Trump des­pi­de a 46 fis­ca­les nom­bra­dos por Ba­rack Oba­ma

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - ADRIANA REY

Bue­na par­te de los ves­ti­gios res­tan­tes de la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma fue­ron el vier­nes ba­rri­dos ful­mi­nan­te­men­te. La or­den de Do­nald Trump fue ta­jan­te y la pe­ti­ción de re­nun­cia a 46 fis­ca­les de­sig­na­dos por su an­te­ce­sor, in­me­dia­ta. El en­vi­te co­gió por sor­pre­sa a to­dos los afec­ta­dos, es­pe­cial­men­te al fis­cal de Man­hat­tan, Preet Bha­ra­ra, a quien el pre­si­den­te le pi­dió en no­viem­bre que per­ma­ne­cie­ra en su car­go. El en­fren­ta­mien­to en­tre am­bos es­ta­ba ser­vi­do, des­pués de que ayer Bha­ra­ra se ne­ga­se a di­mi­tir, obli­gan­do a Trump a des­pe­dir­lo. «No di­mi­tí. Me aca­ban de des­pe­dir», anun­ció el fis­cal en Twit­ter.

Las ca­be­zas co­men­za­ron a ro­dar des­pués de que va­rios de los ase­so­res más cer­ca­nos al re­pu­bli­cano le em­pla­za­sen a po­ner coto a las múl­ti­ples filtraciones que su­fren las car­te­ras mi­nis­te­ria­les. Aun­que los cam­bios je­rár­qui­cos es­tán den­tro de la nor­ma­li­dad en los ini­cios de una nue­va Ad­mi­nis­tra­ción, nor­mal­men­te es­tos sue­len ser mu­cho más gra­dua­les y no tan re­pen­ti­nos co­mo el gol­pe de Trump, que pa­re­ció emu­lar al que dio la Ad­mi­nis­tra­ción de Bill Clin­ton cuan­do en un so­lo día des­pi­dió a los 93 fis­ca­les de la na­ción.

Flynn tra­ba­jó pa­ra Tur­quía

El ge­ne­ral re­ti­ra­do es­ta­dou­ni­den­se Mi­chael Flynn, exa­se­sor de se­gu­ri­dad del pre­si­den­te, ac­tuó co­mo agen­te ex­tran­je­ro re­pre­sen­tan­do los in­tere­ses de Tur­quía a cam­bio de más de 500.000 dó­la­res en el mis­mo pe­río­do en el que ase­so­ra­ba a Trump du­ran­te la cam­pa­ña, se­gún in­for­mó The New York Times, ci­tan­do do­cu­men­tos que se han co­no­ci­do es­ta se­ma­na.

Flynn fue con­tra­ta­do por un im­por­tan­te tur­co-ame­ri­cano que cuen­ta con bue­nas re­la­cio­nes con el pre­si­den­te, Re­cep Tay­yip Er­do­gan, con el fin de in­ves­ti­gar al in­flu­yen­te clé­ri­go Fet­hu­lá Gu­len, al que An­ka­ra se­ña­la co­mo pro­mo­tor del gol­pe de Es­ta­do del pa­sa­do mes de ju­lio. El con­tra­to ter­mi­nó jus­to des­pués de las elec­cio­nes, cuan­do Flynn fue de­sig­na­do ase­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal por el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se. La ul­tra­de­re­chis­ta Ma­ri­ne Le Pen, en un mi­tin ayer en la lo­ca­li­dad de Cha­teau­roux. PARÍS / CO­RRES­PON­SAL

No es nin­gún se­cre­to que la elec­ción de Do­nald Trump ha da­do un em­pu­jón al Fren­te Na­cio­nal (FN). Ma­ri­ne Le Pen ca­li­fi­có los re­sul­ta­dos de los co­mi­cios es­ta­dou­ni­den­ses co­mo una vic­to­ria fren­te a «la éli­te po­lí­ti­ca y me­diá­ti­ca» ya que, ade­más de es­tar de acuer­do con sus po­lí­ti­cas de pro­tec­cio­nis­mo eco­nó­mi­co y her­me­tis­mo te­rri­to­rial, am­bos com­par­ten una pro­fun­da ani­mad­ver­sión por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les. Si­guien­do los pa­sos del neo­yor­quino, la lí­der ul­tra­de­re­chis­ta fran­ce­sa ha im­por­ta­do una es­tra­te­gia con la que es­pe­ra ob­te­ner un re­sul­ta­do si­mi­lar: des­pla­zar la ba­ta­lla por la opi­nión pú­bli­ca de la pren­sa, la te­le­vi­sión y la ra­dio a Fa­ce­book, Twit­ter y lo que se co­no­ce en Fran­cia co­mo la fa­chos­fe­ra o los rin­co­nes de In­ter­net controlados por la ex­tre­ma de­re­cha.

CH­RIS­TIAN HARTMANN REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.