El hal­cón au­to­pro­cla­ma­do sal­va­dor

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional -

Ba­jo esa em­ble­má­ti­ca ca­be­lle­ra ru­bia oxi­ge­na­da, el hal­cón de la «nue­va de­re­cha» eu­ro­pea es­con­de unos orí­ge­nes más le­ja­nos de lo que ca­bría es­pe­rar. Wil­ders, au­to­pro­cla­ma­do sal­va­dor de la iden­ti­dad ho­lan­de­sa, na­ció en Venlo (Lim­bur­go) ha­ce 53 años, aun­que pro­ce­de de una fa­mi­lia de ca­tó­li­cos de las In­dias Orien­ta­les, an­ti­gua co­lo­nia de los Paí­ses Ba­jos de ma­yo­ría mu­sul­ma­na. Ni sus raí­ces ni su ma­tri­mo­nio con Krisz­ti­na Mar­fai, hún­ga­ra y ju­día, han po­di­do man­te­ner ale­ja­do al po­lí­ti­co ho­lan­dés del dis­cur­so del cho­que de ci­vi­li­za­cio­nes. «Is­lam y li­ber­tad son in­com­pa­ti­bles. Asu­mir otras cul­tu­ras es lo peor que nos ha pa­sa­do en las úl­ti­mas dé­ca­das», re­pi­te con in­sis­ten­cia.

Su pre­coz y ex­ten­sa tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca, su ac­ti­tud len­gua­raz y la re­se­ña­ble ha­bi­li­dad que po­see pa­ra co­nec­tar con los te­mo­res más pri­ma­rios del elec­to­ra­do ho­lan­dés lo han con­ver­ti­do en un pre­cur­sor de la nue­va de­re­cha po­pu­lis­ta. Cuan­do otros lle­ga­ron, in­clui­do Trump, Wil­ders ya es­ta­ba ahí. «Ha in­ven­ta­do su pro­pia versión de la nue­va de­re­cha», ex­pli­có a DPA Mein­dert Fen­ne­ma, au­tor de su bio­gra­fía. Al con­tra­rio que los ul­tra­de­re­chis­tas, Wil­ders no se pro­cla­ma con­ser­va­dor en lo so­cial. Es­tá a fa­vor del ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, es fer­vien­te ad­mi­ra­dor de Is­rael y proes­ta­dou­ni­den­se. La fuer­za de su dis­cur­so ra­di­ca en po­ner eti­que­tas al ma­les­tar ciu­da­dano en torno a la ges­tión de la cri­sis mi­gra­to­ria, la pér­di­da de la iden­ti­dad na­cio­nal y la co­exis­ten­cia con la co­mu­ni­dad mu­sul­ma­na en un mo­men­to de al­ta ten­sión ins­ti­ga­da por la ame­na­za del te­rro­ris­mo yiha­dis­ta. Con es­te es­ce­na­rio son mu­chos los que han abra­za­do sus pro­me­sas de re­in­tro­du­cir controles en las fron­te­ras, prohi­bir el Co­rán y ce­rrar las mez­qui­tas. «Quie­re aca­bar con el Es­ta­do de de­re­cho por la vía de­mo­crá­ti­ca», ad­vier­te Fen­ne­ma.

Tra­yec­to­ria des­de el VVD

A pe­sar de sus pro­cla­mas xe­nó­fo­bas e in­cen­dia­rias que ya le han va­li­do una con­de­na por in­ci­tar al odio, el Wil­ders de hoy no es el mis­mo jo­ven li­be­ral que en el 1990 es­cri­bía los dis­cur­sos de los lí­de­res del VVD, el par­ti­do del ac­tual pri­mer mi­nis­tro, Mark Rut­te, con el que com­par­tió fi­las. Su trans­for­ma­ción se fue fra­guan­do po­co a po­co al ca­lor de sus pro­pias ex­pe­rien­cias por Orien­te Me­dio, don­de tra­ba­jó y ali­men­tó su odio ha­cia el mun­do mu­sul­mán. Los aten­ta­dos del 11S, el ase­si­na­to del so­cial­de­mó­cra­ta Pim For­tuyn (crí­ti­co con el is­lam) en el 2002 y el del ci­neas­ta Theo van Gogh en el 2004 a ma­nos de un is­la­mis­ta ma­rro­quí que­bra­ron las re­sis­ten­cias de Wil­ders, quien en el 2006 fun­dó su pro­pio par­ti­do, el PVV (Par­ti­do por la Li­ber­tad).

Ha­ce una dé­ca­da que las au­to­ri­da­des le con­ce­die­ron pro­tec­ción ofi­cial por las con­ti­nuas ame­na­zas de muer­te que re­ci­be. Su vi­da pri­va­da es un se­cre­to in­fran­quea­ble in­clu­so pa­ra la gen­te más cer­ca­na a Wil­ders y su pro­pia fa­mi­lia, con la que ape­nas man­tie­ne con­tac­to. Se ha vuel­to des­con­fia­do, au­to­ri­ta­rio con el par­ti­do y es­qui­vo con la pren­sa. Su po­pu­la­ri­dad lo ha ca­ta­pul­ta­do en las en­cues­tas des­de el 2010.

Si­gue sien­do un an­ti­sis­te­ma, aho­ra con ca­pa­ci­dad de mar­car la agen­da po­lí­ti­ca de los gran­des par­ti­dos que han ab­sor­bi­do al­gu­nas de sus pro­cla­mas an­ti­in­mi­gra­to­rias. Hay quie­nes lo lla­man el Trump eu­ro­peo, ig­no­ran­do que Wil­ders no es una mar­ca blan­ca. El ho­lan­dés re­gis­tró la pa­ten­te de la nue­va de­re­cha ha­ce mu­cho tiem­po.

ED

ILUSTRACIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.