Ho­lan­da, pri­mer test del trum­pis­mo en Eu­ro­pa

El lí­der xe­nó­fo­bo Geert Wil­ders ame­na­za con emu­lar la ges­ta del mag­na­te es­ta­dou­ni­den­se

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - CRIS­TI­NA PORTEIRO

«Es­pe­ro re­pe­tir su mis­mo éxi­to y de­vol­ver Ho­lan­da a los ho­lan­de­ses». Quien pro­nun­ció esas pa­la­bras no es otro que el po­lé­mi­co Geert Wil­ders. El lí­der del par­ti­do xe­nó­fo­bo PVV quie­re emu­lar la ges­ta de Do­nald Trump al otro la­do del Atlán­ti­co y ga­nar las elec­cio­nes en su país el pró­xi­mo miér­co­les. No le fal­tan apo­yos. Los úl­ti­mos son­deos otor­gan a su for­ma­ción el 14 % de los vo­tos (20-24 es­ca­ños), un por­cen­ta­je li­ge­ra­men­te in­fe­rior al de los li­be­ra­les del VVD, par­ti­do del pri­mer mi­nis­tro Mark Rut­te, quie­nes con­si­guie­ron dar un vuel­co a las en­cues­tas la pa­sa­da se­ma­na, asal­tan­do la pri­me­ra po­si­ción tras en­du­re­cer su dis­cur­so an­ti­in­mi­gra­to­rio. Hoy se al­za­rían con el 16 % de los vo­tos (23-27 es­ca­ños). Les si­guen los de­mo­cris­tia­nos de la CDA (12 % y en­tre 18 y 20 es­ca­ños), em­pa­ta­dos con los li­be­ra­les pro­gre­sis­tas del D66. Los ver­des del Groe­nLinks (10 % de los vo­tos) se al­za­rían en quin­ta po­si­ción con 15-17 es­ca­ños y los so­cia­lis­tas del SP se que­da­rían en el 10 % de los vo­tos (1416 es­ca­ños), por de­lan­te to­da­vía de los so­cial­de­mó­cra­tas de Lo­de­wijk Frans Ass­cher (Pv­dA), que caen a la sép­ti­ma po­si­ción con

11-13 es­ca­ños des­de los 38 de las pa­sa­das elec­cio­nes. Go­ber­nar en coa­li­ción con los neo­li­be­ra­les en es­ta úl­ti­ma le­gis­la­tu­ra les ha pa­sa­do una fac­tu­ra muy ca­ra.

Re­sis­ten­cia al po­pu­lis­mo

Más allá de lo que de­ci­dan los ho­lan­de­ses en las ur­nas, la UE ha con­ver­ti­do los co­mi­cios en su pri­mer gran test de re­sis­ten­cia al po­pu­lis­mo de de­re­chas, aban­de­ra­do por Wil­ders, la fran­ce­sa Ma­ri­ne Le Pen y el AfD ale­mán. To­dos cues­tio­nan el sta­tu quo, el pro­yec­to eu­ro­peo, y pro­cla­man

el re­torno al pro­tec­cio­nis­mo eco­nó­mi­co, el cie­rre de fron­te­ras y la erra­di­ca­ción del is­lam de la so­cie­dad. Las cos­tu­ras de la UE, frá­gi­les de por sí, se abrie­ron un po­co más con los ví­to­res de Trump a fa­vor del bre­xit y el au­gu­rio de más sa­li­das, pe­ro Ho­lan­da no tie­ne por aho­ra apetito de di­vor­cio. Wil­ders sí lo quie­re. Desea tan­to su vic­to­ria co­mo el ne­xit (sa­li­da de Ho­lan­da). «Po­dría­mos es­tar su­frien­do la do­mi­na­ción de otra or­ga­ni­za­ción to­ta­li­ta­ria que se lla­ma UE», lle­gó a ase­gu­rar le­van­tan­do las sos­pe­chas

de quie­nes apun­tan, co­mo la Eu­ro­cá­ma­ra, a que los par­ti­dos eu­ró­fo­bos eu­ro­peos es­tán re­ci­bien­do fi­nan­cia­ción y apo­yo de Mos­cú. Pre­ci­sa­men­te, pa­ra evi­tar in­je­ren­cias de hac­kers o ser­vi­cios se­cre­tos, las au­to­ri­da­des ho­lan­de­sas han de­ci­di­do con­tar a mano las pa­pe­le­tas des­car­tan­do pro­gra­mas que re­quie­ran co­ne­xión a la Red.

¿Hay al­ter­na­ti­va a Wil­ders? Sí, y mu­chas. Los ex­per­tos apun­tan a va­rios es­ce­na­rios po­se­lec­to­ra­les de coa­li­cio­nes de en­tre cua­tro y cin­co par­ti­dos. En nin­guno apa­re­ce el lí­der xe­nó­fo­bo for­man­do Go­bierno, por­que sus con­trin­can­tes des­car­tan ten­der­le la mano. No por sus so­fla­mas con­tra lo que él ca­li­fi­ca de «es­co­ria ma­rro­quí», sino por­que con­ser­van en la me­mo­ria el blo­queo que im­pu­so al an­te­rior Eje­cu­ti­vo, una ma­nio­bra que obli­gó a con­vo­car en el 2012 elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das.

El tra­ba­jo ne­go­cia­dor se­rá her­cú­leo. Has­ta 14 par­ti­dos pue­den con­se­guir re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria. El ar­co po­lí­ti­co es­tá ab­so­lu­ta­men­te frag­men­ta­do, un fe­nó­meno que creó ten­den­cia en la UE. Ho­lan­da vio sur­gir des­de el 2000 nue­vos par­ti­dos de corte más ra­di­cal, atra­yen­do a un pú­bli­co de­sen­can­ta­do e in­de­ci­so. Los mis­mos que en­ton­ces vo­ta­ban por los so­cial­de­mó­cra­tas en zo­nas co­mo el cin­tu­rón de Ró­ter­dam hoy lo ha­cen por Wil­ders o la ex­tre­ma iz­quier­da. El te­mor a la glo­ba­li­za­ción y sus efec­tos (des­lo­ca­li­za­ción, desin­dus­tria­li­za­ción, pre­ca­rie­dad la­bo­ral y pér­di­da de iden­ti­dad) no ha­rá sal­tar por los ai­res el sis­te­ma po­lí­ti­co ho­lan­dés, que cuen­ta con só­li­dos di­ques de con­ten­ción, pe­ro ha­brá que ver si afec­ta al es­ta­do de sa­lud de la UE de ca­ra a las elec­cio­nes fran­ce­sas de abril. El se­gun­do asal­to de los po­pu­lis­tas a ma­nos de Ma­ri­ne Le Pen.

YVES HER­MAN REUTERS

Con­tra el odio. Las pan­car­tas con­tra Wil­ders for­ma­ron par­te ayer de la Mar­cha de las Mu­je­res por una Ho­lan­da Uni­da, en Áms­ter­dam, pa­ra pe­dir a la gen­te el vo­to en con­tra del odio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.