La po­lí­ti­ca de la nos­tal­gia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - Mi­guel-An­xo Mu­ra­do

El chae­bol, el con­glo­me­ra­do em­pre­sa­rial fa­mi­liar, es el mo­de­lo en el que se sus­ten­ta el po­de­río eco­nó­mi­co de Co­rea del Sur. Des­gra­cia­da­men­te, tam­bién ha si­do una cons­tan­te fuen­te de co­rrup­ción que se ha ido co­bran­do víc­ti­mas po­lí­ti­cas en la ci­ma del po­der. Ha lle­va­do a la cár­cel a dos pre­si­den­tes, Chun Doo-hwan y Roh Tae-woo. Aca­bó con la vi­da de otro, Roh Moo-hyun, que se sui­ci­dó en el 2009 ator­men­ta­do, no es­tá cla­ro si por la in­jus­ti­cia o la cul­pa. Más re­cien­te­men­te, en el 2015, la co­rrup­ción se lle­vó por de­lan­te al pri­mer mi­nis­tro Lee Wan-koo.

En ese sen­ti­do, la des­ti­tu­ción el vier­nes de la pre­si­den­ta Park Geun-hye no se­ría más que otro epi­so­dio de una lar­ga se­rie. Se po­dría de­cir in­clu­so que de­mues­tra que la Jus­ti­cia sur­co­rea­na fun­cio­na bien. Pe­ro no se­ría del to­do ver­dad. A di­fe­ren­cia de su ve­cino del nor­te, Co­rea del Sur es sin du­da una de­mo­cra­cia; pe­ro el en­tra­ma­do del po­der es allí tan den­so que las acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción, aun­que sean cier­tas, fun­cio­nan co­mo un me­ca­nis­mo de re­no­va­ción po­lí­ti­ca. Sal­van­do las dis­tan­cias —que son mu­chas— cum­ple una fun­ción pa­re­ci­da a la de la pur­ga po­lí­ti­ca en Co­rea del Nor­te.

En to­do ca­so, la caí­da de la pre­si­den­ta Park Geun-hye no es un ca­so de co­rrup­ción más. Ele­gi­da en el 2012 con el me­jor re­sul­ta­do elec­to­ral de la his­to­ria de­mo­crá­ti­ca co­rea­na, ella en­car­na­ba una par­te fun­da­men­tal de la his­to­ria del país. Se ha­bía cria­do en la Ca­sa Azul, la re­si­den­cia ofi­cial de los pre­si­den­tes sur­co­rea­nos, por­que su pa­dre, el au­to­ri­ta­rio ge­ne­ral Park Chung-hee, ha­bía ocu­pa­do el pues­to du­ran­te die­ci­séis años. Su as­cen­so al po­der fue en gran me­di­da el pro­duc­to de la po­lí­ti­ca de la nos­tal­gia y el res­pe­to. Mu­chos vo­tan­tes la que­rían por­que era el vi­vo re­tra­to de su ma­dre, ase­si­na­da en un aten­ta­do, y por­que su pa­dre, ase­si­na­do más ade­lan­te tam­bién, ha­bía si­do el ar­tí­fi­ce del Mi­la­gro del Río Han, el des­pe­gue eco­nó­mi­co del país. Por­que lo su­yo era tam­bién, en cier­to mo­do, un chae­bol, una em­pre­sa fa­mi­liar, aun­que ella su­po re­for­zar esa po­pu­la­ri­dad me­lan­có­li­ca con un ma­tri­mo­nio mís­ti­co con el Es­ta­do: no se ca­só nun­ca y ase­gu­ra­ba que Isa­bel I de In­gla­te­rra, la «Rei­na vir­gen», era su mo­de­lo.

Des­gra­cia­da­men­te, la pre­si­den­ta tam­bién he­re­dó otras dos co­sas de su pa­dre: el au­to­ri­ta­ris­mo y la ma­la in­fluen­cia de otra fa­mi­lia, de otro chae­bol po­lí­ti­co, los Choi.

Choi Tae-min, el in­quie­tan­te lí­der de una sec­ta, ha­bía si­do ya una ma­la in­fluen­cia pa­ra su pa­dre el ge­ne­ral y lo fue tam­bién pa­ra Park Geun-hye, a la que con­ven­ció de que en sue­ños po­día ver a su ma­dre ase­si­na­da. Cuan­do mu­rió el cha­mán, su hi­ja he­re­dó el pues­to de con­se­je­ra de la pre­si­den­ta. Son sus ma­ne­jos los que han aca­ba­do con la ca­rre­ra de Park Geun-hye. Mu­chos di­cen que con su mar­cha, aho­ra, se cie­rra una lar­ga eta­pa en la po­lí­ti­ca sur­co­rea­na y que las co­sas van a cam­biar. Eso es lo que ha­brá que ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.