El PP po­ne a prue­ba la cohe­sión de En Ma­rea

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

Du­ran­te la ne­go­cia­ción de la re­for­ma del Es­ta­tu­to de Au­to­no­mía, a fi­na­les del 2006, Fei­joo lle­gó a ofre­cer­le a Tou­ri­ño un pac­to a dos con el fin de sa­car el tex­to ade­lan­te. El plan­tea­mien­to era una vo­la­du­ra con­tro­la­da del Go­bierno bi­par­ti­to, pues aun­que un acuer­do de es­ta ín­do­le te­nía ase­gu­ra­do el apo­yo del 80 % del Parlamento, era inasu­mi­ble pa­ra la otra pa­ta del Eje­cu­ti­vo, el BNG, que con­vir­tió a Tou­ri­ño en pre­si­den­te de la Xun­ta. El ór­da­go lan­za­do por el en­ton­ces je­fe de la opo­si­ción no tu­vo re­co­rri­do, pe­ro mues­tra mu­cho de la im­pron­ta de Fei­joo, el gran za­pa­dor de la po­lí­ti­ca ga­lle­ga, as­tu­to en la ta­rea de ex­plo­tar las fi­su­ras de sus ad­ver­sa­rios pa­ra afian­zar­se a cos­ta de su de­bi­li­ta­mien­to. Una vez ins­ta­la­do en la Xun­ta, el lí­der del PP si­guió uti­li­zan­do la mis­ma tác­ti­ca. In­ten­tó des­ac­ti­var al BNG con sus ten­sio­nes in­ter­nas o re­cor­dán­do­le su apo­yo a los pre­su­pues­tos de Za­pa­te­ro —to­da­vía lo ha­ce aho­ra—; tra­tó con guan­te de se­da a la pri­me­ra dipu­tada es­cin­di­da de AGE pa­ra avi­var las con­tra­dic­cio­nes del gru­po de Bei­ras y, cuan­do el pe­león Pa­chi Váz­quez azo­ta­ba al Go­bierno, Fei­joo le sol­ta­ba fra­ses co­mo es­ta: «Apro­ba­mos des­blo­quear o AVE coa par­te in­te­li­xen­te do PSOE». Se lo es­pe­tó en una oca­sión en el Parlamento, mi­nus­va­lo­ran­do al de O Car­ba­lli­ño fren­te al mi­nis­tro Jo­sé Blan­co.

Fei­joo vol­vió a ejer­cer de za­pa­dor es­ta se­ma­na y su ob­je­ti­vo fue En Ma­rea. Los po­pu­la­res apro­ve­cha­ron el error co­me­ti­do por Car­men San­tos, al pu­bli­car un co­men­ta­rio en las re­des so­cia­les en el que pa­re­cía su­ge­rir que los «se­ño­res» del PP ase­si­nan a Luís Vi­lla­res y Car­men San­tos, en el Parlamento.

mu­je­res y rei­vin­di­ca­ba que no lo si­guie­ran ha­cien­do, pa­ra ten­sar las cos­tu­ras de una for­ma­ción po­lí­ti­ca tan he­te­ro­do­xa.

To­do el PP reac­cio­nó al to­que de tam­bor exi­gien­do una pe­ti­ción de dis­cul­pas por el co­men­ta­rio de la nú­me­ro uno de Po­de­mos Ga­li­cia, pe­ro a quien se la pi­die­ron fue a Luís Vi­lla­res, por­ta­voz par­la­men­ta­rio de En Ma­rea, sa­be­do­res de que la di­ver­si­dad de

si­glas que coha­bi­ta en es­te gru­po y los de­li­ca­dos equi­li­brios in­ter­nos com­pli­can que un dipu­tado pue­da ha­blar en nom­bre de otro sin pi­sar cris­ta­les. «Non pre­ten­de­rá que lle di­ga a un­ha mu­ller o que ten que fa­cer», res­pon­dió Vi­lla­res, de­jan­do en­tre­ver que, en reali­dad, no tie­ne man­do or­gá­ni­co al­guno pa­ra des­au­to­ri­zar a Car­men San­tos por al­go que hi­zo fue­ra de su es­tric­ta la­bor par­la­men­ta­ria. To­dos los dipu­tados del PP cum­plie­ron con el ri­tual de exi­gir dis­cul­pas por las «ca­lum­nias» de San­tos e in­clu­so se echa­ron al mon­te aban­do­nan­do el pleno de O Hó­rreo cuan­do in­ter­vino la lí­der de Po­de­mos. Y la vi­da in­ter­na de En Ma­rea em­pe­zó a bu­llir en­tre los que en­tien­den que San­tos de­be­ría acla­rar­se, los que la abra­za­ban pa­ra tras­la­dar­le afec­to o los que no se atre­vían a mi­rar­la a la ca­ra.

Cla­ro que al PP se le des­mo­ro­nó su es­tra­te­gia en­se­gui­da. El al­cal­de de Noia, San­tia­go Frei­re, un hom­bre que tie­ne la sen­si­bi­li­dad de un ve­te­ri­na­rio, pro­fe­sión a la que se de­di­có tan­to tiem­po, cam­bió la orien­ta­ción de los fo­cos al de­cir eso de que la mu­jer es ca­paz de san­grar sin cor­tar­se o de to­car las na­ri­ces sin acer­car­se. Fue­ron rá­pi­dos en el PP al des­au­to­ri­zar­lo. Pe­ro el al­cal­de pue­de que­dar es­tig­ma­ti­za­do pa­ra siem­pre y la cam­pa­ña pa­ra des­es­ta­bi­li­zar En Ma­rea va a te­ner que bus­car­se nue­vos ar­gu­men­tos.

XOÁN A. SOLER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.