Ru­fián, en el «Sá­ba­do De­lu­xe»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Alta Definición - San­dra Fa­gi­nas

El cóc­tel que ha preparado Telecinco pa­ra la no­che del sá­ba­do da­rá re­sa­ca se­gu­ro. Y la se­ma­na que vie­ne se­rá di­fí­cil no caer y re­caer en to­do lo que va a dar de sí el nue­vo Sá­ba­do De­lu­xe. Un for­ma­to que nos de­vuel­ve de gol­pe a los fi­nes de se­ma­na de ha­ce quin­ce años, cuan­do el co­ra­zón se co­mió al ci­ne los sábados por la no­che, y el co­rri­llo se abrió a la vi­da de los otros. Sal­sa ro­sa o La no­ria son los pre­ce­den­tes de es­te De­lu­xe que se ha ma­qui­lla­do con la pro­mo­ción de abor­dar «te­mas de ac­tua­li­dad», pe­ro que aca­ba­rá por ser an­tes o des­pués más de lo mis­mo. Eso sí, ade­re­za­do con esos per­so­na­jes bom­ba que pue­den ha­cer ar­der las re­des al se­gun­do. Sa­mant­ha Villar o Ga­briel Ru­fián se en­car­gan es­ta no­che de ali­men­tar un de­ba­te que Telecinco ha ma­ne­ja­do a la per­fec­ción pa­ra con­tra­ata­car a sus com­pe­ti­do­res. La no­che del vier­nes ha ga­na­do la ca­te­go­ría de fa­mi­liar, con los ni­ños en­tre­ga­dos a la te­le en las dos prin­ci­pa­les ca­de­nas, y el sá­ba­do se ha po­la­ri­za­do en dos es­ti­los que so­lo ad­mi­ten dis­cu­sión. De un la­do, el pú­bli­co se irá a La Sexta a ver có­mo Mar­huen­da, In­da y Sar­dá se en­zar­zan; y del otro, los es­pec­ta­do­res se en­gan­cha­rán a la ter­tu­lia in­só­li­ta en la que Nie­ves He­rre­ro, Ru­fián, Be­lén Es­te­ban o Pilar Raho­la ha­bla­rán de te­mas co­mo la con­ci­lia­ción fa­mi­liar. En esa lu­cha de au­dien­cia el sá­ba­do se ha car­ga­do de ten­sión, de la ten­sión de ba­rra de bar... con la re­sa­ca tan ho­rro­ro­sa que de­ja. RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

«La ci­ber­se­gu­ri­dad le que­da muy le­jos a los ciu­da­da­nos. Los pa­sos agi­gan­ta­dos que se han da­do en ma­te­ria de tec­no­lo­gía no van de la mano de lo que la gen­te de­be­ría sa­ber so­bre có­mo pro­te­ger­se en In­ter­net». Yai­za Ru­bio, ana­lis­ta de in­te­li­gen­cia de Ele­ve­nPaths, uni­dad de ci­ber­se­gu­ri­dad de Te­le­fó­ni­ca, pre­ten­de con­cien­ciar a la so­cie­dad de la im­por­tan­cia de «te­ner sen­ti­do co­mún» cuan­do uno na­ve­ga por la Red. Es­to pa­ra el grue­so de los mor­ta­les, pe­ro pa­ra los que van un pa­so más allá Ru­bio par­ti­ci­pó el jue­ves en el I Con­gre­so Ma­ría Pi­ta De­fCon. Ahí, en­tre otras co­sas, ofre­ció una con­fe­ren­cia so­bre los ata­ques de fal­sa ban­de­ra, «una ame­na­za que preo­cu­pa a em­pre­sas y go­bier­nos, por el es­ce­na­rio fan­tás­ti­co que plan­tea In­ter­net pa­ra mo­di­fi­car las evi­den­cias». —¿En qué con­sis­te exac­ta­men­te su tra­ba­jo? —Tan­to yo co­mo mi equi­po en Ele­ve­nPaths lo que ha­ce­mos es tra­ba­jar en la de­tec­ción de vul­ne­ra­bi­li­da­des que pue­dan pro­ce­der de In­ter­net. Es de­cir, con­tro­lar las ame­na­zas con el ob­je­ti­vo Ru­bio, en la imagen, tam­bién ana­li­za los ata­ques de fal­sa ban­de­ra.

de que los usua­rios o em­pre­sas pue­dan lle­gar a ser más se­gu­ras. —¿Es po­si­ble que una em­pre­sa sea se­gu­ra al 100 %? —No, y de he­cho las com­pa­ñías es­tán muy preo­cu­pa­das por es­te te­ma, por­que lo cier­to es que la se­gu­ri­dad to­tal no exis­te. Nues­tro tra­ba­jo con­sis­te en ser pro ac­ti­vos en es­te as­pec­to. No­so­tros de­tec­ta­mos, par­chea­mos, pe­ro nun­ca se sa­be si un ter­ce­ro ya ha sa­ca­do un ré­di­to eco­nó­mi­co a esa vul­ne­ra­bi­li­dad. —Si a una em­pre­sa le ro­ban los da­tos de sus clien­tes, ¿tie­ne al­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad? —Las em­pre­sas tie­nen la obli­ga­ción de in­for­mar a sus clien­tes so­bre có­mo tie­nen que ope­rar en sus webs pa­ra evi­tar que

el usua­rio me­ta la pa­ta. El sec­tor ban­ca­rio, por ejem­plo, es el que más ata­ques re­ci­be, pe­ro to­das las com­pa­ñías in­tere­san. Ha­ce unos años, Ado­be su­frió un ci­be­ra­ta­que y tú pue­des pen­sar, bueno, ahí no ten­go na­da im­por­tan­te, pe­ro mu­cha gen­te re­pi­te con­tra­se­ñas y usua­rios y esos da­tos tie­nen mu­cho in­te­rés por­que se co­mer­cia­li­za con ellos por In­ter­net. Hoy en día los da­tos son el ac­ti­vo más po­ten­te que hay. —Di­ce que las em­pre­sas es­tán muy preo­cu­pa­das por los ci­be­ra­ta­ques pe­ro ¿lo es­tán los ciu­da­da­nos de a pie? —Les que­da muy le­jos. Los pa­sos agi­gan­ta­dos que ha da­do la tec­no­lo­gía en los úl­ti­mos años no van de la mano con có­mo se en-

—Aca­ba de dar una con­fe­ren­cia en A Co­ru­ña so­bre los ata­ques de fal­sa ban­de­ra que, se­gún afir­ma, es­tán a la or­den del día. —Así es, por­que la red es un es­ce­na­rio fan­tás­ti­co pa­ra mo­di­fi­car las evi­den­cias y ha­cer creer que otros han rea­li­za­do un ata­que cuan­do, en reali­dad, he­mos si­do no­so­tros mis­mos. —Siem­pre que se pien­sa en ame­na­zas a uno se le vie­ne a la men­te el or­de­na­dor o el mó­vil, pe­ro aho­ra hay in­fi­ni­dad de apa­ra­tos in­te­li­gen­tes. —Aho­ra no so­lo te­ne­mos nues­tro equi­po co­nec­ta­do a In­ter­net. Las te­les de aho­ra tie­nen vul­ne­ra­bi­li­dad, co­mo to­dos los dis­po­si­ti­vos do­ta­dos pa­ra re­ci­bir una ac­ción es­tán es­cu­chan­do y eso pue­de ser uti­li­za­do pa­ra ha­cer el mal. Pe­ro bueno, no hay que pen­sar en eso cons­tan­te­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.