble».

Mas man­tie­ne su con­fian­za en Osá­car, pe­ro el con­ta­ble del par­ti­do es su cor­ta­fue­gos si hay sentencia con­de­na­to­ria. Usan­do un ar­gu­men­to del que tam­bién echan mano los di­ri­gen­tes del PP, el lí­der so­be­ra­nis­ta qui­so de­jar cla­ro que su «res­pon­sa­bi­li­dad no era lle­var la ad­mi­nis­tra­ción, las fi­nan­zas o los ser­vi­cios ju­rí­di­cos del par­ti­do, pe­ro sí lo era po­ner al fren­te de es­tas áreas a per­so­nas que hi­cie­ran el tra­ba­jo co­rrec­ta­men­te».

Mas re­co­no­ce que la imagen de los con­ver­gen­tes es­tá cues­tio­na­da, pe­ro con­si­de­ra que la del PDeCAT es­tá «fue­ra de to­da sos­pe­cha». Aun­que ca­da vez son más las vo­ces que fue­ra y den­tro del so­be­ra­nis­mo le pi­den que aban­do­ne la na­ve, el ex­pre­si­den­te ca­ta­lán lo des­car­ta de plano.

Q. GAR­CÍA EFE

Mas re­cu­rrió al ar­gu­men­to de que él no lle­va­ba las cuen­tas del par­ti­do, aun­que pu­so la mano en el fue­go por el te­so­re­ro, y di­jo que el PDeCAT es­tá fue­ra de sos­pe­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.