«Eví­ta­mos saír ao non ha­ber eu­ro­ta­xi»

Ga­li­cia es­tá por de­ba­jo del ra­tio de vehícu­los pú­bli­cos adap­ta­dos pa­ra per­so­nas con pro­ble­mas de mo­vi­li­dad que dic­ta Bruselas, so­bre to­do en el ru­ral

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - M. CEDRÓN, M. FER­NÁN­DEZ

Ale­xan­dra Sán­chez vi­ve en Ve­dra. Ir a San­tia­go pa­ra ha­cer cual­quier re­ca­do le su­po­ne mu­cho más que los po­cos mi­nu­tos de co­che que nor­mal­men­te im­pli­ca rea­li­zar ese tra­yec­to. Ca­da des­pla­za­mien­to es pa­ra es­ta jo­ven con pa­rá­li­sis ce­re­bral una pe­que­ña obra de pla­ni­fi­ca­ción es­tra­té­gi­ca. Sue­le usar el ser­vi­cio 065 de la Xun­ta y, cuan­do no, la acer­ca su asis­ten­te. El pro­ble­ma: «El 065 lo hay que pe­dir una se­ma­na an­tes», di­ce. Cuan­do es­tos dos re­cur­sos fa­llan, usa un eu­ro­ta­xi (vehícu­lo adap­ta­do). En Ve­dra so­lo hay uno. Usar­lo son más de quin­ce eu­ros por ca­rre­ra. Pe­ro ella, al me­nos, tie­ne una op­ción de la que ca­re­cen mu­chas per­so­nas que pre­ci­san en Ga­li­cia un trans­por­te adap­ta­do. Se­gún los úl­ti­mos da­tos del Ins­ti­tu­to Ga­le­go de Es­ta­tís­ti­ca (IGE), unas 94.251 per­so­nas re­par­ti­das por las cua­tro pro­vin­cias.

Cán­di­da, aun­que qui­sie­ra, no pue­de lla­mar a nin­gún eu­ro­ta­xi que la ven­ga a bus­car a ca­sa cuan­do tie­ne que ir al cen­tro de sa­lud pa­ra que le co­lo­quen bien la vía que tie­ne en el bra­zo o ir a Lu­go pa­ra un reconocimiento. Vi­ve en A Fonsagrada y es­tá co­nec­ta­da las 24 ho­ras del día a una bom­ba de oxí­geno. Ca­da vez que tie­ne que des­pla­zar­se lla­ma a Er­mi­tas, pe­ro su vehícu­lo no es­tá adap­ta­do. En el mu­ni­ci­pio más ex­ten­so de Ga­li­cia no hay nin­guno. Por eso, y por­que co­mo ex­pli­ca su hi­jo An­to­nio, «ten que ir en si­lla de ro­das a to­das par­tes, dá­mos­lle nós o tra­ta­men­to pa­ra evi­tar ir ao mé­di­co. En­se­ñou­nos a po­ñe­lo un dou­tor do hos­pi­tal de Lu­go». Y an­te ese es­ce­na­rio re­co­no­ce que «dei­xa­mos de saír da ca­sa con ela por­que non hai eu­ro­ta­xi».

Un avan­ce que no lle­ga

Es­tos dos ejem­plos mues­tran las di­fe­ren­cias que hay en Ga­li­cia cuan­do se ha­bla de mo­vi­li­dad. Aun­que la co­mu­ni­dad ha he­cho avan­ces, por­que, co­mo apun­ta el pre­si­den­te de Co­ga­mi y res­pon­sa­ble tam­bién de la Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad, An­xo Quei­ru­ga, «es­to non ten na­da que ver con hai vin­te anos, aín­da que­da moi­to ca­mi­ño por re­co­rrer». Aña­de que un­ha «vía que po­de­ría ser boa é ir ca­ra o que fan en Lon­dres, on­de tó­do­los co­ches de ser­vi­zo pú­bli­co son o mes­mo mo­de­lo. Po­de­ría­se che­gar a un acor­do cun­ha ca­sa que fa­bri­ca­ra un mo­de­lo que xa va­le­ra pa­ra fa­cer es­te ser­vi­zo». Es­to ha­ría que Cán­di­da ya no tu­vie­ra que es­pe­rar la lle­ga­da del eu­ro­ta­xi por­que po­dría en­trar sen­ta­da per­fec­ta­men­te en su si­lla en cual­quier vehícu­lo de ser­vi­cio pú­bli­co de cual­quier lu­gar.

