El re­loj de la Pe­re­gri­na vuel­ve a fun­cio­nar gra­cias a una pie­za ar­te­sa­na he­cha con ace­ro ale­mán

El en­car­ga­do de re­pa­rar­lo fue Pe­dro Pa­gán, cu­yo pa­dre, Ful­gen­cio, ya arre­gló en su día es­ta má­qui­na

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pon­te­ve­dra - MARÍA HER­MI­DA

El re­loj de la Pe­re­gri­na vuel­ve a fun­cio­nar gra­cias a una pie­za he­cha a me­di­da

La pa­sa­da se­ma­na, es­te pe­rió­di­co re­fle­ja­ba una si­tua­ción cu­rio­sa en la ciu­dad pon­te­ve­dre­sa: al­gu­nos de los prin­ci­pa­les re­lo­jes pú­bli­cos de la ur­be, co­mo los de la Pe­re­gri­na, la vie­ja ca­sa con­sis­to­rial o el hos­pi­tal pro­vin­cial no fun­cio­nan, es­tán pa­ra­dos. Pe­ro las co­sas han cam­bia­do, al me­nos en uno de los ca­sos. El Con­ce­llo, que es responsable del re­loj del tem­plo, con­tac­tó con la em­pre­sa de re­lo­je­ría que siem­pre se en­car­gó de es­ta ma­qui­na­ria pa­ra que pro­ce­die­se a su re­pa­ra­ción. Y, ayer, Pe­dro Pa­gán, re­lo­je­ro vi­gués, ter­mi­nó su tra­ba­jo y las ma­ne­ci­llas del re­loj ya es­tán en ho­ra —las cam­pa­na­das van por otro sis­te­ma, elec­tró­ni­co, y ya fun­cio­na­ban—. Pa­gán ex­pli­có que el re­loj lle­va­ba tiem­po y tiem­po sin fun­cio­nar por­que fue com­ple­jo arre­glar­lo. «La ca­sa que lo fa­bri­có, del País Vas­co, ce­rró. Y no se lo­gra­ba con­se­guir una pie­za que fal­ta­ba. Al fi­nal, la hi­ce yo mis­mo», in­di­có.

Hay to­da una his­to­ria de­trás de la re­pa­ra­ción. Pa­gán tu­vo que pe­dir un ace­ro tem­pla­do es­pe­cial a Ale­ma­nia pa­ra po­der ha­cer esa pie­za. Lue­go, echar­le ho­ras en el ta­ller y, fi­nal­men­te, co­lo­car la pie­za en su si­tio. «Es una pie­za que afec­ta­ba a la sus­pen­sión, pue­de de­cir­se que el re­loj te­nía un pro­ble­ma jus­to en su co­ra­zón», in­di­có con iro­nía. A Pa­gán, aho­ra, le preo­cu­pa que el re­loj si­ga an­dan­do, que no se pa­re. Por eso, aun­que ter­mi­nó el tra­ba­jo por la ma­ña­na, por la tar­de re­gre­só pa­ra ver que iba bien.

«No hay que dar­le cuer­da»

Aun­que el re­loj de la Pe­re­gri­na es me­cá­ni­co y de cuer­da, lle­va in­cor­po­ra­do una es­pe­cie de mo­tor que ha­ce que el re­loj se dé cuer­da a sí mis­mo, por lo tan­to su man­te­ni­mien­to no tie­ne que ser tan con­ti­nuo. Aun así, Pe­dro Pa­gán in­sis­te en que hay que re­vi­sar­lo a ca­da pa­so, por­que le afec­tan los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra, amén de cir­cuns­tan­cias co­mo las ca­gadas de pá­ja­ros o la pro­pia su­cie­dad del am­bien­te. In­di­ca que, co­mo mí­ni­mo, de­be ser lim­pia­do a fon­do dos ve­ces al año.

Se­ña­la que las ma­ne­ci­llas no irán al com­pás con las cam­pa­na­das. Por­que es­tas úl­ti­mas son elec­tró­ni­cas y van por su cuen­ta.

CA­PO­TI­LLO

Pe­dro Pa­gán, con el re­cién re­pa­ra­do re­loj del tem­plo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.