Ra­joy ig­no­ra su mi­no­ría y hur­ga en los re­ce­los en­tre los opo­si­to­res

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España -

Nun­ca 137 dipu­tados otor­ga­ron a un par­ti­do la ca­pa­ci­dad de ce­der so­lo lo jus­to e in­clu­so per­mi­tir­se al­gún ex­ce­so. La exi­gua re­pre­sen­ta­ción del PP, al me­nos pa­ra go­ber­nar con hol­gu­ra, no ha im­pe­di­do a los po­pu­la­res des­de­ñar las exi­gen­cias de su so­cio, Ciu­da­da­nos, e in­clu­so sa­car a pa­sear su ma­yo­ría ab­so­lu­ta en el Se­na­do pa­ra fre­nar las an­sias de la opo­si­ción en el Con­gre­so. Ma­riano Ra­joy ya ad­vir­tió en su se­sión de in­ves­ti­du­ra: «Ac­ce­do al Go­bierno pa­ra per­se­ve­rar». Los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos han cer­ti­fi­ca­do que, si bien el pre­si­den­te es­tá dis­pues­to a ten­der puen­tes, ape­nas se mo­ve­rá de su es­pa­cio. Su fi­lo­so­fía de aguan­tar sin in­mu­tar­se se ha im­pues­to en prác­ti­ca­men­te to­dos los ám­bi­tos y, de es­te mo­do o a pe­sar de ello, Pe­dro An­to­nio Sán­chez si­gue al fren­te del Go- bierno de Mur­cia; el acuer­do con Ciu­da­da­nos, vi­gen­te; y los Pre­su­pues­tos, en el horno del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da.

Las cam­pa­nas de rup­tu­ra con su «so­cio pre­fe­ren­te» sue­nan ca­da se­ma­na ca­si sin ex­cep­ción. Pe­ro, co­mo mu­cho, el je­fe del Eje­cu­ti­vo ha lle­ga­do a ad­mi­tir la ta­rea de «re­con­du­cir» la si­tua­ción. Eso no sig­ni­fi­ca que va­ya acep­tar con gus­to que el Con­gre­so in­ves­ti­gue las fi­nan­zas del PP o que va­ya a pro­ce­der a una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pa­ra eli­mi­nar los afo­ra­mien­tos o li­mi­tar a dos los man­da­tos del pre­si­den­te del Go­bierno.

Di­vi­di­dos

Hay as­pec­tos del pac­to con los li­be­ra­les que siem­pre se pen­só en es­qui­var. Es el ca­so de la crea­ción de una co­mi­sión par­la­men­ta­ria que ana­li­za­rá, si no con­clu­ye an­tes la le­gis­la­tu­ra, la fi­nan­cia­ción de los con­ser­va­do­res. La su­ma de PSOE, Po­de­mos y Ciu­da­da­nos es su­fi­cien­te pa­ra im­pul­sar el ór­gano en la Cá­ma­ra ba­ja. Pe­ro los po­pu­la­res han re­suel­to pa­gar con la mis­ma mo­ne­da allí don­de pue­den y ya han re­gis­tra­do en el Se­na­do una so­li­ci­tud pa­ra que una co­mi­sión si­mi­lar re­pa­se las cuen­tas de to­dos los par­ti­dos.

En la Mon­cloa no con­tem­plan a día de hoy que la le­gis­la­tu­ra es­té en­tran­do en una fa­se de ines­ta­bi­li­dad. En pri­mer lu­gar, fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les re­cuer­dan la di­fi­cul­tad, cons­ta­ta­da en el 2016, de que las tres fuer­zas de opo­si­ción lo­gren ar­ti­cu­lar un pro­yec­to en torno a su ma­yo­ría. El PSOE y Po­de­mos, re­ce­lo­sos uno del otro, man­tie­nen una dispu­ta por el vo­to de la iz­quier­da, y Ciu­da­da­nos y Po­de­mos ri­va­li­zan por re­pre­sen­tar el cam­bio. En­tien­den que los li­be­ra­les ne­ce­si­ten mar­car su te­rri­to­rio y pre­sio­nar a Ra­joy pa­ra que cum­pla lo pac­ta­do, pe­ro se mues­tran es­cép­ti­cos so­bre que Ciu­da­da­nos va­ya a echar­se en bra­zos de Po­de­mos y el PSOE y con ello asu­mir el ries­go de per­der al vo­tan­te de cen­tro-de­re­cha.

Y, por úl­ti­mo, en el Eje­cu­ti­vo des­car­tan que a al­guien le in­tere­se dar al tras­te con la le­gis­la­tu­ra y for­zar elec­cio­nes. Si el PSOE es­tá aún por re­com­po­ner­se, Po­de­mos ne­ce­si­ta tiem­po pa­ra asen­tar­se tras los con­flic­tos in­ter­nos de la úl­ti­ma eta­pa y Ciu­da­da­nos, es­pa­cio pa­ra cons­truir su pro­pio re­la­to po­lí­ti­co, só­li­do y di­fe­ren­cia­do del PP. En es­te es­ce­na­rio, el Go­bierno tie­ne pre­vis­to apro­bar el pró­xi­mo día 31 las cuen­tas del 2017 y en­viar­las a las Cor­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.