El Ejér­ci­to co­lo­ca en aler­ta a Co­rea del Sur tras la des­ti­tu­ción de su pre­si­den­ta

Los dis­tur­bios cau­sa­dos por los par­ti­da­rios de Park Geun-hye de­jan dos muer­tos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - SA­RA RO­ME­RO ESTELLA

La ca­lle en ma­sa pi­dió su mar­cha du­ran­te me­ses y el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal lo ra­ti­fi­có ayer en una de­ci­sión his­tó­ri­ca. Park Geun-hye se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer pre­si­den­ta de Co­rea del Sur en el 2013 y aca­ba su man­da­to co­mo el pri­mer lí­der de su país en ser de­pues­to. Im­pli­ca­da en un no­ve­les­co es­cán­da­lo de co­rrup­ción, el ve­re­dic­to des­en­ca­de­nó vio­len­tas pro­tes­tas de los se­gui­do­res de Park que se sal­da­ron con dos muer­tos. Tras co­no­cer­se el ve­re­dic­to, el Ejér­ci­to se pu­so en es­ta­do de aler­ta an­te po­si­bles pro­vo­ca­cio­nes de Co­rea del Nor­te, que po­dría apro­ve­char los mo­men­tos de de­bi­li­dad de su ve­cino del sur pa­ra au­men­tar el ni­vel de sus ex­hi­bi­cio­nes de fuer­za.

En ape­nas vein­te mi­nu­tos, los ocho jueces del Cons­ti­tu­cio­nal ra­ti­fi­ca­ron por una­ni­mi­dad la de­ci­sión que en di­ciem­bre ya ha­bía to­ma­do el Par­la­men­to. «Las vul­ne­ra­cio­nes de la Cons­ti­tu­ción y la ley por par­te de la pre­si­den­ta im­pli­can trai­cio­nar la con­fian­za del pue­blo y son ac­cio­nes gra­ves que no pue­den ser to­le­ra­das», ase­gu­ró la pre­si­den­ta del tri­bu­nal al leer el ve­re­dic­to. En­tre esas vul­ne­ra­cio­nes des­ta­can la re­ve­la­ción de se­cre­tos de Es­ta­do a Choi Soon-sil, su ami­ga apo­da­da la Ras­pu­ti­na, que se apro­ve­chó de la in­fluen­cia so­bre Park pa­ra exi­gir gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro a las prin­ci­pa­les em­pre­sas

del país. Los cer­ca de 63 mi­llo­nes de eu­ros que «do­na­ron» gran­des mul­ti­na­cio­na­les, co­mo Hyun­dai o Sam­sung, fue­ron des­ti­na­dos a dos fun­da­cio­nes que Choi di­ri­gía.

La gran ex­pec­ta­ción que sus­ci­tó la vis­ta hi­zo que más de 20.000 po­li­cías fue­ran des­ple­ga­dos en el cen­tro de Seúl, don­de pu­do ver­se te­le­vi­sa­da en di­rec­to en pan­ta­llas gi­gan­tes. La Ca­sa Azul, re­si­den­cia pre­si­den­cial que Park to­da­vía no ha aban­do­na­do, y los al­re­de­do­res del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nes ama­ne­cie­ron ro­dea­dos de un fuer­te dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad con au­to­bu­ses po­li­cia­les co­lo­ca­dos co­mo ba­rri­ca­das.

La de­ci­sión del tri­bu­nal pro­vo­có dos reac­cio­nes ma­yo­ri­ta­rias. Por un la­do, quie­nes du­ran­te me­ses pi­die­ron en ma­ni­fes­ta­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias el ce­se, lo ce­le­bra­ron du­ran­te ho­ras en gran­des con­cen­tra­cio­nes. Por otro, cer­ca del tri­bu­nal, mi­les de par­ti­da­rios de Park pro­ta­go­ni­za­ron gra­ves dis­tur­bios en los que mu­rie­ron dos per­so­nas en en­fren­ta­mien­tos con la po­li­cía.

Se­gún lo pre­vis­to en la Cons­ti­tu­ción, de­be­rán ce­le­brar­se elec­cio­nes en un pla­zo de 60 días y la fe­cha que más sue­na es el 9 de ma­yo. Se­gún las en­cues­tas, el can­di­da­to fa­vo­ri­to es el li­be­ral

Moon Jae-in, del Par­ti­do De­mo­crá­ti­co. Se­gún los ex­per­tos, los go­bier­nos de es­te par­ti­do han pro­pi­cia­do cier­ta me­jo­ra en las re­la­cio­nes con Co­rea del Nor­te con po­lí­ti­cas más fle­xi­bles ha­cia su ve­cino.

Re­cien­te­men­te Moon cues­tio­nó la de­ci­sión de des­ple­gar el es­cu­do an­ti­mi­si­les que Seúl y Was­hing­ton ya han pues­to en mar­cha. Una de­ci­sión que ha ten­sa­do las re­la­cio­nes con uno de los prin­ci­pa­les so­cios eco­nó­mi­cos de Co­rea del Sur, Chi­na, que te­me que se pon­ga en pe­li­gro su se­gu­ri­dad na­cio­nal y ya ame­na­za con una gue­rra co­mer­cial.

JUNG YEON-JE AFP

Se­gui­do­res de la pre­si­den­ta Park se en­fren­ta­ron a la po­li­cía tras el ve­re­dic­to ju­di­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.