La ONU de­nun­cia las atro­ci­da­des de Tur­quía con­tra los kur­dos

En 18 me­ses, hu­bo 2.000 muer­tos, mi­les de desplazados y cien­tos de ca­sos de des­apa­ri­cio­nes, tor­tu­ras y vio­la­cio­nes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - RO­SA PAÍNO

Ase­si­na­tos, tor­tu­ras, des­apa­ri­cio­nes y des­truc­ción ma­si­va de ciu­da­des y al­deas en la gue­rra si­len­cia­da con­tra los kur­dos en Tur­quía. En un de­mo­le­dor in­for­me, la ONU de­nun­ció ayer las gra­ves vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos co­me­ti­das por An­ka­ra en su campaña mi­li­tar con­tra el sud­es­te kur­do del país. Des­de el fin del al­to el fue­go con el PKK, en ju­lio del 2015, has­ta el pa­sa­do di­ciem­bre han muer­to unas 2.000 per­so­nas —de ellas 1.200 eran ha­bi­tan­tes de la re­gión—, ade­más en­tre 335.000 y 500.000 se han vis­to for­za­das a de­jar sus ho­ga­res y más de trein­ta lo­ca­li­da­des han que­da­do des­trui­das por los con­ti­nuos bom­bar­deos tur­cos, se­gún el Al­to Co­mi­sio­na­do de la ONU pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos. Su por­ta­voz, Ro­bert Col­vi­lle, no de­jó de re­cor­dar que An­ka­ra se ne­gó a per­mi­tir­le el ac­ce­so a las re­gio­nes kur­das, por lo que el in­for­me se ba­sa en imá­ge­nes vía sa­té­li­te, en­tre­vis­tas con víc­ti­mas y tes­ti­gos y los da­tos ofre­ci­dos por oe­ne­gés. El Go­bierno tur­co so­lo apor­tó las ci­fras de víc­ti­mas y tro­pe­lías de los mi­li­cia­nos del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res del Kur­dis­tán.

El in­for­me do­cu­men­ta «nu­me­ro­sos ca­sos de uso ex­ce­si­vo de la fuer­za, ase­si­na­tos, des­apa­ri­cio­nes for­za­das, tor­tu­ras, des­truc­ción de vi­vien­das y pa­tri­mo­nio cul­tu­ral», a los que hay que aña­dir «in­ci­ta­ción al odio, res­tric­cio­nes pa­ra el ac­ce­so a cui­da­dos mé­di­cos, agua y alimentos; vio­len­cia con­tra las mu­je­res y res­tric­cio­nes a la li­ber­tad Los edi­fi­cios de la lo­ca­li­dad de Ciz­re mues­tra las des­truc­ción de la campaña mi­li­tar tur­ca.

de opi­nión y de ex­pre­sión y a la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca».

Tes­ti­gos y fa­mi­lia­res de víc­ti­mas de lo­ca­li­da­des co­mo Ciz­re, en la pro­vin­cia de Sir­nak, de­nun­cia­ron la «to­tal des­truc­ción» de va­rios ba­rrios a co­mien­zos del 2016. En ese tiem­po, 189 per­so­nas per­ma­ne­cie­ron atra­pa­das du­ran­te se­ma­nas en só­ta­nos «sin agua, alimentos, aten­ción mé­di­ca y elec­tri­ci­dad an­tes de mo­rir por los in­cen­dios pro­vo­ca­dos por los

bom­bar­deos». El in­for­me men­cio­na el ca­so de la her­ma­na de una mu­jer en Ciz­re que fue «in­vi­ta­da» por la Fis­ca­lía a re­co­ger sus res­tos mor­ta­les. So­lo re­ci­bió «tres pe­que­ños tro­zos de car­ne cha­mus­ca­da de los que ase­gu­ra­ron era el cuer­po de mi ama­da her­ma­na» y nin­gu­na ex­pli­ca­ción so­bre có­mo mu­rió. Cuan­do tra­tó de que se abrie­ra una in­ves­ti­ga­ción fue acu­sa­da de car­gos te­rro­ris­tas. La ma­yo­ría de las vio-

la­cio­nes se pro­du­je­ron du­ran­te los pro­lon­ga­dos pe­río­dos de to­ques de que­da.

No hu­bo reac­ción al in­for­me de la ONU ni por par­te del Go­bierno tur­co ni del pre­si­den­te Re­cep Tay­yip Er­do­gan, que ayer se reunió en Mos­cú con Vla­di­mir Pu­tin pa­ra con­so­li­dar su re­cu­pe­ra­da re­la­ción bi­la­te­ral. Tras des­ta­car su coope­ra­ción en Si­ria, Mos­cú le­van­tó al­gu­nas de las san­cio­nes im­pues­tas a An­ka­ra.

ILYAS AKENGIN AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.