For­ma­ción cons­tan­te La im­por­tan­cia de no de­jar de apren­der nun­ca

«Es­tu­dio pa­ra man­te­ner­me vi­vo», se oye en una bi­blio­te­ca pon­te­ve­dre­sa

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Reportaje - CARMEN FEI­JOO

PON­TE­VE­DRA

Hay vi­si­tas que son co­mo abrir puer­tas a la es­pe­ran­za. En­trar en una bi­blio­te­ca pon­te­ve­dre­sa a me­dia ma­ña­na, da igual que sea en la sa­la de la An­to­nio Odrio­zo­la o en las de los cam­pus, es una de ellas. ¿Por qué? Por la can­ti­dad de per­so­nas que uno en­cuen­tra es­tu­dian­do. Unos lo ha­cen pa­ra pre­pa­rar exá­me­nes universitarios o de ins­ti­tu­to, otros pen­san­do en apro­bar unas opo­si­cio­nes, al­gu­nos más, en­tra­dos ya en años, bus­can­do la ma­ne­ra de sa­car la ESO que cuan­do eran jó­ve­nes no cur­sa­ron. Y no fal­ta quien es­tu­die por pla­cer, por la ne­ce­si­dad se se­guir apren­dien­do siem­pre. «Es­tu­dio pa­ra man­te­ner­me vi­vo», se­ña­la­ba un día un ju­bi­la­do en la bi­blio­te­ca pú­bli­ca.

Esa idea su­ya, la de apren­der pa­ra man­te­ner­se vi­vo, per­si­gue a mu­chos otros ciu­da­da­nos. Bas­ta con ver el éxito de las ofer­tas edu­ca­ti­vas. Una de las op­cio­nes, qui­zás de la más ti­rón, es la de es­tu­diar idio­mas. Lo ha­cen quie­nes acu­den a cla­ses en la es­cue­la ofi­cial de idio­mas ubi­ca­da en A Xun­quei­ra, un to­tal de dos mil per­so­nas. Y lo ha­cen tam­bién quie­nes acu­den a aca­de­mias pa­ra pro­bar, por ejem­plo, con cla­ses de chino man­da­rín. In­clu­so lo ha­cen, sin acu­dir a cla­ses, fa­mi­lias que que­dan los fi­nes de se­ma­na pa­ra ha­blar fran­cés o ale­mán, en unas se­sio­nes en las que par­ti­ci­pan tan­to pa­dres co­mo hi­jos.

¿Y más allá de los idio­mas, qué? Hay mu­cha más for­ma­ción que es­tá te­nien­do ti­rón. Por Dis­tin­tas per­so­nas es­tu­dian­do en una de las bi­blio­te­cas de la ciu­dad, en Cien­cias So­ciais

ejem­plo, to­da la re­la­cio­na­da con el desa­rro­llo de las emo­cio­nes. Apren­der a ges­tio­nar el en­fa­do, la tris­te­za, la ale­gría... To­das esas co­sas que ya em­pie­zan a for­mar par­te tam­bién de ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res pa­ra los ni­ños in­tere­san a mu­chos alum­nos que bus­can cen­tros don­de se pue­de ejer­ci­tar esa ma­te­ria.

La for­ma­ción, esa que nun­ca de­be fal­tar, tam­bién pue­de ayu­dar­nos a ahu­yen­tar fan­tas­mas. En la ciu­dad hay cen­tros don­de ayu­da a pa­liar el de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo, a ejer­ci­tar la men­te... y a cul­ti­var pa­sio­nes. Da igual que sean cla­ses con ába­co, con ejer­ci­cios ma­te­má­ti­cos o mis­mo con jue­gos de nai­pes. Lo im-

por­tan­te es ayu­dar­le a la men­te a man­te­ner­se ac­ti­va. Por úl­ti­mo, es­tá la for­ma­ción ín­ti­ma­men­te li­ga­da con el ocio. Hay quien apren­de a cal­ce­tar —es un fu­ror úl­ti­ma­men­te— o a quien le da por la ro­bó­ti­ca. Da igual. Co­mo di­jo el ju­bi­la­do de la bi­blio­te­ca, lo im­por­tan­te apren­der pa­ra se­guir sin­tién­do­se vi­vo.

FO­TO R.LEIRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.