La le­gis­la­ción eu­ro­pea que en­tró en vi­gor el pa­sa­do 1 de enero es­ta­ble­ce que el 5 % de los vehícu­los de­di­ca­dos al trans­por­te pú­bli­co en ca­da con­ce­llo de­ben ser ca­pa­ces de pres­tar ser­vi­cio a las per­so­nas con pro­ble­mas de mo­vi­li­dad. Pe­ro el por­cen­ta­je no se cum­ple to­da­vía, in­clu­so pe­se a las ayu­das de 10.000 eu­ros pues­tas en mar­cha por la Xun­ta pa­ra los vehícu­los adap­ta­dos, con el ob­je­ti­vo de cum­plir la ley. A fal­ta de que la Con­se­lle­ria de In­fra­es­truc­tu­ras dé da­tos del nú­me­ro de co­ches adap­ta­dos que hay, bas­ta con re­pa­sar lo que ocu­rre en al­gu­nos con­ce­llos pa­ra com­pro­bar­lo.

En Vi­go, por ejem­plo, hay un to­tal de 553 ta­xis, pe­ro so­lo 14 es­tán adap­ta­dos, se­gún los da­tos que ma­ne­ja el sec­tor. El ra­tio no se cum­ple en la ciu­dad olí­vi­ca, pe­ro el co­lec­ti­vo a ni­vel lo­cal cree que los que hay son su­fi­cien­tes.

La in­ten­ción, en ge­ne­ral, de mu­chos miem­bros del sec­tor es adap­tar­se a la nor­ma­ti­va. Más allá de lo que pue­de cos­tar adap­tar un vehícu­lo (en­tre 10.000 y 20.000 eu­ros), el pro­ble­ma, ex­pli­ca el re­pre­sen­tan­te de la Fe­de­ra­ción Ga­lle­ga del Ta­xi, Leo­pol­do Vi­lla, es que los ta­lle­res que han de en­car­gar­se de ha­cer ese tra­ba­jo no dan abas­to. «No so­lo tie­nen que adap­tar nues­tros vehícu­los, tam­bién los de mu­chos par­ti­cu­la­res». Los que no han du­da­do en ofre­cer es­te ser­vi­cio son Da­niel Rei­go­sa y su pa­dre Fran­cis­co. El pri­me­ro tra­ba­ja en Vi­la­no­va de Arou­sa y el se­gun­do en el con­ce­llo de A Illa. Da­niel, al que re­for­mar su co­che ha­ce po­co más de un año cos­tó unos 20.000 eu­ros, apun­ta que la gen­te lo de­man­da «pa­ra ir a Vilagarcía, a Ri­ba­du­mia...». La idea aho­ra es que ca­da vez sean más los que ha­gan lo mis­mo que ellos. Has­ta que los vehícu­los adap­ta­dos sean le­gión en Ga­li­cia.

MARTINA MÍSER

FO­TO MA­NUEL

An­to­nio, en la imagen de la iz­quier­da, tra­ta de su­bir a su ma­dre Cán­di­da al co­che por­que en A Fonsagrada no tie­ne la al­ter­na­ti­va, co­mo Ale­xan­dra (fo­to in­fe­rior) de lla­mar un vehícu­lo adap­ta­do. En la fo­to del me­dio, Da­niel y su pa­dre Fran­cis­co mues­tran los co­ches que han preparado pa­ra tra­ba­jar en Vi­la­no­va y A Illa.

XOÁN A. SO­LER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.