Ha­ga­mos va­ler el «long tail» ga­lle­go

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - JO­SÉ MA­RÍA GAR­CÍA-LASTRA So­cio di­rec­tor de Cris­ta­li­za

El del co­mer­cio es un sec­tor en ple­na re­vo­lu­ción, por­que es­tá en pleno cam­bio la for­ma en la que se rea­li­za la com­pra­ven­ta de bie­nes. El co­mer­cio mi­no­ris­ta, el que nos abas­te­ce de nues­tras ne­ce­si­da­des dia­rias, es­tá vi­vien­do un au­tén­ti­co su­na­mi. Y por eso, la su­pues­ta cri­sis de mo­de­lo se es­tá con­vir­tien­do nue­va­men­te en una opor­tu­ni­dad pa­ra los que quie­ran de ver­dad arries­gar. En Ga­li­cia son mu­chas las mar­cas que com­pi­ten por ha­cer­se con la ces­ta de la com­pra lo­cal, pe­ro tam­bién son muy re­le­van­tes aque­llas que jue­gan la par­ti­da de la ven­ta glo­bal, la de abas­te­cer de pro­duc­tos al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. Ahí es­tá la gran opor­tu­ni­dad. Los há­bi­tos de con­su­mo ya no tie­nen na­da que ver con los de an­ta­ño. Ca­si el 10 % de las com­pras que se rea­li­zan en Eu­ro­pa se ha­cen a tra­vés de In­ter­net; en Es­pa­ña — uno de los paí­ses con más com­pra­do­res on­li­ne— ca­da uno de no­so­tros rea­li­za unas die­ci­sie­te com­pras al año a tra­vés de In­ter­net co­mo me­dia; aun­que hay un gru­po de clien­tes —más jó­ve­nes, más ur­ba­nos— que lle­ga a las cua­ren­ta y tres ca­da do­ce me­ses.

Ade­más, lo que más se ven­de es mo­da; que en Eu­ro­pa vie­ne a ser una quin­ta par­te del mon­tan­te to­tal de la ven­ta on­li­ne. Es­te es uno de los fac­to­res que es­tán afec­tan­do más a la gran sa­cu­di­da del re­tail en to­do el mun­do, al que hay que aña­dir la lle­ga­da de nue­vos com­pe­ti­do­res y las nue­vas exi­gen­cias de los con­su­mi­do­res. Pe­ro si nos ce­ñi­mos a lo que sig­ni­fi­ca la ven­ta on­li­ne, de nue­vo, en es­ta re­vo­lu­ción ya con­so­li­da­da y que no ha­ce más que au­men­tar su re­le­van­cia año tras año, nos en­con­tra­mos con una gran opor­tu­ni­dad pa­ra los paí­ses más pe­ri­fé­ri­cos. Ga­li­cia se re­la­cio­na en ré­gi­men de ve­cin­dad con los gran­des mer­ca­dos eu­ro­peos, mien­tras que otros te­rri­to­rios —Chi­na, Co­rea o Es­ta­dos Uni­dos— jue­gan sus par­ti­das de for­ma su­ma­men­te in­te­li­gen­te y con gran­des apo­yos eco­nó­mi­cos, pe­ro con una ma­yor dis­tan­cia fí­si­ca con sus clien­tes eu­ro­peos.

Es mo­men­to de aná­li­sis y re­fle­xión, pe­ro so­bre to­do de ac­ción. La oca­sión es mag­ní­fi­ca pa­ra los nue­vos y los no tan nue­vos ne­go­cios. Pa­ra los fa­bri­can­tes y tam­bién pa­ra los dis­tri­bui­do­res. Pe­ro so­bre to­do es tiem­po pa­ra los que se­pan es­pe­cia­li­zar­se y bus­car nue­vos ni­chos pa­ra pro­duc­tos no­ve­do­sos y de ca­li­dad. Se pre­ci­sa ade­más apo­yo ins­ti­tu­cio­nal pa­ra re­afir­mar los atri­bu­tos de mar­ca de lo ga­lle­go, co­mo si­nó­ni­mo de ca­li­dad y dis­tin­ción; apa­lan­cán­do­nos en la ca­pa­ci­dad de­mos­tra­da de las em­pre­sas de trans­por­te que des­pués con­si­guen que esas com­pras lle­guen a tiem­po a los do­mi­ci­lios de los clien­tes. Eso sí, ten­ga­mos cla­ro los prin­ci­pios del long tail, don­de los pe­que­ños com­pi­ten con pro­duc­tos muy ver­ti­ca­les fren­te a la ho­ri­zon­ta­li­dad de los gran­des.

Se­re­mos la gran bou­ti­que si sa­be­mos leer bien es­te mo­men­to. No es­ta­mos le­jos, el mer­ca­do glo­bal nos ha lle­va­do al mis­mo cen­tro de to­dos los ne­go­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.