Con­de­na­dos a re­en­con­trar­se en la ca­lle

Son los nom­bres pro­pios del nar­co­trá­fi­co ga­lle­go, acu­mu­lan años de pri­sión y de vi­si­tas a los juzgados pa­ra, aho­ra, es­tar muy cer­ca de vol­ver a ver­se las ca­ras fue­ra de la cár­cel

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - JA­VIER ROMERO

Fue­ron los tris­tes pro­ta­go­nis­tas de la ma­yor cam­pa­ña so­cial que hu­bo en Es­pa­ña con­tra el trá­fi­co de dro­gas. Sus nom­bres sal­ta­ron a la fa­ma, ha­ce 27 años, por la ope­ra­ción Né­co­ra, aun­que hoy, al­gu­nos más que otros, si­guen sien­do el su­je­to de mu­chos ti­tu­la­res de pren­sa. En par­te por la mo­da que mi­ti­fi­ca to­do lo re­la­cio­na­do con la nar­co­cul­tu­ra, tan­to la que pro­ce­de de Su­da­mé­ri­ca co­mo la pa­tria, que, por des­gra­cia, si­gue dan­do mu­cho que ha­blar. Pe­ro la reali­dad, ca­si tres dé­ca­das des­pués de ini­ciar­se la gue­rra ju­di­cial con­tra los que fue­ron los nom­bres pro­pios, y pio­ne­ros, del nar­co­trá­fi­co en Ga­li­cia, es que, a fal­ta de que Lau­reano Ou­bi­ña sal­ga de pri­sión, to­dos ellos es­tán con­de­na­dos a re­en­con­trar­se en la ca­lle y quién sa­be si a los pies de la mis­ma ría que fue el es­ce­na­rio flo­tan­te de sus vi­das.

LAU­REANO OU­BI­ÑA Con­tan­do los días.

Su pues­ta en li­ber­tad es­tá pre­vis­to que se pro­duz­ca en cues­tión de días des­pués de ob­te­ner el ter­cer gra­do por par­te de la Au­dien­cia Na­cio­nal. Lau­reano Ou­bi­ña (Cam­ba­dos, 1946) tie­ne 71 años, dos cán­ce­res y lle­va 22 años en la cár­cel por va­rias con­de­nas de trá­fi­co de ha­chís y una de blan­queo de ca­pi­ta­les. En la ac­tua­li­dad se en­cuen­tra en el pe­nal de Na­val­car­ne­ro, aun­que, cuan­do re­gre­se a la ca­lle, tra­ba­ja­rá de for­ma al­truis­ta pa­ra una aso­cia­ción que se de­di­ca a la in­te­gra­ción so­cial de emi­gran­tes afri­ca­nos y, en me­nor me­di­da, to­xi­có­ma­nos. De su pa­sa­do que­dan pa­ra el re­cuer­do su ac­ti­tud chu­les­ca an­te el tri­bu­nal de la ope­ra­ción Né­co­ra, el fa­mo­so pa­zo Baión y su par­ti­cu­lar gue­rra per­so­nal con la ca­be­za vi­si­ble de la Fun­da­ción Ér­gue­te, Car­men Aven­da­ño. Hoy, ase­gu­ran en su en­torno, so­lo quie­re cu­rar su en­fer­me­dad y dis­fru­tar de la fa­mi­lia. Si­to Mi­ñan­co. Lau­reano Ou­bi­ña. Pelopincho.

SI­TO MI­ÑAN­CO En Al­ge­ci­ras.

