El nar­co­trá­fi­co ga­lle­go lle­va 30 años li­de­ran­do la en­tra­da de co­caí­na a Eu­ro­pa

Los cla­nes sud­ame­ri­ca­nos fían ali­jos a es­tos gru­pos, obli­ga­dos a re­no­var sus cú­pu­las por la pre­sión po­li­cial

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - JA­VIER ROMERO

De la sel­va an­di­na a la cu­bier­ta de cual­quier cis­ter­na de ba­ño de dis­co­te­ca. Un via­je in­cier­to, y so­lo de ida, en­tre Su­da­mé­ri­ca y Ga­li­cia, ya sea a tra­vés de sus mue­lles o su cos­ta, o me­dian­te los cla­nes ga­lle­gos del nar­co­trá­fi­co que tie­nen in­fil­tra­dos a los con­tac­tos ne­ce­sa­rios en puer­tos ga­lai­cos o na­cio­na­les, co­mo Va­len­cia o Barcelona, o eu­ro­peos, véa­se los ac­ti­vos ejem­plos de Ró­ter­dam o Am­be­res. Y siem­pre con el afán de des­car­gar el pre­cia­do pol­vo blan­co. Pe­ro no to­do es­tá es­cri­to en es­ta in­dus­tria ilí­ci­ta, aun­que Ga­li­cia, de una for­ma u otra, ca­si siem­pre se aca­ba cru­zan­do en el ca­mino de las fuer­zas del or­den. Y así, de for­ma pe­ren­ne, des­de que aque­llos arou­sa­nos que ve­nían del con­tra­ban­do del ta­ba­co abrie­ron ru­tas y asen­ta­ron un nue­vo mer­ca­do transoceánico que ya du­ra 30 años.

El úl­ti­mo ca­so se vi­vió la se­ma­na pa­sa­da. Un im­por­tan­te ali­jo de 2,4 to­ne­la­das lle­gó a la cu­na del nar­co­trá­fi­co en Es­pa­ña sin con­tar con nin­gu­na de sus or­ga­ni­za­cio­nes es­pe­cia­li­za­das en el trans­por­te de co­ca. El mé­to­do, por re­su­mir­lo, sor­pren­dió a los agen­tes más ex­pe­ri­men­ta­dos, ya que fue­ron los pro­pios co­lom­bia­nos, a tra­vés del car­tel de Los Bo­ya­cos, los en­car­ga­dos de zar­par por su cuen­ta al otro la­do del Atlán­ti­co, lle­gar a la cos­ta que en su día fue el fin del mun­do y, sin que ha­ya tras­cen­di­do to­da­vía la me­to­do­lo­gía, des­car­gar la dro­ga por sus pro­pios me­dios de­jan­do de la­do a los cla­nes oriun­dos. Lo que sí apro­ve­cha­ron fue la cos­ta y sus se­cre­tos, co­no­ci­dos en el país del ca­fé des­de los tiem­pos de los gran­des car­te­les, co­mo el de Ca­li, que fue el que más re­la­ción tu­vo con sus co­le­gas de ofi­cio en Ga­li­cia.

Flo­tan­do

Las puer­tas de en­tra­da a Oc­ci­den­te de la fa­ri­ña más ca­ra del mun­do son va­rias, y de so­bra co­no­ci­das por las dé­ca­das que lle­van en­tre­abier­tas. Un re­su­men en for­ma de grá­fi­co pue­de ver­se en la par­te su­pe­rior, aun­que, co­mo en to­do, hay le­tra pe­que­ña. La tra­ma es­tá cla­ra, y las for­mas de eje­cu­tar­la, más. La dro­ga lle­ga flo­tan­do, prin­ci­pal­men­te, por la ru­ta de las Azo­res, ya sea en bar­cos pes­que­ros o ve­le­ros, aun­que tam­bién triun­fa, y mu­cho, el mé­to­do de los con­te­ne­do­res al­ma­ce­na­dos en las bo­de­gas de bu­ques mer­can­tes. Es­ta op­ción co­gió fuer­za ha­ce unos 20 años por los con­ti­nuos pa­los que re­ci­bían en al­ta mar las em­bar­ca­cio­nes fle­ta­das por par­ti­cu- la­res. El sis­te­ma fun­cio­nó y en­rai­zó, en par­te, por la re­duc­ción no­ta­ble de los cos­tes que im­pli­can es­tas ope­ra­cio­nes.

Vigo y Ma­rín son los puer­tos a te­ner más en cuen­ta en Ga­li­cia. En el ca­so olí­vi­co, ca­da año en­tran unos 70.000 con­te­ne­do­res, mien­tras que en Al­ge­ci­ras, 350.000. En­tre los pro­fe­sio­na­les que se de­di­can a in­ter­cep­tar la co­di­cia­da mer­can­cía exis­te la creen­cia de que si Vigo tu­vie­ra la mis­ma car­ga de tra­ba­jo que Al­ge­ci­ras, en­tra­ría ca­da año más co­ca por ese mue­lle co­mer­cial que en el res­to de Eu­ro­pa jun­ta. ¿El mo­ti­vo? Los con­tac­tos que los nar­cos ga­lle­gos tie­nen in­fil­tra­dos en es­tos re­cin­tos por­tua­rios y que co­la­bo­ran, por una re­tri­bu­ción acor­da­da pre­via­men­te, en la re­ti­ra­da del con­te­ne­dor a la ho­ra se­ña­la­da y por la puer­ta pac­ta­da.

