La po­lí­ti­ca en red, un ries­go inevi­ta­ble

El éxi­to de los lí­de­res en los nue­vos me­dios de co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal se acer­ca ca­da vez más al triun­fo elec­to­ral, a pe­sar de los es­cra­ches vir­tua­les y de los tro­leos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - JUAN CAR­LOS MAR­TÍ­NEZ

En un re­cien­te ar­tícu­lo (El sal­va­je Oes­te, Bez.com), el pro­fe­sor Ro­drí­guez de las He­ras re­la­ta­ba có­mo un ami­go pe­rio­dis­ta ha­bía can­ce­la­do su cuen­ta en Twit­ter, «har­to de ha­ber­se con­ver­ti­do es­ta pla­za vir­tual en te­rri­to­rio de pis­to­le­ros, co­mo los del sal­va­je Oes­te, im­po­nien­do a gri­tos su gro­se­ría e ig­no­ran­cia». Su ges­to ya no es­tá al al­can­ce de la cla­se po­lí­ti­ca: las re­des so­cia­les se han con­ver­ti­do en ins­tru­men­to fun­da­men­tal de la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca.

El éxi­to de se­gui­mien­to y de va­lo­ra­ción en las re­des se acer­ca ca­da vez más al éxi­to en las ur­nas, se­gún las ge­ne­ra­cio­nes de ma­yor edad van ha­cién­do­se ex­per­tas en co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal. Es­to es así des­de la cam­pa­ña de Ba­rack Oba­ma pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 2008, cuan­do se de­mos­tró que a los in­de­ci­sos se los con­ven­ce me­jor me­dian­te men­sa­jes per­so­na­li­za­dos a tra­vés de las re­des que con mí­ti­nes o pro­pa­gan­da, y ac­ce­dien­do en pri­mer lu­gar a sus emo­cio­nes más que a pro­me­sas de pro­gra­ma. Co­mo di­ce Juan Ver­de, co­di­rec­tor de la cam­pa­ña pa­ra la re­elec­ción de Oba­ma, «so­lo un 77 % de los asis­ten­tes a un mi­tin re­cuer­dan dos pro­pues­tas de pro­gra­ma, mien­tras que el 99 % re­cuer­dan có­mo se sin­tie­ron tras el dis­cur­so».

Diá­lo­go ho­ri­zon­tal

Las re­des so­cia­les con­vier­ten la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca en un diá­lo­go ho­ri­zon­tal, en el que can­di­da­tos o di­ri­gen­tes se si­túan en plano de igual­dad con otros usua­rios. Es­to ge­ne­ra pro­ble­mas, pe­ro tam­bién per­mi­te a los can­di­da­tos dis­cre­pan­tes o he­te­ro­do­xos un ac­ce­so al elec­to­ra­do que el sis­te­ma tra­di­cio­nal no per­mi­te. Así ocu­rre aho­ra, por ejem­plo, con la cam­pa­ña de Pe­dro Sán­chez pa­ra par­ti­ci­par en las pri­ma­rias del PSOE: no pue­de es­pe­rar el apo­yo del apa­ra­to del par­ti­do pa­ra or­ga­ni­zar mí­ti­nes, de mo­do que el es­fuer­zo prin­ci­pal se di­ri­ge a co­mu­ni­car el sen­ti­mien­to de «ser so­cia­lis­ta» a los sim­pa­ti­zan­tes a tra­vés de Twit­ter y Fa­ce­book.

Los pro­ble­mas que ge­ne­ra es­te nue­vo mar­co de re­la­ción po­lí­ti­ca se han he­cho evi­den­tes en epi­so­dios co­mo el del aco­so de di­ri­gen­tes y sim­pa­ti­zan­tes de Po­de­mos a pe­rio­dis­tas opues­tos a sus pro­pues­tas, un ca­so de ci­ber­bull­ying, pe­ro hay otros an­te­ce­den­tes, co­mo la pér­di­da de repu­tación que su­frió el PP en el 2013 cuan­do su co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal so­bre el ca­so Bár­ce­nas se hi­zo uni­di­rec­cio­nal, o lo que le ocu­rrió a Ro­sa Díaz en Twit­ter, cuan­do apa- re­ció emi­tien­do tuits apa­ren­te­men­te en per­so­na mien­tras ha­bla­ba en un mi­tin.

Hoy los par­ti­dos es­tán más pre­pa­ra­dos pa­ra evi­tar es­tos erro­res. To­dos ellos cuen­tan con com­mu­nity ma­na­gers pro­fe­sio­na­les, ági­les pa­ra com­ba­tir el pis­to­le­ris­mo en las re­des, ese fe­nó­meno que se co­no­ce co­mo tro­lear y que pue­de dar­le la vuel­ta a cual­quier men­sa­je bie­nin­ten­cio­na­do o fal­sear­lo. Pe­ro aun­que es­tas ac­ti­vi­da­des pa­rez­can irre­fre­na­bles, los tri­bu­na­les ya han emi­ti­do sen­ten­cias con­de­na­to­rias pa­ra au­to­res de men­sa­jes ofen­si­vos pa­ra víc­ti­mas del te­rro­ris­mo o de ca­rác­ter ra­cis­ta. Co­mo se­ña­la Ja­vier Ar­cos, del ga­bi­ne­te es­pe­cia­li­za­do en de­re­cho di­gi­tal Éci­ja, «In­ter­net no es un lu­gar en el que to­do va­le». Las cam­pa­ñas de tro­leo y los es­cra­ches vir­tua­les no son la for­ma de «de­fen­der nues­tra cau­sa y nues­tros de­re­chos si an­sia­mos man­te­ner una co­exis­ten­cia cí­vi­ca en li­ber­tad».

