La me­jor ley de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión -

Va­mos a ver. Ima­gí­nen­se por un mo­men­to a, qué se yo, el PP, el PSOE, Po­de­mos o Ciu­da­da­nos pre­sen­tan­do un pro­yec­to de ley en el Parlamento, que se lla­ma­se «El Pro­yec­to de Ley más Mo­lón y Cha­chi de la His­to­ria» o al­go de es­te jaez. Así, con la ca­ra se­ria y sin des­co­jo­nar­se an­te el fun­cio­na­rio del re­gis­tro mien­tras le tien­den el do­cu­men­to. Su­pon­go que les pa­re­ce­rá tan ri­dícu­lo y cho­can­te co­mo a mi, al­go que es im­po­si­ble que su­ce­da en un país mo­derno y ci­vi­li­za­do.

Pues no. Re­sul­ta que en Es­ta­dos Uni­dos, el ga­bi­ne­te de Trump aca­ba de pre­sen­tar en el Con­gre­so un pro­yec­to de ley de re­for­ma sa­ni­ta­ria, y le han lla­ma­do «El Plan de Sa­lud Pú­bli­ca Más Ma­ra­vi­llo­so del Mun­do de 2017». No es bro­ma. Pue­den com­pro­bar­lo si lo desean.

Yo, a es­tas al­tu­ras, ya no sé si es­to es otra mues­tra de la me­ga­lo­ma­nía des­con­tro­la­da del pre­si­den­te ame­ri­cano o sim­ple­men­te son ga­nas de va­ci­lar al per­so­nal. De­jan­do apar­te el he­cho de que el tí­tu­lo del pro­yec­to de ley es am­pu­lo­so has­ta el ri­dícu­lo, si uno se ba­ja a la le­tra pe­que­ña se da cuen­ta de que, co­mo mu­chas otras co­sas de Trump has­ta el mo­men­to, es pu­ra cás­ca­ra: mu­cho rui­do y hu­mo por fue­ra, pe­ro va­cío por den­tro.

El pro­yec­to de ley —que ten­drá que arras­trar­se pe­no­sa­men­te por el sis­te­ma le­gis­la­ti­vo ame­ri­cano pa­ra po­der ser apro­ba­do— ca­re­ce de ci­fras, pre­su­pues­to o di­rec­tri­ces, más allá de una su­ma de va­gue­da­des y el de­seo na­da ocul­to de la­mi­nar cuan­to an­tes el le­ga­do de su pre­de­ce­sor Oba­ma. Has­ta los pro­pios re­pu­bli­ca­nos han em­pe­za­do a re­co­no­cer que no se pue­de sus­ti­tuir el ac­tual mo­de­lo has­ta te­ner un pro­yec­to al­ter­na­ti­vo fun­cio­nal del que hoy ca­re­cen.

Me di­rán, y no sin ra­zón, que a mi qué. Que es­to no es pro­ble­ma nues­tro, que es un asun­to de los elec­to­res ame­ri­ca­nos y sus di­ri­gen­tes. Y es cier­to, pe­ro a la vez es un signo preo­cu­pan­te de lo que nos pue­de de­pa­rar el fu­tu­ro. El hom­bre más po­de­ro­so del mun­do no so­lo ac­túa ha­bi­tual­men­te de una ma­ne­ra errá­ti­ca, sino que ade­más es arro­gan­te y va­ni­do­so, has­ta el ex­tre­mo de que sus co­la­bo­ra­do­res creen con­ve­nien­te adu­lar­le con tí­tu­los pom­po­sos, co­mo si fue­se un Idi Amin cual­quie­ra. En ese sen­ti­do, es tan fa­tuo co­mo cual­quier dic­ta­dor de me­dio pe­lo de un país del Ter­cer Mun­do. La di­fe­ren­cia —y el dia­blo es­tá en los de­ta­lles— es que Trump tie­ne a su ser­vi­cio al ejer­ci­to más po­de­ro­so de la Tie­rra. Y si se cree ca­paz de ha­cer la Ley Más Ma­ra­vi­llo­sa del Mun­do, el si­guien­te pa­so po­dría ser mo­di­fi­car a su gus­to al res­to del mun­do, que no le en­tien­de.

Vaia por dian­te que gus­to das lin­guas, pe­ro non com­par­to a ob­se­sión dal­gúns po­lí­ti­cos por apa­ren­tar que sa­ben in­glés. Non sa­be­ría di­cir se se de­be á ou­sa­día, á fal­ta de pu­dor ou a un com­ple­xo de in­fe­rio­ri­da­de. Así, nos úl­ti­mos tem­pos acu­di­mos, abraia­dos, a mo­men­tos ri­dícu­los duns di­ri­xen­tes que me­ten a zo­ca ao non sa­ber dis­tin­guir o seu au­di­to­rio. Que­da pa­ra a his­to­ria pa­ró­di­ca do des­pro­pó­si­to tan­to o dis­cur­so de Ana Bo­te­lla na pre­sen­ta­ción da can­di­da­tu­ra de Ma­drid aos Xo­gos Olím­pi­cos 2020, co­mo o acen­to te­xano de Az­nar tras re­unir­se con Bush, ou o «It´s very dif­fi­cult to­do es­to» que lle es­pe­tou Ra­joy a Da­vid Ca­me­ron en Bru­xe­las.

Ago­ra sú­ma­se ao gru­po dos des­te­mi­dos o ex pre­si­den­te Za­pa­te­ro, que le­vou na­da me­nos que á pres­ti­xio­sa uni­ver­si­da­de de Ox­ford o seu in­glés ei­va­do, speech

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.