La con­de­sa fe­mi­nis­ta

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión -

El fe­mi­nis­mo es la úni­ca con­quis­ta to­tal­men­te pa­cí­fi­ca que lle­va tra­zas de ob­te­ner la hu­ma­ni­dad. Pa­ra es­tar es­cri­ta ha­ce po­co más de cien años, la ci­ta, no lo ne­ga­rán, te­nía mu­cho de pro­fé­ti­ca. La fra­se sa­lió de la plu­ma de una mu­jer que se la­men­ta­ba de que en Es­pa­ña no hu­bie­ra a prin­ci­pios del si­glo XX su­fra­gis­tas «ni man­sas ni bra­vas» y que con­si­de­ra­ba ex­tra­va­gan­tes las ma­ni­fes­ta­cio­nes de las fe­mi­nis­tas es­ta­dou­ni­den­ses y gra­cio­sa (sic) la re­bel­día de las fran­ce­sas.

Lo de­jó es­cri­to Emi­lia Pardo Ba­zán en sus ar­tícu­los de La Ilustración Ar­tís­ti­ca y en al­gu­nas de sus car­tas, la más iró­ni­ca, la que re­mi­tió al di­rec­tor de La Voz de Ga­li­cia en 1913 y que aún con­ser­va la Real Aca­de­mia Ga­le­ga. En la mi­si­va, Pardo Ba­zán ex­pli­ca­ba las ra­zo­nes que le ha­bían lle­va­do a abandonar la edi­ción de obras fe­mi­nis­tas en su co­lec­ción Bi­blio­te­ca de la Mu­jer, sus­ti­tu­yén­do­las por li­bros de co­ci­na, y man­da­ba a sus con­tem­po­rá­neas a ha­cer pis­to, li­te­ral­men­te, por no re­be­lar­se con­tra el pa­triar­ca­do. Bueno, la con­de­sa no usó esa pa­la­bra, pe­ro us­te­des me en­tien­den.

La ver­dad es que ana­li­zar el fe­mi­nis­mo de la con­de­sa con las ga­fas mo­ra­das del 2017 es­tá re­sul­tan­do ser un ejer­ci­cio un tan­to osa­do, pe­ro fran­ca­men­te en­tre­te­ni­do. Do­ña Emi­lia era una out­si­der en mu­chos sen­ti­dos y su hu­mor y aris­to­crá­ti­ca irre­ve­ren­cia con­ce­den, con per­mi­so de la au­to­ri­dad his­to­rio­grá­fi­ca, una vi­gen­cia a sus tex­tos po­co co­mún. ¿Cuán­tas co­lum­nis­tas se atre­ven hoy a reír­se de su fí­si­co o de ellas mis­mas por ser ta­cha­das de hom­bru­nas? No son po­cos los es­tu­dios que tra­tan de des­em­pol­var la ima­gen de Emi­lia Pardo Ba­zán co­mo por­ten­to de la li­te­ra­tu­ra pa­tria, que lo fue. Nos la han des­nu­da­do has­ta el ex­tre­mo de mos­trár­nos­la en pe­lo­ta pi­ca­da —acep­ten la me­tá­fo­ra— jun­to a Gal­dós, en un in­ten­to de re­tra­tar su se­xua­li­dad co­mo la me­jor prue­ba de su fal­ta de do­ci­li­dad, co­mo si el he­cho de dis­fru­tar en la ca­ma con un buen aman­te fue­se con­di­ción obli­ga­da pa­ra ser fe­mi­nis­ta. Sien­to aguar­les la fies­ta, pe­ro el fe­mi­nis­mo de do­ña Emi­lia su­pe­ra­ba las sá­ba­nas y las tó­rri­das re­la­cio­nes con es­cri­to­res u hom­bres de ne­go­cios. Su pen­sa­mien­to es­tá en sus es­cri­tos y con­ven­dría re­cu­pe­rar­los. Pa­ra la con­de­sa, que re­co­no­cía cier­ta dis­po­si­ción ín­ti­ma ha­cia esa ideo­lo­gía li­be­ra­do­ra, el fe­mi­nis­mo «res­pon­de a una ver­da­de­ra ne­ce­si­dad so­cial». Aun­que pa­ra el dog­ma­tis­mo so­cia­lis­ta de su tiem­po, una bur­gue­sa co­mo ella no po­dría lu­char nun­ca jun­to a las obre­ras y aun­que tam­po­co do­ña Emi­lia veía con bue­nos ojos la lu­cha co­lec­ti­va, que lle­gó a ca­li­fi­car co­mo «im­pu­ra y tur­bia», no cree­rían ni la una ni las otras cuán­to se les de­be­ría un si­glo des­pués. So­lo erra­ba en una co­sa do­ña Emi­lia y es que cuan­do se­ña­la­ba que el fe­mi­nis­mo «no cues­ta ni pue­de cos­tar una go­ta de san­gre». Ni una me­nos.

Ao­bra de Ro­sa­lía acom­pá­ña­me des­de a ado­les­cen­cia. Foi, co­mo non, un­ha das mi­ñas pri­mei­ras lecturas en lin­gua ga­le­ga, lec­tu­ra, no meu ca­so, orien­ta­da po­la mi­ña profesora nas au­las do Ins­ti­tu­to, Pilar Gar­cía Ne­gro que, nun tem­po en que non ha­bía aín­da en­sino re­gra­do des­ta ma­te­ria, per­mi­tiu­nos a moi­tas ra­pa­zas des­cu­brir a li­te­ra­tu­ra ga­le­ga e, moi en es­pe­cial, a po­ten­cia e ori­xi­na­li­da­de do dis­cur­so ro­sa­liano. Por tan­to, pa­ra min, ler Ro­sa­lía re­sul­ta in­di­so­ciá­bel da re­fle­xión so­bre a pro­ble­má­ti­ca das mu­lle­res e, ta­mén, da sor­pren­den­te des­cu­ber­ta de ter dian­te un­ha voz que fa­la­ba des­de un­ha cla­ra con­cien­cia da pro­pia iden­ti­da­de co­mo mu­ller. Con to­do, o cer­to é que es­ta olla­da des­pre­xui­za­da so­bre a pro­du­ción ro­sa­lia­na non era, nin de lon­xe, a máis co­mún na al­tu­ra pois, co­mo é ben sa­bi­do, pe­sa­ban so­bre ela pre­con­cep­tos for­tí­si­mos.

Foi a par­tir de 1985, des­de a ce­le­bra­ción en San­tia­go do con­gre­so Ro­sa­lía de Cas­tro e o seu tem­po, e es­pe­cial­men­te na úl­ti­ma dé­ca­da, que a súa obra foi ob­xec­to dun­ha pro­fun­da re­vi­sión crítica; os nu­me­ro­sos tra­ba­llos pu­bli­ca­dos es­tes anos fa­vo­re­ce­ron a apa­ri­ción de con­tri­bu­tos in­no­va­do­res a tra­vés dos que se foi con­so­li­dan­do un­ha ima­xe moi di­fe­ren­te da au­to­ra (mu­ller cul­ta, he­te­ro­do­xa, li­bre­pen­sa­do­ra e con von­ta­de de­ci­di­da de ser una es­cri­to­ra pro­fe­sio­nal), ao tem­po que se in­sis­tía na com­ple­xi­da­de e ra­di­cal mo­der­ni­da­de do seu pro­gra­ma li­te­ra­rio. Des­ven­do­use, así, un­ha ima­xe di­fe­ren­te de Ro­sa­lía e, ob­via­men­te, un­ha

ED

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.