«Que de­nun­cien: tie­nen apo­yo so­cial y tie­nen pro­tec­ción po­li­cial»

Do­ce fun­cio­na­rios in­te­gran el equi­po que co­men­zó a tra­ba­jar en sep­tiem­bre y pro­te­ge ya a 200 víc­ti­mas

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - MA­RÍA SANTALLA

Tie­ne mie­do, pe­ro ha de­ci­di­do que ya es­tá bien, que no aguan­ta­rá más in­sul­tos ni más pa­li­zas. Hoy lo ha­rá. Cru­za la puer­ta de la co­mi­sa­ría. Es­tá asus­ta­da. Pe­ro si­gue ade­lan­te. Un agen­te la atien­de: «Bue­nos días, ¿qué desea?». Y el en­gra­na­je pa­ra pro­te­ger­la de su agre­sor se po­ne en mar­cha. «El pro­ce­so par­te de una de­nun­cia. En­tra una mu­jer de­nun­cian­do un po­si­ble ca­so de vio­len­cia ma­chis­ta y a par­tir de ahí se abre una in­ves­ti­ga­ción po­li­cial, se da cuen­ta al juz­ga­do y, una vez que se tie­ne una or­den cau­te­lar de pro­tec­ción dic­ta­da por el juz­ga­do, em­pe­za­mos a asu­mir la pro­tec­ción in­te­gral las 24 ho­ras del día».

Quien ha­bla es Da­vid, uno de los agen­tes de la Po­li­cía Au­to­nó­mi­ca que com­po­nen la uni­dad de pro­tec­ción a las víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro. A su la­do, su com­pa­ñe­ra Elena asien­te. Am­bos for­man par­te de un equi­po que co­men­zó a tra­ba­jar en el mes de sep­tiem­bre y que es­tá a pun­to de al­can­zar las 200 mu­je­res ba­jo su vi­gi­lan­cia cons­tan­te.

«He­mos ido asu­mien­do ca­da vez más has­ta lle­gar a hoy, que va­mos ca­mino de las 200 mu­je­res que dis­po­nen de pro­tec­ción in­te­gral las 24 ho­ras del día los 365 días del año».

Los ca­sos se los re­mi­te la Po­li­cía Na­cio­nal a par­tir de un con­ve­nio fir­ma­do en­tre la Con­se­lle­ría de Pre­si­den­cia y la Je­fa­tu­ra Su­pe­rior de Po­li­cía. A ca­da mu­jer que lle­ga a la uni­dad se le asig­na un po­li­cía: «La víc­ti­ma tie­ne un te­lé­fono de un po­li­cía, y es­te es el úni­co fun­cio­na­rio que sa­be de su ca­so, na­die más va a tra­tar

con ella, el que la co­ge des­de el prin­ci­pio, ter­mi­na su ca­so». El ob­je­ti­vo es que la víc­ti­ma no ten­ga que con­tar su si­tua­ción una y otra vez a per­so­nas di­fe­ren­tes y que co­ja con­fian­za con el agen­te en­car­ga­do de su se­gu­ri­dad.

En el mo­men­to en el que se ini­cia la vi­gi­lan­cia, el po­li­cía tie­ne una en­tre­vis­ta con la mu­jer. «In­ten­tas sa­ber lo más po­si­ble de la si­tua­ción de la per­so­na a la que vas a pro­te­ger, por­que cuan­to más sa­bes de ella más efi­caz es la pro­tec­ción», ex­pli­can. Lo ha­bi­tual es que se reúnan tam­bién

con su pa­re­ja: «Se le in­for­ma de que esa per­so­na tie­ne vi­gi­lan­cia po­li­cial las 24 ho­ras del día y se le ex­pli­ca en qué con­sis­ten las me­di­das de ale­ja­mien­to».

Un pro­gra­ma pues­to en mar­cha por el Mi­nis­te­rio del In­te­rior, co­no­ci­do co­mo Vio­gen, de­ter­mi­na las me­di­das de pro­tec­ción que se de­ben adop­tar en ca­da ca­so, por­que «a la mu­jer a la que se le da pro­tec­ción se le apli­ca un plan per­so­na­li­za­do». Es­to es así por­que «no hay dos vi­das igua­les, hay un mi­llón de va­ria­bles»: de­pen­dien­do del ries­go «se ha­cen vi­gi­lan­cias, con­tra­vi­gi­lan­cias, en su lu­gar de tra­ba­jo, las ho­ras de sa­li­da, acom­pa­ña­mien­tos al juz­ga­do, de­pen­dien­do del ca­so y de la pe­li­gro­si­dad». Ade­más de los po­li­cías asig­na­dos a la uni­dad, «po­li­cías uni­for­ma­dos co­la­bo­ran los 365 días del año en los ca­sos que re­quie­ren es­pe­cial apo­yo». El pro­ble­ma, re­cal­can, no dis­tin­gue eda­des. «Des­de los vein­te has­ta los ochen­ta años». Es preo­cu­pan­te, di­cen, «el con­trol que se es­tá dan­do en ado­les­cen­tes, so­bre las re­des so­cia­les, so­bre las con­tra­se­ñas, so­bre lo que se di­ce en ellas. Te­ne­mos que es­tar muy pen­dien­tes de esos ca­sos en­tre ado­les­cen­tes».

Los po­li­cías en­car­ga­dos de pro­te­ger a las víc­ti­mas de vio­len­cia ma­chis­ta in­sis­ten en la im­por­tan­cia de que es­tas pre­sen­ten de­nun­cia, aun­que son cons­cien­tes de que no es fá­cil. «Pue­de ha­ber per­so­nas de­pen­dien­tes eco­nó­mi­ca­men­te de su ma­ri­do, sin vi­vien­da; cuan­do a eso le aña­di­mos los ni­ños, el pro­ble­ma se va agra­van­do. Una mu­jer que de­nun­cia es una va­lien­te, por­que le cam­bia su vi­da mu­chí­si­mo». Pe­ro tie­ne que ser­lo: «Ha­ce­mos un lla­ma­mien­to a que de­nun­cien. Siem­pre hay que de­nun­ciar, por­que un mal­tra­to que no se de­nun­cia ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te no exis­te». Pa­ra ani­mar­las a dar el pa­so re­cuer­dan a las mu­je­res en esa si­tua­ción que «tie­nen apo­yo so­cial, tie­nen apo­yo ad­mi­nis­tra­ti­vo y tie­nen pro­tec­ción po­li­cial».

PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

Elena y Da­vid for­man par­te del equi­po de la Po­li­cía Au­to­nó­mi­ca asig­na­do a vio­len­cia do­més­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.