Ase­si­na a un ni­ño de 9 años por mie­do a que­dar­se sin In­ter­net

El cri­men de un adic­to a los vi­deo­jue­gos con­mo­cio­na a Ale­ma­nia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - PA­TRI­CIA BAELO

So­lo un ca­so co­mo el de Mar­cel H. es ca­paz de ro­bar­le pro­ta­go­nis­mo a la ac­tual ame­na­za te­rro­ris­ta en Ale­ma­nia. «He­mos vis­to co­sas de­plo­ra­bles, pe­ro es­to nos lle­ga al al­ma», ase­gu­ró ayer el res­pon­sa­ble de ho­mi­ci­dios de Bo­chum, Klaus-Pe­ter Lipp­haus, so­bre el jo­ven de 19 años adic­to a los vi­deo­jue­gos que fue de­te­ni­do el día an­te­rior y es sos­pe­cho­so de ha­ber ase­si­na­do «a san­gre fría» a su ve­cino, un ni­ño de 9 años, así co­mo a un co­no­ci­do de 22, en la lo­ca­li­dad de Her­ne, si­tua­da en ple­na cuen­ca del Ruhr, en el oes­te del país.

«Soy el que bus­can, por fa­vor, lla­men a la po­li­cía», di­jo Mar­cel H. al en­trar el jue­ves por la tar­de en un res­tau­ran­te de co­mi­da rá­pi­da, don­de po­co des­pués se en­tre­gó sin opo­ner re­sis­ten­cia a las au­to­ri­da­des, que lle­va­ban bus­cán­do­le des­de ha­cía tres días. Una vez en co­mi­sa­ría reali­zó una des­crip­ción por­me­no­ri­za­da de sus crí­me­nes que se pro­lon­gó du­ran­te ho­ras y, tras la cual, los agen­tes lo des­cri­ben co­mo una per­so­na fría, sin emo­cio­nes e in­te­li­gen­te.

Igual de in­só­li­to pa­re­ce ser su mó­vil. Se­gún el fis­cal de Bo­chum, Dan­yal Mail­baum, Mar­cel H. ac­tuó por el me­ro «de­seo de ma­tar», por la frus­tra­ción que le ge­ne­ró en el 2016 ha­ber si­do re­cha­za­do en el Ejér­ci­to pa­ra for­mar­se co­mo sol­da­do, y so­bre to­do, por el te­mor de que­dar­se sin In­ter­net des­pués de ha­ber­se mu­da­do. «La im­po­si­bi­li­dad de po­der se­guir ju­gan­do con el or­de­na­dor le lle­vó a pen­sar en sui­ci­dar­se», re­la­tó Lipp­haus.

Tras fra­ca­sar en dos in­ten­tos, el lu­nes por la no­che de­ci­dió aca­bar con la vi­da de al­guien y lla­mó a la puer­ta de su ve­cino. El pe­que­ño Ja­den, al que co­no­cía des­de ha­cía tiem­po, re­ci­bió 52 pu­ña­la­das en el tras­te­ro de la ca­sa co­mún. A con­ti­nua­ción, Mar­cel H. sa­có unas fotos al ca­dá­ver con su te­lé­fono mó­vil y en­vió al­gu­nas por wa­sap, jun­to a men­sa­jes de voz. Lue­go hu­yó a un bos­que cer­cano, don­de se re­fu­gió du­ran­te un tiem­po, cons­cien­te del ope­ra­ti­vo a gran es­ca­la pues­to en mar­cha pa­ra dar con su pa­ra­de­ro.

Has­ta que acu­dió al do­mi­ci­lio de su se­gun­da víctima, un co­no­ci­do que vi­vía so­lo y ac­ce­dió a aco­ger­lo unos días. Gra­cias a un anun­cio en Fa­ce­book, el hom­bre lo iden­ti­fi­có co­mo el in­fan­ti­ci­da y ame­na­zó con de­nun­ciar­lo a la po­li­cía. Un ac­to por el que re­ci­bió 68 cu­chi­lla­das, a juz­gar por la au­top­sia. Mar­cel H. con­vi­vió dos días con el ca­dá­ver en la vi­vien­da, a la que pren­dió fue­go pa­ra bo­rrar sus hue­llas an­tes de en­tre­gar­se.

S. STEINBACH

Un fo­ren­se fo­to­gra­fía prue­bas del cri­men de Her­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.