La in­ge­nui­dad co­mo pro­ble­ma po­lí­ti­co

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - XOSÉ LUÍS BARREIRO RIVAS

Pe­ro Stuart Mill no era un anar­quis­ta, ni un lo­co, y por eso te­nía igual de cla­ro que la dis­cre­pan­cia de­mo­crá­ti­ca no con­va­li­da la ile­ga­li­dad

En el con­tex­to del ca­so Palau, se pu­bli­có una re­fle­xión so­bre el in­de­pen­den­tis­mo que, si en lo que tie­ne de cier­to dis­ta mu­cho de ser no­ve­dad, en lo que tie­ne de error de­no­ta una in­ge­nui­dad de enor­mes pro­por­cio­nes. Ve­nía a de­cir el se­su­do pen­sa­dor que es pre­ci­so dis­tin­guir el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta, que, por ser un con­jun­to de ac­cio­nes pro­gra­ma­das con­tra el Es­ta­do, es an­ti­de­mo­crá­ti­co, y los ciu­da­da­nos in­de­pen­den­tis­tas, que tie­nen pleno de­re­cho a de­fen­der sus ideas den­tro del mar­co de­mo­crá­ti­co. Y so­bre tal dis­tin­ción, que en principio es im­pe­ca­ble, in­ten­ta­ba dis­cul­par a los que, pre­tex­tan­do el apo­yo a los que so­lo ex­pre­san y de­fien­den ideas in­de­pen­den­tis­tas, aca­ba­ron re­for­zan­do —¡sin que­rer!, pun­tua­li­za­ba— el atra­bi­lia­rio pro­ce­so en el que es­ta­mos en­fan­ga­dos.

Que las ideas no de­lin­quen ya se sa­bía en el si­glo XVIII. Y, pa­ra de­mos­trar has­ta qué pun­to so­mos más an­ti­guos y ño­ños de lo que cree­mos, mu­cho me te­mo que en los días de hoy no hay ni yu­pi ni pro­gre que se atre­va a de­fen­der la li­ber­tad de opi­nión co­mo lo hi­zo Stuart Mill a me­dia­dos del XIX, cuan­do de­jó es­cri­to que in­clu­so la opi­nión fa­vo­ra­ble al uso de la vio­len­cia co­mo mo­tor del cam­bio so­cial —lo que hoy se­ría un de­li­to de apo­lo­gía del te­rro­ris­mo— de­be ser to­le­ra­da y pro­te­gi­da en una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca. Por­que la ra­di­cal li­ber­tad de pen­sa­mien­to —de­cía Mill— es con­di­tio si­ne

qua non del pro­gre­so so­cial y cien­tí­fi­co, y una ca­rac­te­rís­ti­ca esen­cial de la de­mo­cra­cia mis­ma. Pe­ro Stuart Mill no era un anar­quis­ta, ni un lo­co, y por eso te­nía igual de cla­ro que la dis­cre­pan­cia de­mo­crá­ti­ca no con­va­li­da la ile­ga­li­dad, y que las ac­cio­nes po­lí­ti­cas de­ri­va­das de las opi­nio­nes so­lo son le­gí­ti­mas cuan­do, ac­tuan­do den­tro del sis­te­ma, se mo­di­fi­ca la ley.

Por eso creo que de­fen­der la li­bre opi­nión de los in­de­pen­den­tis­tas es una con­cep­ción muy ma­gra de la li­ber­tad de­mo­crá­ti­ca, ya que na­die dis­cu­te ni li­mi­ta en Es­pa­ña tal de­re­cho. El pro­ble­ma lo te­ne­mos si, co­mo de­cía el ar­ti­cu­lis­ta, no nos he­mos da­do cuen­ta del abis­mo que hay en­tre te­ner y ex­pre­sar una opi­nión y atri­buir­se el de­re­cho a arre­me­ter con­tra la le­ga­li­dad y el sis­te­ma en nom­bre de di­cha opi­nión, has­ta el pun­to de uti­li­zar las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do pa­ra frag­men­tar y des­truir el Es­ta­do mis­mo. Lo que hie­re nues­tro mo­men­to his­tó­ri­co no son las opi­nio­nes, sino la des­leal­tad de los más al­tos ser­vi­do­res del Es­ta­do que, sin más le­gi­ti­mi­dad que su opi­nión, pre­su­men a dia­rio de no cum­plir ni ha­cer cum­plir la Cons­ti­tu­ción y las le­yes que ha­bían ju­ra­do. Por eso hay que con­ve­nir que, si es cier­to que los pe­lo­to­nes de la ile­ga­li­dad se nos han co­la­do por las grie­tas abier­tas por una de­fen­sa mal en­ten­di­da y peor ejer­ci­da del de­re­cho a dis­cre­par, es evi­den­te que los ju­ris­tas, tri­bu­na­les, ins­ti­tu­cio­nes, co­men­ta­ris­tas y ter­tu­lia­nos es­ta­ban en Ba­bia. ¡Y allí de­ben se­guir, vi­ve Dios!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.