y di­rec­tor de su Ins­ti­tu­to de Cul­tu­ra y Tec­no­lo­gía, es au­tor de in­tere­san­tes re­fle­xio­nes so­bre la li­ber­tad de ex­pre­sión en las re­des. Pa­ra él, la so­lu­ción a los pro­ble­mas de es­te nue­vo mar­co de re­la­ción es­tá, co­mo pa­ra tan­tos otros, en la edu­ca­ción. —¿La po­lí­ti­ca ne­ce­si­ta de las re­des so­cia­les? —Las re­des son un nue­vo es­pa­cio de so­cia­bi­li­dad, ex­tra­or­di­na­ria­men­te po­ten­te y a la vez con­fu­so, por el tiem­po tan cor­to que lle­va, pe­ro es un pro­ce­so al que dar­le la es­pal­da no con­vie­ne a los per­so­na­jes pú­bli­cos ni tam­po­co a las per­so­nas de la ca­lle. Lo que su­ce­de aho­ra es que tan­to los po­lí­ti­cos co­mo los que no lo so­mos nos mo­ve­mos, co­mo es na­tu­ral, con tor­pe­za, así que las dis­fun­cio­nes sal­tan a la vis­ta. El pro­pio Trump es una per­so­na que no sa­be ma­ne­jar las re­des aun­que las uti­li­ce, aun­que sea el pre­si­den­te de EE. UU., co­mo tam­po­co las sa­be ma­ne­jar el mu­cha­cho que a ve­ces es im­per­ti­nen­te o des­afor­tu­na­do en sus in­ter­ven­cio­nes. —O sea, que de­be­mos for­mar­nos. —Cla­ro. Co­mo es na­tu­ral, es­ta­mos sien­do muy tor­pes, por­que Ro­drí­guez de las He­ras cree que la es­cue­la de­be edu­car pa­ra la Red.

—¿Y en el ca­so de los po­lí­ti­cos? —En el ca­so de la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca, lo que ocu­rre es que el po­lí­ti­co sa­be ha­blar des­de el bal­cón, pe­ro no en la pla­za. El po­lí­ti­co, co­mo el pe­rio­dis­ta, que tam­bién tie­ne su tri­bu­na, no pue­de ba­jar a esa pla­za co­mo ha­ce aho­ra, con la ta­ri­ma pues­ta, con el atril. Eso tam­po­co es acep­ta­do. Hay que usar otro tono. Igual que su­ce­día cuan­do no sa­bía ma­ne­jar­se uno an­te una cá­ma­ra de te­le­vi­sión, por­que se ha­bla­ba co­mo pa­ra la ra­dio, y no es lo mis­mo. El po­lí­ti­co ba­ja a la pla­za que son las re­des so­cia­les y, aun­que allí no ten­ga ta­ri­ma, con unas cuan­tas ta­blas ar­ma una de­fen­sa des­de la que di­ce: yo me sien­to su­pe­rior o pon­ti­fi­co des­de esa ta­ri­ma im­pro­vi­sa­da. Y eso no fun­cio­na. Si­guien­do con es­ta ana­lo­gía del bal­cón en cuan­to a ar­qui­tec­tu­ra del po­der y la pla­za, con es­tas nue­vas for­mas que ofre­cen las re­des, cuan­do el po­lí­ti­co es­ta­ba en el bal­cón, siem­pre se le veía des­de le­jos, se oía su pa­la­bra, pe­ro no se le veían más que aque­llos ges­tos lla­ma­ti­vos. Pe­ro aho­ra, al ba­jar a la pla­za, sí se le ve. Y se no­tan al­gu­nas ca­ren­cias que, de le­jos, no se le no­ta­ban. —Po­ner unos lí­mi­tes siem­pre es una me­di­da a cor­to pla­zo e in­su­fi­cien­te. Por­que lo pu­ra­men­te prohi­bi­ti­vo se con­vier­te en un mu­ro fá­cil de sal­tar. En el ca­so re­cien­te de Po­de­mos y los pe­rio­dis­tas, mu­cha par­te de lo que ha su­ce­di­do lo han pro­ta­go­ni­za­do se­gui­do­res, no el pro­pio par­ti­do. Y eso es in­con­tro­la­ble. Por ese la­do, la prohi­bi­ción, tan­to que ven­ga del par­ti­do co­mo que vi­nie­ra de unas nor­mas ge­ne­ra­les, no la veo po­si­ble, y, en to­do ca­so, se­ría frus­tran­te. Tie­ne que ser un pro­ce­so más lar­go y en po­si­ti­vo, fa­vo­re­cien­do nue­vas for­mas de edu­ca­ción, de com­por­ta­mien­to. Hay que re­cor­dar, por ejem­plo, el com­por­ta­mien­to que te­nía el es­pec­ta­dor de ci­ne ha­ce ya mu­chas dé­ca­das, cuan­do em­pe­za­ba a ser un fe­nó­meno de ma­sas. En lo que se lla­ma­ba pa­raí­so o ga­lli­ne­ro, apa­ga­ban las lu­ces y el jol­go­rio se vol­vía im­pre­sio­nan­te. Apa­re­cía al­gu­na es­ce­na de un be­so y aque­llo era el no va más. Yo creo que esas co­sas, con edu­ca­ción, se van su­peran­do. Y, una vez más, es una de las ta­reas que tie­ne la es­cue­la, im­pe­rio­sa, pa­ra que sea­mos cí­vi­cos en las nue­vas for­mas de so­cia­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.