¿Mar­gi­na la Ca­sa Blan­ca a Rex Ti­ller­son?

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional -

Lle­van un año ga­nan­do ba­ta­llas en su lu­cha por la de­fen­sa del agua sa­gra­da del la­go Oahe. Pe­ro aho­ra, con la lle­ga­da de Do­nald Trump a la Ca­sa Blan­ca y su in­ten­ción de reac­ti­var la cons­truc­ción de un po­lé­mi­co oleo­duc­to en sus tie­rras, la tri­bu de los in­dios sioux ha op­ta­do por cam­biar su cam­po de ba­ta­lla y tras­la­dar­lo des­de la re­ser­va de Stan­ding Rock, en las co­li­nas de Da­ko­ta del Nor­te, a las ca­lles de Was­hing­ton D. C. Así lo hi­cie­ron ayer.

Con la nie­ve ca­yen­do so­bre la ca­pi­tal es­ta­dou­ni­den­se, mi­les de ac­ti­vis­tas de di­fe­ren­tes tri­bus mar­cha­ron en un re­co­rri­do por el cen­tro de la ciu­dad has­ta la Ca­sa Blan­ca. «¡Do­nald Trump tie­ne que ir­se!», gri­ta­ron al uní­sono fren­te al Trump In­ter­na­tio­nal Ho­tel, si­tua­do en la ave­ni­da Pen­sil­va­nia. La ar­gu­men­ta­ción de su de­nun­cia si­gue sien­do la mis­ma que cuan­do Ba­rack Oba­ma de­tu­vo por su im­pac­to am­bien­tal es­te pro­yec­to y otro si­mi­lar, el Da­ko­ta Ac­cess,. El oleo­duc­to Keystone XL, de ca­si 1.900 ki­ló­me­tros, ame­na­za su agua po­ta­ble, cru­za tie­rras sa­gra­das y fue apro­ba­do por la Ad­mi­nis­tra­ción Trump sin una con­sul­ta ade­cua­da.

Va­rias or­ga­ni­za­cio­nes eco­lo­gis­tas lle­van se­ma­nas pre­sio­nan­do al Go­bierno de Was­hing­ton, mo­ti­vo por el cual, el se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Rex Ti­ller­son, se ha in­hi­bi­do de cual­quier de­ci­sión del de­par­ta­men­to que di­ri­ge so­bre el Keystone XL, te­nien­do en cuen­ta que has­ta el mes de enero, era el je­fe de la petrolera Ex­xo­nMo­bil, la cual se po­dría be­ne­fi­ciar di­rec­ta­men­te del po­lé­mi­co pro­yec­to. La au­to­ri­za­ción o no de su cons­truc­ción lle­ga­rá en las pró­xi­mas se­ma­nas. Los in­dios plan­ta­ron sus tien­das fren­te al Trump In­ter­na­tio­nal Ho­tel en Was­hing­ton. La des­co­ne­xión en­tre la Ca­sa Blan­ca y el De­par­ta­men­to de Es­ta­do es­tá pro­vo­can­do la in­quie­tud de mu­chos pe­sos pe­sa­dos de la po­lí­ti­ca ex­te­rior es­ta­dou­ni­den­se, que ven có­mo Rex Ti­ller­son es­tá sien­do ex­clui­do de reunio­nes cla­ve, man­te­nien­do un per­fil ba­jo co­mo je­fe de la di­plo­ma­cia.

El úl­ti­mo ca­pí­tu­lo, que su­pu­so el col­mo pa­ra Ex­te­rio­res, tu­vo co­mo pro­ta­go­nis­ta a Mé­xi­co, uno de los pun­tos más de­li­ca­dos en la agen­da pre­si­den­cial. Sus pre­fe­ren­cias eso sí, que­da­ron cla­ras cuan­do la Ca­sa Blan­ca mar­gi­nó a la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do y no le in­for­mó de que al­gu­nos de sus ase­so­res se iban a re­unir el jue­ves con el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res me­xi­cano, Luis Vi­de­ga­ray. Fue­ron Ja­red Kush­ner, Gary Cohn y Her­bert Ray­mond, es de­cir, al­gu­nos de los con­se­je­ros más lea­les a Do­nald Trump. Es más, Ex­te­rio­res re­co­no­ció que ni si­quie­ra es­ta­ba al tan­to de la visita de Vi­de­ga­ray a Was­hing­ton, a pe­sar del ór­da­go que es­te lan­zó des­de la ca­pi­tal. «So­lo Mé­xi­co de­ci­de quién en­tra y quién sa­le del país», avi­só tras re­cha­zar la po­si­bi­li­dad de que sea EE.UU. quien de­ci­da. En su breve visita, tam­bién ex­pre­so su pro­tes­ta por los pla­nes de se­pa­rar de sus fa­mi­lias a los ni­ños que cru­cen ile­gal­men­te.

Mien­tras la Ad­mi­nis­tra­ción avan­za en las ne­go­cia­cio­nes con su ve­cino, el FBI con­ti­núa in­ves­ti­gan­do las que po­dría ha­ber man­te­ni­do con Ru­sia. El di­rec­tor del FBI, Ja­mes Co­mey, se reunió con el Gru­po de los Ocho (los le­gis­la­do­res que in­ves­ti­gan la su­pues­ta in­je­ren­cia ru­sa) en el mar­co de las pes­qui­sas que rea­li­za una di­vi­sión se­cre­ta en el edi­fi­cio J. Ed­gar Hoo­ver. En­tre 15 y 20 agen­tes y cien­tí­fi­cos de con­tra­in­te­li­gen­cia in­ves­ti­gan to­das las co­ne­xio­nes po­si­bles. Se­gún CNN, una de ellas con­ti­núa sien­do la «ex­tra­ña» re­la­ción in­for­má­ti­ca en­tre el ban­co ru­so Al­fa y la Or­ga­ni­za­ción Trump. El FBI tra­ta de acla­rar por­que el 80 % de las bús­que­das de con­tac­to con el ser­vi­dor de la em­pre­sa de Trump ha­ya pro­ve­ni­do del ser­vi­dor ru­so.

Flynn y Tur­quía

La úl­ti­ma po­lé­mi­ca a la que se en­fren­ta Trump es si sa­bía o no que su exa­se­sor Mi­chael Flynn tra­ba­jó pa­ra una com­pa­ñía que pu­do be­ne­fi­ciar al Go­bierno de Tur­quía. «No creo que lo su­pie­se», ne­gó el por­ta­voz Sean Spi­cer. Flynn se vio re­cien­te­men­te for­za­do a di­mi­tir des­pués de men­tir so­bre sus reunio­nes con el em­ba­ja­dor ru­so en Was­hing­ton.

KE­VIN LAMARQUE REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.