RE­CU­PE­RA­DO EN SU PO­SI­CIÓN

Beau­vue en­con­tró re­com­pen­sa a me­ses de cal­va­rio que afron­tó con en­te­re­za y op­ti­mis­mo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes -

Le lla­man el chi­co de la eter­na son­ri­sa. Pe­ro si en los diez me­ses que per­ma­ne­ció apar­ta­do de los te­rre­nos de jue­go no la per­dió, el jue­ves la ex­pre­sión de ale­gría per­ma­nen­te de Clau­dio Beau­vue te­nía un sig­ni­fi­ca­do di­fe­ren­te. Lo­gró lo que bus­ca to­do de­lan­te­ro: un gol que, ade­más, ser­vía pa­ra ga­nar el pri­mer asal­to de la eli­mi­na­to­ria. De­mos­tran­do que es­tá en el ca­mino pa­ra ser el que fue.

Con las cua­li­da­des in­tac­tas.

«Tie­ne su téc­ni­ca y su jue­go aé­reo in­tac­tos», di­jo Be­riz­zo el día del re­gre­so del an­ti­llano. Y fren­te al Kras­no­dar lo cons­ta­tó mar­can­do de ca­be­za, ha­cien­do ho­nor a ese mo­te de Air Beau­vue que le pu­sie­ron en el Guin­gamp. «Le apo­da­ron así sus com­pa­ñe­ros por­que ga­na­ba to­dos los due­los y los go­les de ca­be­za eran ha­bi­tua­les Su en­tre­na­dor de­cía que sin ser al­to, es ca­paz de per­ma­ne­cer en el ai­re más tiem­po que el res­to», se­ña­la el pe­rio­dis­ta Guy Hen­ri Ro­ger, que le si­guió du­ran­te sus dos tem­po­ra­das en el club fran­cés. Allí en­con­tró su me­jor ver­sión, sien­do la re­ve­la­ción de la tem­po­ra­da. «Gour­ven­nec — su téc­ni­co— con­ta­ba que le ha­bía con­ven­ci­do pa­ra po­ten­ciar sus for­ta­le­zas an­tes de co­rre­gir sus de­bi­li­da­des y así se con­vir­tió en el ju­ga­dor efi­cien­te que pa­re­ce que es­tá vol­vien­do a ser».

«Su en­tre­na­dor en el Guin­gamp de­cía que sin ser es­pe­cial­men­te al­to, es ca­paz de per­ma­ne­cer en el ai­re más tiem­po que los de­más» «Siem­pre di­jo que pre­fe­ría ju­gar de nue­ve o por de­trás del nue­ve, me­jor en el cen­tro que en los cos­ta­dos»

El gol que da sen­ti­do a la lu­cha Guy Hen­ri Ro­ger Pe­rio­dis­ta fran­cés

Co­mo nue­ve, su rol pre­di­lec­to

Beau­vue so­lía de­cir en Fran­cia que es­ta­ba lis­to pa­ra ju­gar en cual­quier po­si­ción de ata­que, pe­ro no ne­ga­ba cuál era su pre­fe­ri­da. «An­tes ha­bía si­do cen­tro­cam­pis­ta ofen­si­vo, pe­ro co­mo ata­can­te des­cu­brió su me­jor ver­sión. Siem­pre ad­mi­tió que pre­fe­ría ju­gar de nue­ve o por de­trás del nue­ve, me­jor por el cen­tro que en los cos­ta­dos», di­ce Ro­ger. Co­mo de­lan­te­ro pu­ro lle­ga­ron sus tantos pa­ra el Guin­gamp y ahí le si­túo Be­riz­zo el jue­ves al dar­le en­tra­da en lu­gar de Gui­det­ti.

AC­TI­TUD Acos­tum­bra­do a superar di­fi­cul­ta­des

«Nun­ca un fra­ca­so, siem­pre una lec­ción», lle­va ta­tua­do Beau­vue en in­glés en un bra­zo. Su ac­ti­tud, se­gún se ha con­ta­do siem­pre des­de el Cel­ta, ha si­do cla­ve pa­ra sa­lir a flo­te. Apren­dió a superar di­fi­cul­ta­des des­de que con 18 años el Nan­tes de­ci­dió no con­tar con él des­pués de ha­ber­se ido a los 15 a 7.000 ki­ló­me­tros de su Gua­da­lu­pe na­tal. Lue­go ven­drían pro­ble­mas en el Lyon, don­de ad­mi­tió ha­ber­lo «pa­sa­do muy mal en el la­do hu­mano». En Vi­go en­con­tró una nue­va opor­tu­ni­dad que se trun­có pron­to con la le­sión, pe­ro siem­pre con una son­ri­sa, ha lu­cha­do por otra más.

MI­GUEL VIDAL REUTERS

Beau­vue ce­le­bra su gol fren­te al Kras­no­dar, más de un año des­pués del an­te­rior y con diez me­ses pa­ra­do en me­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.