Sis­te­mas de ac­ce­so

Los que más sa­ben de es­to, por los años que lle­van en el ofi­cio y los con­fi­den­tes y ope­ra­ti­vos que acu­mu­lan, ase­gu­ran que es tan im­por­tan­te, o más, el sis­te­ma pa­ra in­tro­du­cir los far­dos co­mo el puer­to o la zo­na de des­car­ga. Es­tos ex­per­tos en la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co, y que per­te­ne­cen a uni­da­des es­pe­cia­li­za­das de la Guar­dia Ci­vil y de la Po­li­cía Na­cio­nal, lo ejem­pli­fi­can de for­ma elo­cuen­te.

Ima­gi­nen que una gran em­pre­sa de ali­men­ta­ción com­pra, por ejem­plo, la ma­te­ria pri­ma en Su­da­mé­ri­ca. Al mes son mi­les de to­ne­la­das las que via­ja­rían de for­ma re­gu­lar en cien­tos de con­te­ne­do­res con una coar­ta­da apa­ren­te­men­te in­ma­cu­la­da. Pe­ro si al­guien de esa com­pa­ñía de­ci­die­se man­char­se las ma­nos, re­sul­ta­ría ca­si im­po­si­ble es­ca­near ca­da de­pó­si­to, al tra­tar­se de una can­ti­dad de con­te­ne­do­res enor­me, ade­más de por­que hay otros ob­je­ti­vos me­nos pul­cros que aca­ban po­nién­do­se a ti­ro. Ha­bla­mos de em­pre­sas, mu­chas ve­ces de re­cien­te de crea­ción, que ha­cen pe­di­dos que no cua­dran, o co­me­ten otro ti­po de erro­res que sal­tan a la vis­ta.

Ha­ce un par de años, en Vigo ca­yó un con­te­ne­dor que es­con­día un ali­jo de 1,7 to­ne­la­das de co­ca ca­mu­fla­do en­tre ca­jas de atún. ¿Qué pu­so en aler­ta a la Po­li­cía Na­cio­nal? El ce­re­bro de la ope­ra­ción pa­ga­ba en Su­da­mé­ri­ca el atún a un pre­cio más ca­ro de lo que abo­na­ría sin te­ner que sa­lir del Ber­bés. En el ca­so de Ma­rín, por ejem­plo, lo más co­mún es que la dro­ga lle­gue ca­mu­fla­da en­tre fru­ta, que es la mer­can­cía le­gí­ti­ma pro­ce­den­te de Su­da­mé­ri­ca que más se des­em­bar­ca fren­te a la is­la de Tam­bo.

En el ca­so de los ali­jos que lle­gan en pes­que­ros, y sin sa­lir de Ga­li­cia, las áreas pre­di­lec­tas de des­car­ga pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les, siem­pre que la co­ca se cuan­ti­fi­que en to­ne­la­das, son las zo­nas de Mu­xía y Car­no­ta. Es­to res­pon­de, pro­ba­ble­men­te, a que los ma­los son cons­cien­tes de que los gru­pos po­li­cia­les de­di­ca­dos a la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co tie­nen sus ba­ses a una dis­tan­cia con­si­de­ra­ble. Por ejem­plo, el Gre­co (Po­li­cía Na­cio­nal) y el ECO (Guar­dia Ci­vil) es­tán a una ho­ra y me­dia en co­che, co­mo mí­ni­mo, lo que di­fi­cul­ta, y mu­cho, la ac­ción po­li­cial. Lo más cer­cano se­ría la Udy­co o el EDOA de A Co­ru­ña (Po­li­cía Na­cio­nal y Guar­dia Ci­vil, res­pec­ti­va­men­te), pe­ro no cuen­tan con me­dios hu­ma­nos ni téc­ni­cos ne­ce­sa­rios pa­ra fre­nar el nar­co­trans­por­te.

Más peo­nes que pa­tro­nes

En Ga­li­cia hay muy po­cas or­ga­ni­za­cio­nes (tres o cua­tro, co­mo mu­cho) que ten­gan ca­pa­ci­dad pa­ra ad­qui­rir co­ca en gran­des can­ti­da­des y, ade­más, cuen­ten con la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria. De he­cho, en los úl­ti­mos 15 años, los cla­nes ga­lle­gos ac­túan co­mo or­ga­ni­za­cio­nes de­di­ca­das ex­clu­si­va­men­te a la des­car­ga y al­ma­ce­na­mien­to de la dro­ga; por es­tos co­me­ti­dos sue­len co­brar un 30 %, ge­ne­ral­men­te en es­pe­cie. An­tes de que se pro­duz­ca la des­car­ga, el car­tel que en­vía la dro­ga tras­la­da a un emi­sa­rio a Es­pa­ña pa­ra su­per­vi­sar que to­do se rea­li­za co­rrec­ta­men­te y, en el ca­so de que de­tec­te al­gún ti­po de pro­ble­ma, se­ña­lar a los cul­pa­bles. Otra reali­dad, que va en el ADN de los nar­cos ga­lle­gos, es su re­cha­zo a re­la­cio­nar­se con otras ma­fias. Son or­ga­ni­za­cio­nes her­mé­ti­cas don­de es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble en­trar, pe­ro mu­cho más di­fí­cil sa­lir sin con­se­cuen­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.