Sin com­ple­jos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - El Tiempo - Pa­co Sán­chez

Los to­ta­li­ta­ris­mos car­ni­ce­ros del si­glo XX, es­cri­be la pro­fe­so­ra Holly Ca­se, se mon­ta­ron to­dos so­bre la idea de que ha­bía que fa­bri­car un «hom­bre nue­vo», qui­sie­ran o no los hom­bres vie­jos. De ahí tan­ta san­gre. Los nue­vos to­ta­li­ta­rios, sin em­bar­go, pre­ten­den exac­ta­men­te lo con­tra­rio: na­da de uto­pías, na­da de lu­chas por me­jo­rar, in­sis­ten en que eres muy bueno co­mo eres, por muy in­con­ve­nien­te que re­sul­te tu com­por­ta­mien­to pa­ra la so­cie­dad. Vie­ne a de­cir Ca­se que es un re­sul­ta­do ló­gi­co del re­ce­lo que sus­ci­ta­ron las ideo­lo­gías del hom­bre nue­vo: la gen­te no quie­re idea­les y no le im­por­ta sa­cri­fi­car la li­ber­tad, siem­pre que se le ase­gu­re lo bá­si­co pa­ra so­bre­vi­vir.

En me­dio del en­sa­yo apa­re­ce una fra­se del po­la­co Koła­kows­ki en la que des­cri­be en qué que­dó, en reali­dad, el hom­bre nue­vo so­vié­ti­co: «Un es­qui­zo­fré­ni­co ideo­ló­gi­co, un men­ti­ro­so que cree lo que di­ce, un hom­bre ca­paz de in­ce­san­tes ac­tos vo­lun­ta­rios de au­to­mu­ti­la­ción in­te­lec­tual». Así es el nue­vo súb­di­to. Un ciu­da­dano mu­cho más dúc­til y aco­mo­da­ti­cio. De ahí que Pu­tin no ne­ce­si­te cam­pos de con­cen­tra­ción ni gran­des matanzas o de­por­ta­cio­nes a lo Sta­lin pa­ra man­te­ner­lo a ra­ya. Le bas­ta con dar­le de co­mer y con que se sien­ta se­gu­ro, al­go que no per­ci­bió Gor­ba­chov, por­que pen­sa­ba que con la li­ber­tad lle­ga­ría lo de­más.

Los nue­vos to­ta­li­ta­rios, se­gún Holly Ca­se, ya no pre­ten­den que sea­mos me­jo­res, sino que nos sin­ta­mos me­jor. Lo ejem­pli­fi­ca con la ci­ta de un es­cri­tor ca­li­for­niano: «Ne­ce­si­ta­mos lle­var nues­tras im­per­fec­cio­nes a una pla­ta­for­ma po­lí­ti­ca que de­fien­da: ‘Mis ta­ras tam­bién ne­ce­si­tan aten­ción’». Mi­me­mos nues­tros de­fec­tos, nos gus­tan, no que­re­mos cam­biar­los y te­ne­mos de­re­cho a ellos. Con­vie­nen a los que man­dan. @pa­co­san­chez

Una dis­cu­sión so­bre los há­bi­tos ali­men­ti­cios de un cua­drúpe­do, bien re­ga­da con cuar­ti­llos de vino, se zan­ja de for­ma trá­gi­ca. ¿Ac­ci­den­te u ho­mi­ci­dio?

Una de las ta­ber­nas del «dis­tri­to de Oza, que sue­le dar la no­ta del su­ce­so san­grien­to es­pe­cial­men­te los sábados y do­min­gos». La imagen ilus­tra­ba un su­ce­so si­mi­lar ocu­rri­do años des­pués en otro establecimiento del an­ti­guo mu­ni­ci­pio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.