Fei­joo ten­sio­na a los su­yos de ca­ra a las mu­ni­ci­pa­les y acon­se­ja «fa­lar fa­cen­do»

Ex­hi­be sus «fei­tos» co­mo aval fren­te los al­cal­des que so­lo po­nen «tuits sim­pá­ti­cos»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - JUAN CA­PEÁNS

Los cua­dros del PP­deG han vi­vi­do con cier­ta pla­ci­dez des­de fi­na­les de sep­tiem­bre, un ambiente pro­pi­cia­do por la in­con­tes­ta­ble ma­yo­ría en las au­to­nó­mi­cas y por el ho­ri­zon­te des­pe­ja­do de ur­nas. Un in­di­ca­dor de esa dis­ten­sión in­ter­na es que ce­le­bró la jun­ta di­rec­ti­va del par­ti­do con un ac­to abier­to a los me­dios, se­ñal que pre­su­me la inexis­ten­cia de re­pro­ches ni tra­pos su­cios que la­var.

Esa re­la­ja­ción pal­pa­ble y has­ta com­pren­si­ble no va con Miguel Te­lla­do, se­cre­ta­rio ge­ne­ral que no ha cum­pli­do ni un año en el car­go y al que se le no­ta que si­gue fres­co. El Inies­ta de los po­pu­la­res ga­lle­gos, co­mo se atre­vió a de­fi­nir­lo Fei­joo, quie­re que re­gre­se la di­ná­mi­ca de las cor­ba­tas du­ran­te los días la­bo­ra­bles y los jer­séis los sá­ba­dos y do­min­gos: el fin de se­ma­na vuel­ve a to­car «par­ti­do» has­ta den­tro de «26 me­ses». Con es­ta pe­cu­liar for­ma de in­ter­pre­tar el ca­len­da­rio qui­so el fe­rro­lano achi­car el tiem­po que res­ta has­ta las mu­ni­ci­pa­les, ci­ta en la que el PP­deG quie­re ce­rrar un círcu­lo vir­tuo­so que tie­ne su al­fa en la no­che más amar­ga de la for­ma­ción en Ga­li­cia des­pués de la de­rro­ta de Fra­ga en el 2005. El re­vés mu­ni­ci­pal del 2015 es­tá di­ge­ri­do, pe­ro el nú­cleo del par­ti­do quie­re uti­li­zar­lo pa­ra es­po­lear la ma­qui­na­ria, que ha pues­to proa ha­cia las sie­te ciu­da­des y, por aña­di­du­ra, a las tres dipu­tacio­nes per­di­das.

Por si al­guno no se ha­bía da­do cuen­ta, el pro­pio Fei­joo re­cor­dó que el lu­gar de la reunión era el mis­mo en el que ce­le­bra­ron las tres ma­yo­rías ab­so­lu­tas —en la del 2009 no ha­bían ni re­ser­va­do la sa­la del ho­tel com­pos­te­lano— y ad­vir­tió que la úni­ca ma­ne­ra de re­gre­sar allí es pi­san­do la ca­lle pa­ra «es­coi­tar, fa­lar e fa­cer». Al­ber­to Nú­ñez Fei­joo du­ran­te la rue­da de pren­sa ofre­ci­da tras el Con­se­llo da Xun­ta. So­bre es­tas tres pa­la­bras gi­ró su aren­ga, que te­nía co­mo dis­cul­pa los cien días de Go­bierno en la Xun­ta pe­ro que se con­vir­tió en un to­que de aten­ción in­terno y, tam­bién, pa­ra po­ner a los ri­va­les en su si­tio. El pre­si­den­te po­pu­lar fue di­se­mi­nan­do sus lo­gros pa­ra con­tras­tar­los con la «inex­pe­rien­cia, fri­vo­li­da­de e im­pro­vi­sa­ción» de al­gu­nos al­cal­des que, ale­ja­dos de sus ve­ci­nos, se de­di­can a su jui­cio a los «tuits sim­pá­ti­cos» y a su­bir fo­tos en las re­des so­cia­les, co­mo si go­ber­nar fue­ra una

cues­tión «es­té­ti­ca» o de «te­le­xe­nia». Su con­se­jo, el de «fa­lar fa­cen­do», lo com­ple­men­tó con la re­co­men­da­ción de ga­nar­se la con­fian­za «sen in­ter­me­dia­rios», por­que los ciu­da­da­nos no les van a de­vol­ver el po­der ur­bano por los «erros» y el des­gas­te ajeno.

Ci­tas y me­da­llas

Los ac­tos de par­ti­do sir­ven mu­chas ve­ces pa­ra me­dir, por alu­sio­nes, a los per­so­na­jes del mo­men­to. Fei­joo, co­mo ges­tor y pa­dre primerizo, se lle­vó bue­na par­te de la cre­ma, pe­ro hu­bo otros nom­bres pro­pios que sa­có a re­lu­cir en un im­pro­vi­sa­do dis­cur­so Ana Pas­tor. La pre­si­den­ta del Parlamento pu­so es­pe­cial én­fa­sis en fe­li­ci­tar a Al­fon­so Rue­da, pre­sen­te, y el mis­mo o más al en­sal­zar el tra­ba­jo del con­se­llei­ro de Eco­no­mía, Francisco Con­de, que vi­ve la po­lí­ti­ca con cier­ta dis­tan­cia or­gá­ni­ca y que no es­ta­ba

en la sa­la. Pas­tor, que se ofre­ció pa­ra de­fen­der en Ma­drid to­das las pro­pues­tas de Ga­li­cia so­bre fi­nan­cia­ción, ase­gu­ró ha­cer­lo con el con­ven­ci­mien­to de que Fei­joo es «de lo me­jor» que hay en la po­lí­ti­ca, y no se mo­les­tó en ocul­tar que la co­mu­ni­dad in­clu­so se le es­tá que­dan­do pe­que­ña.

Hu­bo más me­da­llas, es­ta co­lec­ti­va, y la pu­so el más con­de­co­ra­do de to­dos, el pre­si­den­te, que agra­de­ció la la­bor de los res­pon­sa­bles de las re­des so­cia­les del par­ti­do por ha­cer su tra­ba­jo de for­ma edu­ca­da, una ac­ti­tud que con­tra­pu­so a los que es­tán «in­sul­tan­do to­do o día e te­ñen tan­ta so­ber­bia que non se co­rri­xen», en re­fe­ren­cia al po­lé­mi­co tuit de Car­men San­tos, al que su­ce­die­ron en la se­ma­na los chis­tes del al­cal­de po­pu­lar de Noia: «Nós po­de­mos equi­vo­car­nos, non so­mos in­fa­li­bles, pe­ro rec­ti­fi­ca­mos», zan­jó.

PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.