El tro­zo de ciu­dad que pa­re­ce sa­ca­do de una pe­lí­cu­la de los se­sen­ta

En es­ta zo­na de añe­jas vi­vien­das so­cia­les se jue­ga en la ca­lle, las bi­cis duer­men fue­ra y hay has­ta bar­ba­coas a pie de ace­ra

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MA­RÍA HERMIDA

Pa­ra ven­cer la nos­tal­gia de la Es­pa­ña pre­té­ri­ta, de los años se­sen­ta, se­ten­ta u ochen­ta, hay quien ca­da jue­ves se sien­ta fren­te al te­le­vi­sor y dis­fru­ta con los Al­cán­ta­ra y esa in­com­bus­ti­ble se­rie lla­ma­da Cuén­ta­me. Pe­ro en Pon­te­ve­dra no ha­ce fal­ta plan­tar­se fren­te al te­le­vi­sor pa­ra re­tro­ce­der a esa épo­ca. Hay un ba­rrio que, aun­que con mu­chos ser­vi­cios del si­glo XXI y con ve­ci­nos bien or­gu­llo­sos y con­ten­tos con el si­tio don­de vi­ven, po­dría pro­ta­go­ni­zar una peli de los se­sen­ta, la épo­ca en la que fue­ron le­van­ta­das mu­chas de sus ca­sas. Es la de­no­mi­na­da ba­rria­da de A Se­ca, que guar­da co­sas tan ge­nui­nas de esa épo­ca co­mo los ten­da­les en to­das las ven­ta­nas, al­gún que otro ni­ño ju­gan­do en la ca­lle, los ve­ci­nos sen­ta­dos en co­rri­llo a me­dia ma­ña­na en­tre sus vi­vien­das, las bi­ci­cle­tas y otros ca­chi­va­ches guar­da­dos a pie del por­tal, las bar­ba­coas en me­dio de las ca­sas, los jar­di­nes ador­na­dos con plan­tas pues­tas en cal­de­ros de plás­ti­co... Y un lar­go et­cé­te­ra.

A me­dia ma­ña­na de ayer, en bue­na par­te de las ven­ta­nas de las an­ti­guas vi­vien­das de A Se­ca ha­bía al­guien ten­dien­do ro­pa. Ca­si to­dos los re­si­den­tes son ma­yo­res. Y lle­van en el ba­rrio des­de que se cons­tru­yó, ha­ce se­sen­ta años. Es el ca­so de Iso­li­na, de 95 años, que es­tá en la ven­ta­na con su hi­jo Car­los. Di­ce él que su ma­dre es la más ve­te­ra­na de la ba- rria­da. La mu­jer in­di­ca: «Yo es­toy en­can­ta­da aquí, pe­ro me gus­ta­ba más an­tes, no ha­bía tantos gam­be­rros», in­di­ca. Car­los cuen­ta lo que lue­go di­cen al­gu­nos otros re­si­den­tes, que de cuan­do en vez pa­san co­sas ma­las, co­mo que cor­tan la luz por la no­che pa­ra lue­go aca­bar ro­ban­do. «Pe­ro eso no es gen­te del ba­rrio. Aquí se vi­ve bien y es­tá to­do bas­tan­te arre­gla­do, los del Con­ce­llo lo ha­cen bien», in­sis­te. Igual de con­ten­ta es­tá Ma­ría Ar­gen­ti­na, otra de las ve­te­ra­nas de la ba­rria­da, que aña­de: «Yo no cam­bio es­to por un pi­so, es­to es una re­si­den­cia fe­no­me­nal. A mí me da el sol en mi ca­si­ta to­do el día por de­lan­te y por de­trás. ¿Dón­de tie­nes eso en un edi­fi­cio? Na­da, yo en­can­ta­da aquí», in­di­ca la mu­jer.

Ha­blan los jó­ve­nes

¿Y los jó­ve­nes, qué cuen­tan los jó­ve­nes? A me­dia ma­ña­na, hay va­rios que es­tán sen­ta­dos en unas si­llas de pla­ya de­lan­te de una vi­vien­da. Tie­nen en el re­ga­zo a Da­nie­la, que al pa­re­cer es la re­si­den­te más pe­que­ña de la ba­rria­da, con seis me­ses de edad. Sus pa­dres tie­nen vi­sio­nes muy dis­tin­tas so­bre A Se­ca. A él le en­can­ta, y quie­re que su pe­que­ña crez­ca ahí. Di­ce que po­drá sa­lir a ju­gar fue­ra cuan­do quie­ra sin pe­li­gro de co­ches ni de otras co­sas. La ma­dre in­di­ca que no, que a ella no le gus­ta, y que se mar­cha­ría en­can­ta­da.

Apa­re­cen más ve­ci­nos que ha­cen co­rri­llo y di­cen: «Aquí se es­tá de ma­ra­vi­lla, los ve­ci­nos so­mos los de siem­pre, nos co­no­ce­mos y nos ayu­da­mos». Eso sí, ellos cuen­tan al­gu­nas de las ca­ren­cias que de­tec­tan. In­di­can que se cons­tru­yó un par­que, pe­ro que los en­tre­te­ni­mien­tos se rom­pie­ron —al­gu­nos ha­blan de van­da­lis­mo— y aho­ra se ne­ce­si­tan otros. In­di­can que se re­co­gen fir­mas pa­ra so­li­ci­tar esa me­jo­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.