Jo­sé Pra­do Bu­ga­llo, Si­to Mi­ñan­co (Cam­ba­dos, 1955), es, de ca­lle, el nom­bre pro­pio del nar­co­trá­fi­co ga­lle­go más mi­ti­fi­ca­do. En par­te por su re­la­ción con el car­tel de Me­de­llín de Pa­blo Es­co­bar, per­so­na­je que si­gue dan­do mu­cho que ha­blar a pe­sar de lle­var más de vein­te años muer­to. Su es­ti­lo, re­fi­na­do en com­pa­ra­ción con sus co­le­gas de ofi­cio en el pa­sa­do, tam­bién se re­cuer­da, igual que la ges­tión del equi­po de fút­bol Cam­ba­dos con él en la pre­si­den­cia, cuan­do se que­dó a las puer­tas de as­cen­der a Se­gun­da A. En su his­to­rial, a di­fe­ren­cia de Ou­bi­ña, sí fi­gu­ran con­de­nas por trá­fi­co de co­caí­na. Hoy, y tras años en la cár­cel, dis­fru­ta de un ré­gi­men de se­mi­li­ber­tad al ha­ber ob­te­ni­do el se­gun­do gra­do, y se le ubi­ca en Al­ge­ci­ras. Su con­de­na es­tá pre­vis­to que fi­na­li­ce en el 2018.

MA­NUEL CHARLÍN Re­ti­ro fa­mi­liar.

Vol­vió a dis­fru­tar de la li­ber­tad en el 2011 tras vein­te años en­tre re­jas. Y lo ha­ce en su ca­sa de Vi­la­no­va, don­de to­do in­di­ca que Ma­nuel Charlín (Vi­la­no­va de Arou­sa, 1932) lle­va una vi­da tran­qui­la en com­pa­ñía de sus fa­mi­lia­res. Fue el pri­me- ro, en el con­tex­to de los gran­des nom­bres del nar­co­trá­fi­co en Ga­li­cia con­de­na­dos, en re­cu­pe­rar la li­ber­tad. En los úl­ti­mos años ha te­ni­do que ver có­mo sa­lían a subas­ta un gran nú­me­ro de bie­nes que for­ma­ron par­te de su pa­tri­mo­nio.

MAR­CIAL DO­RA­DO Ocho años en­tre re­jas.

Es el tiem­po que Mar­cial Do­ra­do (Cam­ba­dos, 1950) lle­va en la pri­sión de Vi­lla­bo­na (As­tu­rias). In­gre­só en el 2009 por el ali­jo in­cau­ta­do en el bar­co South Sea, a lo que hay que su­mar una se­gun­da con­de­na por blan­queo de ca­pi­ta­les. En to­tal, ten­dría que es­tar en pri­sión 16 años, de los que ya cum­plió la mi­tad. De he­cho, es­tá pre­vis­to que pue­da dis­fru­tar de su per­mi­so en cual­quier mo­men­to, aun­que no se descarta que ya lo hu­bie­ra he­cho en jor­na­das pre­vias. Do­ra­do, aun­que cam­ba­dés de na­ci­mien­to, vi­vió ca­si siem­pre asen­ta­do en A Illa de Arou­sa. De­fien­de que su pa­tri­mo­nio es fru­to de sus ne­go­cios y ad­mi­tió, eso sí, ha­ber tra­fi­ca­do con ta­ba­co de jo­ven, pe­ro siem­pre ne­gó su im­pli­ca­ción en el nar­co­trá­fi­co. Aun así, fue con­de­na­do por un ali­jo de sie­te to­ne­la­das.

PELOPINCHO Des­apa­re­ci­do en com­ba­te.

Se da por he­cho que Jo­sé An­to­nio Pou­so Rivas, Pelopincho (Ri­bei­ra), es­tá muer­to. Su fa­lle­ci­mien­to se atri­bu­ye a un clan ma­rro­quí que su­pues­ta­men­te le fio un ali­jo que aca­bó hun­dién­do­se fren­te a la cos­ta de Lisboa a me­dia­dos del 2011. Fal­tó la mer­can­cía y lo pa­gó con su vi­da. Ma­ri­ne­ro, ca­si sin es­tu­dios, ape­nas sa­bía leer y es­cri­bir, pe­ro ama­só un gran pa­tri­mo­nio que ca­mu­fló gra­cias a la com­pli­ci­dad de nu­me­ro­sas mu­je­res con las que tu­vo re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les en di­fe­ren­tes mo­men­tos de su vi­da, y que ha­cían el pa­pel de tes­ta­fe­rros. Exis­te la creen­cia po­li­cial de que él so­lo no pu­do idear y mon­tar la or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal que se le atri­bu­ye.

Mar­cial Do­ra­do.

Ma­nuel Charlín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.